La confianza del inversor se deteriora

La agresión rusa a Ucrania y el repunte de la inflación hacen mella en las perspectivas de los ahorradores

La intención de invertir en fondos desciende tres puntos.
La intención de invertir en fondos desciende tres puntos.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha evaporado la confianza de los ahorradores e inversores españoles en la evolución de los mercados de valores a seis meses vista. Según se refleja en el detalle mensual de la encuesta de confianza de JP Morgan Asset Management, que publica en exclusiva EL PAÍS, el mes de marzo supuso un punto de inflexión al sufrir una de las mayores caídas (-3,7 puntos) en la fe de los ciudadanos en el potencial de las Bolsas.

Este descalabro del indicador —similar en magnitud al que se produjo en marzo de 2012, durante la crisis de deuda soberana en Europa, o en marzo de 2020, cuando se decretó el confinamiento en todo el planeta por la explosión de la pandemia— pone fin a 13 meses continuados de optimismo respecto a la renta variable. En el balance del primer trimestre, el índice sigue en terreno positivo (0,69 puntos) debido al buen arranque de año que tuvieron las Bolsas, lo que insufló ánimos a los ahorradores.

Como ocurrió con la irrupción de la covid-19, la guerra era un escenario que los inversores no contemplaban en sus cálculos semanas antes de producirse. Así, el pasado mes de enero, ninguno de los 1.300 encuestados mencionaba la situación geopolítica en Europa en su análisis sobre la posible evolución de los mercados; y sí, en cambio, destacaba la inflación y los precios de la energía como principal preocupación. Precisamente, la evolución de los precios se ha descontrolado tras la invasión, sobre todo las tarifas energéticas (luz, gas y petróleo). Tras muchos años con la inflación dormida, el IPC ha desbordado cualquier previsión. El miedo ahora entre los ahorradores es si los bancos centrales tendrán el suficiente temple para no reaccionar ante la escalada inflacionista subiendo los tipos de interés de una forma más rápida a la prevista. Ese endurecimiento en la política monetaria añadiría aún más presión al crecimiento económico.

En cuanto a la evolución de las Bolsas por regiones, las opiniones de los españoles son dispares. En todo caso, llama la atención que el mercado donde los ahorradores ven más potencial sea Europa (29% de las menciones), ya que el Viejo Continente es el más expuesto a la guerra y tiene también una alta dependencia del gas y el petróleo rusos. El segundo mercado en las preferencias de los inversores es Estados Unidos (22%) y el tercero es el mercado español, por el que optan el 20,6% de los encuestados. Por su parte, las Bolsas asiáticas siguen perdiendo atractivo y solo el 19,4% cree que tendrán un comportamiento positivo en los próximos seis meses, frente al 35,4% que las elegía como primera opción en 2020, cuando esta región lideró la recuperación económica posterior a la pandemia.

Productos

Respecto a la intención futura de inversión en productos financieros, se mantiene la tendencia que empezó en oleadas anteriores y que supone un descenso de los depósitos y las cuentas de ahorro entre las preferencias de los inversores. Desde 2018, la caída en la intención de uso de estos productos conservadores ha sido de casi 10 puntos porcentuales, desde el 45% registrado hace cuatro años al 35% actual. A pesar de este descenso, y teniendo en cuenta que los productos de pasivo apenas rentan nada en un escenario con la inflación casi al 10%, todavía es muy elevado el número de ahorradores que prefiere perder poder adquisitivo en lugar de asumir riesgos para capturar rentabilidades potencialmente mayores.

Por último, la intención de invertir en fondos desciende tres puntos (20% frente al 23% de la oleada anterior), mientras que en planes de pensiones lo hace en dos puntos porcentuales. También cae, aunque más ligeramente, la previsión de invertir directamente en Bolsa.

Menos crecimiento, pero sin recesión

“La pregunta que todos los clientes nos hacen es si, con la invasión rusa de Ucrania y la inflación disparada, hay riesgo real de que la economía entre en recesión. Nosotros no vemos ese escenario. Es verdad que hemos rebajado las previsiones de crecimiento para este año, pero ahora mismo descartamos un escenario recesivo”, comenta Lucía Gutiérrez-Mellado, responsable de estrategia de JP Morgan Asset Management en España y Portugal. En su opinión, un factor para el optimismo es que el gasto sigue dando muestras de fortaleza, tanto en el consumo de las familias como en la tasa de inversión de las empresas, ya que durante la pandemia acumularon importantes remanentes de dinero.
Desde la gestora de fondos estadounidense consideran que ese menor crecimiento, sobre todo en la primera parte del año, será más acusado en Europa que en Estados Unidos. En cuanto a la inflación, Gutiérrez-Mellado reconoce que permanecerá en niveles elevados “más tiempo del que habíamos previsto en un principio”. En este sentido, cree que los bancos centrales seguirán con la normalización de su política monetaria, “aunque manteniendo un equilibrio entre el combate a la inflación y el crecimiento económico”.
Todas estas previsiones, ¿cómo se traducen en la estrategia de inversión de JP Morgan AM? “Desde finales del pasado año hemos ido reduciendo el riesgo en nuestras carteras. Hace unos meses estábamos sobreponderados en renta variable y ahora nuestra posición es neutral. Cuando haya más visibilidad en cuanto al impacto en el crecimiento de la guerra y la inflación, volveremos a revaluar nuestra estrategia”, concluye Gutiérrez-Mellado. 

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS