Opinión
i

La banca es parte de la solución

Tras la pandemia de la Covid-19, los servicios bancarios cobran relevancia por varios motivos

El pasado fin de semana, el Gobierno hizo más restrictivas las medidas de confinamiento en España paralizando toda la actividad no esencial por la pandemia del COVID-19. Entre las actividades consideradas esenciales se encuentran las realizadas por las empresas de servicios financieros, incluidos los bancarios.

En un entorno en el que gran parte de la actividad económica se encuentra paralizada, los servicios bancarios cobran relevancia por varios motivos. En primer lugar, es esencial que las familias y las empresas puedan realizar pagos y cobros para mantener la actividad; en segundo, un crédito nuevo o la renovación de uno que venza, ayuda a que las familias y empresas mitiguen el choque en sus ingresos. En la situación actual es muy importante que los problemas de liquidez temporales de las empresas no se conviertan en problemas de solvencia, poniendo así en riesgo su supervivencia y la de puestos de trabajo. Para ello, el apoyo prestado por los bancos y las garantías públicas es fundamental. En tercer término, la banca se ha convertido en la única fuente de financiación para la mayoría de las empresas ante las turbulencias en los mercados financieros.

Y, ¿cómo afrontan las entidades financieras esta coyuntura? De forma general, en una situación de fortaleza financiera con una solvencia que no ha parado de aumentar desde la crisis financiera de 2008, con unos colchones de capital y liquidez reforzados y, por tanto, capacidad para prestar. Es cierto que en términos de rentabilidad la banca europea y española sigue lejos de los niveles de la precrisis financiera y veremos un debilitamiento adicional, pero, en el contexto actual, la buena noticia es que los bancos pueden absorber un choque temporal.

En este sentido, cobran especial importancia todas las medidas que se han adoptado por parte de las distintas autoridades: (i) reguladores y supervisores, relajando temporalmente requerimientos regulatorios; (ii) bancos centrales, proporcionando liquidez ilimitada; y (iii) Gobiernos, aprobando paquetes fiscales entre los que se incluyen garantías públicas que permiten a los bancos seguir prestando a empresas y autónomos con problemas financieros temporales. Porque en esta crisis, los bancos no están en el origen del problema, sino que son parte de la solución y la recuperación será más rápida si siguen siendo capaces de financiar la economía.

Por último, debemos ver con normalidad que las entidades bancarias operen con niveles de capital y liquidez algo inferiores, no porque los supervisores lo permiten, que también, sino porque estos colchones se han acumulado precisamente para hacer frente a situaciones de deterioro económico como el que vivimos, y en definitiva son los que aseguran que los bancos puedan hoy seguir desempeñando su papel esencial.

Olga Gouveia, de BBVA Research.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50