_
_
_
_
_

Hacienda recauda 2.908 millones con el impuesto a la banca y las energéticas

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, defiende mantener los gravámenes más allá de 2024

Ministra de Hacienda
Maria Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, a principios de octubre.Jaime Villanueva
El País

El fisco ha ingresado 2.908 millones de euros de los gravámenes extraordinarios a banca y energéticas, según ha adelantado este miércoles la titular en funciones del Ministerio de Hacienda, María Jesús Montero, en una entrevista a la Cadena Ser. La cifra está en línea con las previsiones que dio el Ejecutivo en febrero, tras conocerse los resultados del primer pago a cuenta de los dos tributos. Estos impuestos pretenden gravar los llamados beneficios caídos del cielo —aunque se calculan en función de la facturación— que estas compañías están generando gracias a la actual coyuntura de alza de tipos e incremento de los precios de la energía.

De hecho, Montero ha mencionado los beneficios “cuantiosos” de una entidad financiera, en referencia a las ganancias récord de 8.143 millones hasta septiembre que ha dado a conocer este miércoles el Banco Santander —un 11% más que el ejercicio anterior—, para defender el mantenimiento de estos impuestos más allá de los dos años inicialmente previstos. Es decir, más allá de 2024.

Así también lo recoge el acuerdo entre PSOE y Sumar firmado este martes entre el presidente en funciones, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. La también ministra de Trabajo aseguró en la presentación del pacto que si la coalición vuelve a gobernar se reforzarán los impuestos extraordinarios a la banca y las energéticas. “Estamos en una situación excepcional y no podemos permitirnos perder estos ingresos”, dijo.

“Revisaremos los gravámenes sobre la banca y las empresas energéticas con el objetivo de readaptarlos y mantenerlos una vez que expire su periodo de aplicación actual, para que ambos sectores sigan contribuyendo a la justicia fiscal y al sostenimiento del Estado de bienestar”, dice el acuerdo entre las dos formaciones.

Las entidades afectadas por los dos gravámenes —que no se aprobaron como impuestos, sino como prestaciones patrimoniales no tributarias— abonaron en febrero el primer pago —un pago a cuenta del 50% del total—, equivalente a 1.454 millones de euros: las entidades financieras han abonado 637,1 millones de euros, y 817,4 millones los principales grupos energéticos. “[Esta cifra] anticipa una recaudación anual real superior a los 2.900 millones”, dijo entonces Montero. “Es una cantidad asumible ante el volumen de beneficios que han tenido”, añadió. El importe del segundo desembolso, efectuado en septiembre, es muy parecido: 1.453 millones, de los cuales 827 millones correspondieron a las energéticas y 626 millones a la banca.

En total, la banca ha abonado unos 1.263 millones en el año por el nuevo gravamen, mientras que las energéticas han pagado cerca de 1.644 millones. Los dos impuestos extraordinarios solo afectan a las grandes empresas: las entidades financieras con margen de intereses y comisiones superior a los 800 millones en 2019 deben abonar un 4,8% de ese margen, mientras que a las energéticas con una facturación de más de 1.000 millones en el mismo periodo se les aplica un 1,2% sobre el importe neto de la cifra de negocio.

El Ejecutivo, en un principio, calculó que las nuevas figuras brindarían unos 3.500 millones adicionales al año, 2.000 de las energéticas y 2.500 de la banca. Este importe, sin embargo, fue rebajado a 3.000 millones después de introducirse varias enmiendas a lo largo de la tramitación parlamentaria. Entre ellas, la exclusión de la banca extranjera del impuesto.

Recursos

La banca y las energéticas han abonado los nuevos impuestos pese a manifestar reticencias desde que fueran anunciados, tachándolos de “discriminatorios e injustificados” y considerando que hay “suficiente base jurídica” como para ganar en los tribunales. Empresas como Repsol, Sabadell, Bankinter y Kutxabank, han recurrido los gravámenes, pero la Audiencia Nacional ha rechazado tomar medidas cautelares.

La titular de Hacienda, por su parte, ha insistido en la plena legalidad de ambos gravámenes: “Siempre que legislamos lo hacemos desde la seguridad jurídica y, por supuesto, pensamos que aquellos recursos interesados que se han puesto sobre estas figuras fiscales los vamos a ganar”. Además, ha reiterado la intención recogida en el acuerdo entre PSOE y Sumar de mantener ambos gravámenes más allá de 2024 con los “ajustes” que sean necesarios. “Antes de que se termine su vigencia revisaremos ambas figuras y las prorrogaremos incorporando todos los elementos que permitan que sean más seguras o más robustas”, ha asegurado.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_