_
_
_
_
_

España sigue a la cola en vacantes de empleo, pese a las quejas patronales de falta de mano de obra

Los datos provisionales difundidos por Eurostat indican que el país registra una tasa de puestos sin cubrir del 0,9%, frente a la media de los Ventisiete del 2,8% y el 4,1% de Alemania

Una camarero atiende a un grupo de clientes en Madrid, el 11 de agosto.
Una camarero atiende a un grupo de clientes en Madrid, el 11 de agosto.Hazhard Espinoza (Lapresse)

“Yo creo que es un hecho claro. En España hay tres millones de personas, o algo más [en desempleo, aunque cuando dijo esto el último dato de paro registrado era de 2,8 millones de personas], y la realidad es que hay un montón de puestos de trabajo, muchos miles de puestos de trabajo en hostelería, en la construcción, en ingenierías y las carreras STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), que no se cubren. Esa es una realidad”. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, dijo estas palabras el 24 de mayo, un discurso similar al que repetía en los meses anteriores y en el que ha vuelto a insistir cuando se le ha preguntado sobre los puestos de trabajo sin cubrir. Es un análisis que no coincide con las estadísticas oficiales: este viernes Eurostat ha publicado datos provisionales de vacantes del segundo trimestre del año y España está a la cola. La tasa de puestos de trabajo sin cubrir es del 0,9%, frente a la media de los Ventisiete del 2,8% y muy por debajo de los que más sufren este problema, como Países Bajos (4,7%). En un análisis concreto, sector a sector, sí hay actividades específicas en las que agentes sociales y Gobierno coinciden con los empresarios al reconocer dificultades de captación de personal, pero rechazan que sea un problema general.

Se trata de datos provisionales y que solo recogen el panorama específico de seis países para el segundo trimestre: Países Bajos (4,7%), Alemania (4,1%), Eslovenia (2,9%), Italia (2,2%), España (0,9%) y Rumanía (0,8%). Pero la estadística también recoge estimaciones medias (2,8% para la Unión Europea y 3% para la Eurozona) que sirven para comparar con el panorama global. Además, la tasa de vacantes no suele cambiar demasiado trimestre a trimestre, de manera que es previsible que las cifras consolidadas de los primeros tres meses para el resto de países no varíen sustancialmente en el segundo.

Junto a España y Rumanía, los países con menos problemas de puestos de trabajo sin cubrir son Bulgaria, Polonia y Eslovaquia. Los que más dificultades enfrentan, además de Países Bajos y Alemania, son Bélgica, Austria y Noruega.

El Ministerio de Trabajo se ha esforzado mucho en los últimos meses en combatir este discurso patronal, aludiendo en todo momento a las estadísticas oficiales para destacar que en España no hay un problema de mano de obra. La estadística nacional española, con la que luego Eurostat elabora el análisis comunitario, es la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL). El último registro difundido, del primer trimestre del año, recogía 149.645 vacantes sin cubrir, más que nunca. Supuso un aumento de unas 9.000 personas respecto al último cuarto de 2022, pero cabe destacar que esta variable suele aumentar en ese periodo y que entonces lo hizo en menor medida que en los últimos años. En 2022 lo hizo en unas 24.903 personas, una cifra similar a la del ejercicio anterior.

El departamento que dirige Yolanda Díaz destaca que esas casi 150.000 vacantes son un rasguño frente a los 21 millones de trabajadores. Tienen “clarísimo” que en España no hay un problema de puestos de trabajo sin cubrir, pese a las quejas de los empresarios. “Son muy pocas en comparación con los ocupados. No es estadísticamente cierto que las empresas tengan dificultades para cubrir necesidades de empleo”, vienen indicando fuentes del ministerio. “Nuestra tasa (0,9%) es tan baja porque, lamentablemente, nuestro dato de paro es muy alto (un 11,7%, ante la media europea del 5,9%)”, insisten las mismas fuentes.

Entre las patronales que más denuncian este problema están las de la construcción, la hostelería o la metalurgia. Varias han elaborado sus propios estudios que señalan un alto nivel de vacantes. “En España solo existe esta fuente estadística oficial para medir vacantes. Y es una estadística muy robusta, en la que se pregunta a 28.500 empresas”, resaltan en Trabajo. Ante las cuestiones sobre una posible flaqueza en esta estadística, dado el contraste entre lo que refleja y lo que dicen los empresarios, el ministerio repite que “se basa en una muestra enorme, homologada por Eurostat”. Los sindicatos rechazan que haya un problema general de puestos sin cubrir, e insisten en la alta cifra de desempleados como principal argumento contra esta conclusión.

En la presentación de su memoria anual, el Consejo Económico y Social (CES) reconoció que puede haber problemas con la estadística del INE. “Lo hemos mirado y hay diferentes opiniones. Creemos que hay problemas con los datos, que la estadística de vacantes no es certera y sólida”, explicó Raymond Torres, el presidente de la comisión encargada de la elaboración de la memoria. El experto señaló tres posibles problemas que podrían estar aumentando las vacantes, “sin que el CES se decante por ninguna de ellas como la principal”. Una es la escasez “absoluta” de mano de obra “cualificada” en algunos sectores concretos, “lo que podría acabar siendo un factor limitativo del crecimiento económico”, aunque Torres opina que “esto no pasa en la mayoría de empresas”. Otra son las malas condiciones laborales en algunas actividades, algo que cree que “puede afectar en sectores con la hostelería”, dijo el experto de Funcas. El tercer asunto al que aludió fue la “escasa intermediación” que se da en España: “Las oficinas de empleo tienen que funcionar mejor”.

Problemas en algunos sectores

Cuando el debate se aterriza en sectores concretos, en vez de hablar en términos generales, se encuentran más coincidencias entre los discursos patronales y sindicales. Tanto los representantes de los trabajadores como los de los empresarios reconocen que faltan algunos perfiles muy específicos, para los que no hay suficientes empleados formados respecto a la demanda actual. Esta coincidencia en el discurso se da para algunos puestos de la industria metalúrgica, la tecnología o algunas áreas de la construcción, pero no se da en sectores como la hostelería, en el que los sindicatos insisten en que el problema es de condiciones laborales.

El discurso tampoco es coincidente dentro del Gobierno: tanto la parte socialista como la que lidera Yolanda Díaz rechazan que haya un problema global de vacantes, pero la primera sí diagnostica más dificultades que la segunda. Es decir, el Ministerio de Seguridad Social advierte más problemas de contratación en algunos sectores que el Ministerio de Trabajo. Esto se ha manifestado claramente en la larga negociación del catálogo de ocupaciones de difícil cobertura, el documento que recoge las profesiones para las que el Gobierno autoriza la contratación en el extranjero. Trabajo ha aceptado por primera vez la inclusión de profesionales técnicos de la construcción, pero son menos perfiles de los que pretendía incluir el ministerio de Escrivá.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

Emilio Sánchez Hidalgo
Redactor de Economía. Empezó su trayectoria en EL PAÍS en 2016 en Verne y se incorporó a Sociedad con el estallido del coronavirus, en 2020. Ha cubierto la erupción en La Palma y ha participado en la investigación de la pederastia en la Iglesia. Antes trabajó en la Cadena SER, en el diario AS y en medios locales de su ciudad, Alcalá de Henares.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_