Los hoteles prevén superar en invierno el nivel prepandemia a pesar de la amenaza de recesión

La rentabilidad por habitación, los precios y la ocupación se sitúan por encima de 2019, según la patronal CEHAT

Un hotel en Benidorm, en una imagen de archivo.
Un hotel en Benidorm, en una imagen de archivo.Monica Torres

La recuperación del turismo no da signos de agotamiento de momento a pesar de la inflación y la amenaza de recesión. La actividad ha superado en septiembre y octubre los niveles previos a la pandemia, y la tendencia va a seguir así durante el invierno, según las previsiones de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT). La fortaleza del negocio se reparte entre todo tipo de turismo —sol y playa, urbano, cultural y de naturaleza— y entre todas las comunidades autónomas.

Todos los indicadores de actividad y rentabilidad del sector son positivos: el beneficio medio por habitación disponible fue de 113 euros en los meses de septiembre y octubre, un 13% por encima de los niveles de 2019, justo antes del estallido de la pandemia que paralizó los viajes, según un informe presentado este jueves por la patronal hotelera y elaborado conjuntamente con PwC. Mientras, la ocupación también se situó un 15% por encima y los precios medios de los hoteles alcanzaron los 115 euros, un 15% más.

Este optimismo, combinado con cierta cautela, se extiende hasta las previsiones de febrero de 2023, que también son positivas. “Entre los meses de diciembre 2022 y febrero 2023 la industria espera alcanzar unos niveles de ocupación algo superiores a los registrados prepandemia”, según ha dicho en una conferencia de prensa el presidente de CEHAT, Jorge Marichal. El estudio marca así un incremento de 0,06 puntos en las perspectivas de ocupación previstas para este invierno con respecto a los datos registrados en 2019. Esto refleja a su vez una recuperación de 0,87 puntos con respecto al invierno del año pasado.

El turismo ha tenido un papel significativo en la evolución de la economía española en este año marcado por la inestabilidad. Ha sido uno de los sectores que más ha crecido, tras dos años de crisis por la pandemia. Tras un verano que ha rozado los niveles de 2019, se esperaba que la recta final del año fuera a menos, según las previsiones del sector. Pero de momento no ha sido así. “Hemos visto que los precios se han ajustado y la demanda no se ha visto erosionada”, según ha dicho José Manuel Fernández Terán, socio de PwC. Aunque en el informe se advierte de “la amenaza de una posible recesión que podría ensombrecer las favorables expectativas de la industria”.

La patronal hotelera sustenta su optimismo en las ventas que hay en cartera, en los datos que muestran la intención de viajar a España en los próximos meses (a través de datos de búsquedas en internet, entre otras cosas) y en la reactivación del turismo internacional. A pesar de que los meses de diciembre a febrero son considerados como temporada baja en buena parte del mercado turístico del país, el interés por viajar a España se mantiene un 40% por encima de los niveles previos a la pandemia, sobre todo con un considerable crecimiento del mercado procedente de los países nórdicos.

Las perspectivas para el puente de diciembre y la navidad son muy buenas, según Marichal, que también ha destacado la recuperación del turismo en ciudades que, como Barcelona, han tardado un poco más en superar el efecto de la pandemia. También el turismo de naturaleza y la actividad del turismo de reuniones, incentivos, congresos y exposiciones: “Nunca pensamos que el sector de los negocios se iba a recuperar tan rápidamente”, ha dicho. “Está todo lleno... restaurantes, lugares para eventos, hoteles...”, ha añadido.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS