Amazon pone en marcha el despido de miles de empleados

Los trabajadores han empezado a recibir las notificaciones, aunque la compañía no ha concretado el número de bajas

Sede de Amazon, en Seattle.
Sede de Amazon, en Seattle.David Ryder (AFP)

Miles de trabajadores de Amazon han empezado a recibir ya sus cartas de despido. Un directivo de la empresa con sede en Seattle (Washington) ha confirmado en un mensaje público dirigido a los empleados que el recorte de plantilla ha comenzado. La empresa no ha comunicado el número de afectados, pero The New York Times los cifró en 10.000, con lo que se trataría del ajuste de personal de mayor envergadura en números absolutos realizado por la compañía y uno de los mayores de cualquiera de las Big Tech, solo por detrás de los 11.000 despidos recién anunciados por Meta.

El encargado de transmitir el mensaje ha sido Dave Limp, vicepresidente sénior de Dispositivos y Servicios, la división donde se concentran los recortes.

Limp menciona el “entorno macroeconómico inusual e incierto” y la necesidad de “priorizar” proyectos. “Tras una profunda serie de revisiones, hemos decidido recientemente consolidar algunos equipos y programas. Una de las consecuencias de estas decisiones es que algunas funciones dejarán de ser necesarias. Me duele tener que dar esta noticia, ya que sabemos que como resultado de ello perderemos a talentosos amazónicos de la división de Dispositivos y Servicios. Estoy increíblemente orgulloso del equipo que hemos construido y ver que incluso un miembro valioso del equipo se va no es un resultado que ninguno de nosotros quiere”, señala el ejecutivo de la empresa fundada por Jeff Bezos.

Limp añade que las notificaciones a empleados empezaron este mismo lunes. A algunos de ellos se les intentará recolocar. “En los casos en los que los empleados no puedan encontrar un nuevo puesto dentro de la empresa, apoyaremos la transición con un paquete que incluye una indemnización por despido, prestaciones de transición y apoyo externo para la búsqueda de empleo”, dice Limp.

Pese al recorte de plantilla, el ejecutivo asegura que “la división de Dispositivos y Servicios sigue siendo un área importante de inversión para Amazon”. “Seguiremos inventando en nombre de nuestros clientes. Habiendo pasado por tiempos como este en el pasado, sé que cuando hay una economía difícil, los clientes tienden a gravitar hacia las empresas y productos que creen que tienen la mejor experiencia de cliente y que cuidan mejor de ellos. Históricamente, Amazon ha hecho un buen trabajo en este sentido”, concluye.

Ola de recortes en las empresas tecnológicas

Más de 60.000 trabajadores de compañías tecnológicas han sido despedidos en Estados Unidos en lo que va de año. Meta (Facebook) anunció 11.000 despidos la semana pasada. Twitter despidió la anterior a prácticamente la mitad de su plantilla, de unos 7.500 trabajadores. La red social Snap anunció en agosto el despido del 20% de su nómina de empleados, más de 1.000 trabajadores, tras un frenazo en su crecimiento y unas pérdidas multimillonarias. Peloton se sumó en octubre con más de 4.000 empleados y Netflix, con unos 500.

Hace unas semanas, Lyft, rival de Uber, anunciaba la salida de casi 700 empleados, un 13% de su plantilla, en un esfuerzo por reducir sus costes. La plataforma de pagos de comercio electrónico Stripe también ha anticipado a sus trabajadores que recortará su plantilla en torno a 1.000 personas, un 14% del total. Microsoft e Intel están llevando a cabo recortes de plantilla de cientos de trabajadores. Apple y Alphabet (Google) también están tratando de contener sus costes de personal con diferentes medidas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS