Holaluz deja de vender gas y envía a sus 70.000 clientes al mercado regulado

La comercializadora achaca la decisión a la “situación extraordinaria de volatilidad” y calcula un impacto negativo en su ebitda de 3,9 millones este año y de 6 millones en 2023

Un usuario consulta la página de Holaluz en un ordenador portátil.
Un usuario consulta la página de Holaluz en un ordenador portátil.Carlos Rosillo

La energética catalana Holaluz ha anunciado este lunes su salida, con efector inmediatos, del mercado de venta de gas a clientes minoristas. La empresa achaca el final de su andadura en este negocio, que inició hace siete años, a la “situación extraordinaria de volatilidad en el mercado”. “Teníamos el compromiso de cerrar este negocio cuando existiera una alternativa sostenible clara y el contexto actual, sin precedentes, ha acelerado esta decisión”, se lee en un comunicado remitido a primera hora de la mañana.

Los 70.000 clientes que tenían contratado el suministro de gas con Holaluz pasarán al mercado regulado: “Eso les permitirá seguir cubriendo sus necesidades en las mejores condiciones existentes”, justifica. El movimiento, que no afecta a quien tiene contratada la luz con esta comercializadora, pone de manifiesto la creciente divergencia de precios entre la tarifa regulada (también conocida como TUR, cuyo precio fija trimestralmente el Gobierno) y las del mercado libre: la primera es mucho más barata que las segunda.

“Hay una diferencia demasiado grande, abismal, entre ambas. El sistema ha colapsado”, ha afirmado Carlota Pi, cofundadora y presidenta de la eléctrica con sede en Barcelona, que en un encuentro con medios de comunicación ha calificado de “difícil” la decisión de dejar de operar en el mercado gasista. “Estamos, sin embargo, 100% seguros de estar actuando de manera correcta. Somos los primeros, pero no seremos los únicos”.

Holaluz calcula que su salida del mercado de gas provocará un “impacto negativo” de 3,9 millones de euros en su resultado bruto de explotación (ebitda) este año y de seis millones el que viene “en comparación con los objetivos publicados en abril”. La firma se compromete a actualizar esa hoja de ruta “en las próximas semanas para valorar el impacto de esta decisión”. Tras multiplicar por siete sus pérdidas en 2021, la energética regresó a números verdes en el tramo inicial de este año.

Aunque el motivo fundamental de su salida del mercado de comercialización de gas es el empeoramiento en las condiciones del mercado, que ha llevado a decenas de eléctricas y gasistas independientes a echar el cierre en los últimos meses, la compañía ve en la decisión una oportunidad para “enfocarse de forma definitiva y única” en su modelo de venta de electricidad, que combina la generación centralizada y la distribuida —con una apuesta clara por que los clientes se instalen placas solares en sus domicilios—, apalancándose “íntegramente” en las energías renovables. Desde junio de 2020, la compañía afirma haber puesto en funcionamiento paneles fotovoltaicos en “más de 7.023 tejados”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS