El Senado confirma a Jerome Powell para su segundo mandato al frente de la Reserva Federal

El presidente del banco central de Estados Unidos advierte de que combatir la inflación provocará “dolor”

Jerome Powell, durante una comparecencia reciente en el Senado.
Jerome Powell, durante una comparecencia reciente en el Senado.POOL (REUTERS)

Jerome Powell seguirá al frente de la Reserva Federal al menos cuatro años más. El Senado de Estados Unidos ha dado finalmente la preceptiva aprobación a la renovación de su mandato. Powell fue nombrado por primera vez por el anterior presidente, Donald Trump, y había sido confirmado por el actual, Joe Biden.

En su haber, Powell tiene el modo en que impidió que la pandemia paralizase las finanzas de Estados Unidos, inundando de liquidez la economía. En su debe, una inflación que es la mayor en cuatro años, aunque esté influida por factores externos. Contener la subida de precios sin provocar una recesión es su reto para este segundo mandato.

En una entrevista concedida a Marketwatch y publicada este mismo jueves, Powell señala: “El proceso de bajar la inflación al 2% también incluirá algo de dolor, pero en última instancia lo más doloroso sería que no lográramos afrontarlo y la inflación se afianzara en la economía en niveles altos”.

El presidente de la Fed llevaba en funciones desde febrero, pese a que Biden había propuesto su continuidad ya en noviembre, porque hasta ahora no se había sometido a votación su ratificación. Ha tenido un abrumador 80-19 de votos a favor en el pleno.

Esta misma semana el Senado también ha ratificado, por el voto dirimente de la vicepresidenta, Kamala Harris, el nombramiento de Lis Cook, la primera consejera negra de la Fed. Asimismo, ha dado luz verde al del también afroamericano Philip Jefferson, cuarto hombre negro que entra en a cúpula de la Fed y primero que lo hace desde 2006. Con ello, el consejo de la Fed, que estaba bajo mínimos, vuelve a estar casi al completo. Ambos fueron nombrados por Biden, lo mismo que Michael Barr, que comparecerá la semana próxima ante el Senado.

La Reserva Federal tiene encomendado por el consejo lo que se conoce como un mandato dual: lograr el máximo empleo posible manteniendo la estabilidad de precios (aunque hay una tercera petición, menos importante, referida a unos tipos de interés a largo plazo razonables). El empleo roza máximos históricos, pero la inflación está disparada. Marcó en marzo el 8,5% interanual, su máximo en cuatro décadas, y solo ha cedido hasta el 8,3% en abril.

La subida de los precios tiene en parte que ver con los cuellos de botella en la reactivación económica posterior a la pandemia y en la crisis energética y alimentaria provocada por la guerra de Ucrania. Pero también con la política monetaria expansiva adoptada por la Reserva Federal para combatir, con éxito, la crisis económica del coronavirus.

La Fed empezó a subir los tipos de interés en su reunión de marzo. En la de este mes aceleró con una subida de medio punto, la mayor en 22 años, y con el anuncio de que prevé otras dos subidas iguales en junio y julio. Además, ha empezado a reducir su gigantesco balance de ocho billones de dólares, drenando así parte del exceso de liquidez. Los críticos consideran que esos movimientos llegan tarde y que por eso la inflación está fuera de control. Los defensores creen que era necesario consolidar la recuperación económica, que buena parte de las subidas de precios responden a factores externos y que este modo de proceder ha sido deliberado.

Está por ver si Powell tiene éxito en el empeño en este segundo mandato y si logra contener los precios con un aterrizaje suave, sin provocar una recesión. “No será fácil. Nadie aquí piensa que será fácil”, dice en la citada entrevista. “La cuestión de si podemos ejecutar un aterrizaje suave o no, en realidad puede depender de factores que no controlamos. Pero debemos controlar lo controlable”, añade.

En la rueda de prensa posterior a la última reunión del comité de mercado abierto de la Fed, se proclamó admirador de Paul Volcker. No recordó ese día una de las frases del anterior presidente de la Reserva Federal que ha quedado para la posteridad: “La inflación es como la pasta de dientes: una vez que la sacas es muy difícil volver a meterla en el tubo”.

¿Quién fija los tipos de interés en Estados Unidos?

El consejo de gobernadores de la Reserva Federal consta de siete miembros. Tienen un mandato total de 14 años, aunque es raro que lo completen. Cada dos años se inicia el mandato de uno de ellos, propuesto por el presidente y aprobado por el Senado. Los presidentes y vicepresidentes de la Reserva Federal tienen un mandato de cuatro años. Los designa el presidente de Estados Unidos de entre los consejeros. En la actualidad, Jerome Powell es el presidente; Lael Brainard, la vicepresidenta; Michelle W. Bowman,  Christopher J. Waller y los recién confirmados Lisa Cook y Philip Jefferson son los consejeros, a la espera de la ratificación de Michael Barr, que aún ha de pasar por el Senado.

Dentro de la Reserva Federal, el órgano encargado de tomar las decisiones de política monetaria es el llamado Comité Federal de Mercado Abierto. Lo componen 12 miembros con derecho a voto: los siete miembros del consejo de la Fed, más el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, más cuatro de los otros once presidentes de los bancos regionales de la Reserva Federal, que se van rotando anualmente. Los restantes siete presidentes de bancos regionales de la Fed pueden asistir a las reuniones y participar en las discusiones, pero sin derecho a voto.

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS