Las gasolineras de bajo coste amenazan con llevar a los tribunales el descuento del combustible

La patronal afirma que el Gobierno tiene una “responsabilidad patrimonial” en el perjuicio causado al sector al tener que adelantar la rebaja

Un hombre reposta su vehículo en una estación de servicio de Barcelona, el 1 de abril.
Un hombre reposta su vehículo en una estación de servicio de Barcelona, el 1 de abril.Alejandro García (EFE)

Las gasolineras de bajo coste siguen sufriendo con la aplicación del descuento de 0,2 euros al combustible decretado por el Gobierno, que comenzó el pasado viernes. La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE), patronal de estos establecimientos low cost, amenaza incluso con llevar a los tribunales la rebaja por la “responsabilidad patrimonial” del Ejecutivo en el perjuicio causado al sector.

El conflicto deriva de la obligación para las gasolineras de adelantar el importe de la bonificación, incluso en los casos en los que es el Estado el que paga el 100% de la rebaja (solo Repsol, Cepsa y BP tendrán que complementar con cinco céntimos por litro la ayuda del Estado). El Gobierno ha articulado un mecanismo para pedir por anticipado el montante estimado que tendrá que bonificar cada compañía para evitar este problema. Sin embargo, en la práctica, la Agencia Tributaria todavía no ha adelantado nada y las estaciones de servicio ya llevan cuatro días aplicando los descuentos y adelantando las cantidades sin ayuda pública.

“Vamos a estudiar las actuaciones [legales] a nivel nacional y a nivel comunitario, pues entendemos que ambos pueden tener competencia sobre lo que está aconteciendo en el mercado de venta de carburantes al por menor”, han explicado los responsables de la patronal AESAE. A lo que añaden: “Somos colaboradores de la Administración, pero no tenemos los recursos para ser su banco”.

Estas gasolineras de bajo coste llevan días, desde el anuncio de la medida, avisando de las consecuencias que podía tener para las firmas pequeñas y medianas. El motivo es que, aseguran, no cuentan con márgenes suficientes ni con músculo financiero como para hacer frente al adelanto de la rebaja. De ahí que incidan en que se trata de “la asfixia económica de muchas pequeñas y medianas empresas”.

La patronal, que aglutina a una veintena de cadenas, entre ellas Autonetoil, Ballenoil, Bonarea, Plenoil o Petrostar, también ha advertido de que la medida está “destruyendo la competencia en un sector claramente oligopolístico”. Un efecto que puede ser muy perjudicial a medio y largo plazo provocado por las dificultades de liquidez y por el poder de las grandes gasolineras, especialmente las que cuentan con capacidad de refino además de su red de estaciones.

40.000 euros mensuales de media

De hecho, los grandes operadores están vendiendo el carburante en sus estaciones por debajo del precio de coste a mayoristas, según la patronal de las low cost. Además, ofrecen descuentos superiores a los marcados por el Ejecutivo para aquellos conductores que participan en sus programas de fidelización, una estrategia enfocada en ganar cuota de mercado. “Esto da lugar a una pinza que nos asfixia no solo financieramente, sino también económicamente”, ha lamentado AESAE.

Las otras dos asociaciones del sector de las gasolineras (CEEES y Aevecar) han calculado que de media el descuento de 20 céntimos por litro de carburante supone un coste a cada estación de servicio de unos 40.000 euros al mes. Esta cantidad la tendrá que devolver el Gobierno, pero, mientras tanto, cada día que pasa son las gasolineras las que lo adelantan. “El fin de semana fue un caos”, ha resumido el director general de CEEES, Nacho Rabadán.

Esta es la postura, contraria al Gobierno, compartida por el grueso de las gasolineras de bajo coste. Aunque existen dos enseñas que pertenecen a la patronal que se desmarcan de las quejas: Ballenoil y Plenoil. “Todas las medidas que el Ejecutivo ha implementado con el objetivo de bajar el precio del combustible a los consumidores son apoyadas por Ballenoil y Plenoil, ya que las citadas medidas contribuyen a hacer más asequible la adquisición de un bien tan básico como la gasolina”, sostienen en un comunicado conjunto. Además, aseguran que sus estaciones de servicio están trabajando con normalidad y han podido adaptar su sistema informático sin incidencias. En lo que sí coinciden con el resto de asociados es en la necesidad de que se pueda contar cuanto antes con el anticipo del Gobierno.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS