Pablo Isla sale de Inditex con un finiquito de 26,9 millones

El grupo eleva de 3,25 a 19,74 millones el pago por no trabajar para la competencia en dos años

El presidente saliente de Inditex, Pablo Isla (a la izquierda), junto al consejero delegado, Óscar García Maceiras, en la presentación de resultados de 2021 en la sede de la empresa en Arteixo (A Coruña).
El presidente saliente de Inditex, Pablo Isla (a la izquierda), junto al consejero delegado, Óscar García Maceiras, en la presentación de resultados de 2021 en la sede de la empresa en Arteixo (A Coruña).ÓSCAR CORRAL

El presidente de Inditex, Pablo Isla, ha revisado su contrato justo antes de su relevo por Marta Ortega. La novación del contrato, que se someterá a aprobación de los accionistas, refuerza las obligaciones del directivo de no competir con Inditex tras su salida. A cambio, eleva sustancialmente las cifras a percibir por no competir con el grupo. Según la información registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Pablo Isla deja la compañía con un finiquito de 26,9 millones, sin contar su plan de pensiones de 9,4 millones ni las acciones que ha ido acumulando en su carrera en Inditex. Esa cifra no incluye los 12,4 millones que el directivo ganó además en 2021 y que convierten a Isla en el segundo presidente mejor pagado del Ibex durante el pasado año, solo por detrás de los 13,2 millones de Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Del total del finiquito, 19,74 millones corresponden a un pacto de no competencia, otros 3,25 millones son una indemnización por su cese, lo que suma 23 millones de compensación por su salida. Los otros 3,8 millones son la liquidación anticipada de planes de incentivos a largo plazo en los que participaba Isla y la retribución por los dos meses del ejercicio que sigue al frente de la compañía hasta que su relevo se haga efectivo el 1 de abril.

La Comisión de Retribuciones de Inditex analizó el contrato de Pablo Isla ante su cese y llegó a la conclusión de que “tanto la compensación como el ámbito de la obligación de no competencia, que fueron acordados al incorporarse el señor Isla a la sociedad en 2005, no actualizados desde entonces, se encuentran desfasados con respecto a las prácticas más generalizadas de mercado”. Los cambios en el sector, la transformación digital, la expansión global y los nuevos retos sobre sostenibilidad han convertido a Isla, según la empresa, “en uno de los grandes expertos, a nivel mundial, en los ámbitos propios de dichas áreas de negocio, gozando de una experiencia extremadamente valiosa y atractiva para cualquier empresa competidora” y mantener el pacto de no competencia como estaba suponía, dice la compañía, “un grave riesgo estratégico”.

Por todo ello, la compañía ha decidido renovar el contrato de Isla con un pacto de no competencia de la misma duración de dos años, pero más jugoso (dos anualidades completas de retribución) y que delimita más claramente “el alcance de la obligación de no competencia, abarcando la comercialización de cualesquiera productos iguales, similares o complementarios a los comercializados por el Grupo Inditex, a través de canales online, y los servicios logísticos”. Además, se establece que en caso de saltarse el pacto, Isla deberá devolver el triple de lo recibido y no el doble, como preveía hasta ahora el contrato.

Con todo ello, Isla recibe 19,74 millones de pacto de no competencia, de los que cobrará 3,25 millones a principios de abril y el resto tras la junta de accionistas de julio, que debe aprobar esas modificaciones. La compensación por no competencia pasa de esos 3,25 millones a los 19,74 millones con el cambio de condiciones, es decir, se sextuplica.

También en la primera quincena de abril, Isla recibirá otros 3,25 millones, una anualidad de sueldo fijo, en concepto de indemnización por terminación de la relación contractual, como ya estaba recogido en su contrato.

Además, como consecuencia de su salida, se liquidan los diferentes planes de incentivos en marcha. Eso suma un total de 2,3 millones en metálico y 71.277 acciones (valoradas en unos 1,56 millones a precio actual). Ahí se incluyen dos incentivos plurianuales, un bonus que valora el éxito de la transición y dos meses de retribución fija.

En el ejercicio 2021, en el que la compañía triplicó su beneficio y se acercó a los niveles de ventas y ganancias previos a la pandemia, Isla tuvo una retribución total de 12,4 millones, lo que supone más del doble que el ejercicio anterior y 540 veces la retribución media de los empleados del grupo. Con eso fue el segundo presidente mejor pagado del Ibex, por detrás de los 13,2 millones de Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, y por encima de los 12,3 millones de Ana Botín, presidenta del Santander. Carlos Crespo, que fue consejero delegado de Inditex la mayor parte del año, ganó 5,7 millones. Su sustituto, Óscar García Maceiras, ganó 746.000 euros.

Isla sale de la compañía además con un plan de pensiones que acumula fondos por importe de 9,4 millones de euros por aportaciones realizadas entre 2011 y 2015.

Por otra parte, el aún presidente de Inditex acumulaba ya casi dos millones de acciones de la compañía (1.989.764, según recogen las últimas notificaciones realizadas a la CNMV). El grueso de estos títulos los recibió como gratificación al hacerse con la presidencia del grupo, en 2011. Un premio que le entregó Amancio Ortega, con el rechazo de la mayoría de los accionistas minoritarios. Otra parte han sido incentivos en acciones dentro de sus retribuciones. Esas acciones están valoradas en 44 millones de euros, la mayor parte por la propia revalorización de los títulos que se ha producido durante su gestión.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS