Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El premio millonario a Isla topó con el rechazo del 22% de la junta de Inditex

El apoyo de Amancio Ortega salvó la gratificación de 13 millones de euros

La última junta de accionistas de Inditex se celebró el pasado 19 de julio. El orden del día incluía una propuesta para premiar a Pablo Isla con la entrega de 221.264 acciones de la compañía, valoradas a precio de mercado en 13,9 millones de euros. La gratificación se debía a que Isla iba a suceder al fundador de la compañía, Amancio Ortega, en el cargo de presidente. La iniciativa había partido del propio Ortega, que controla el 59,2% del capital social de Inditex. Las propuestas sometidas a voto en las asambleas del grupo textil suelen contar con el respaldo del 99% de los votos. El regalo de bienvenida a Isla generó, sin embargo, el rechazo del 22,1% de los accionistas presentes. Es decir, que no hubiera salido adelante de no ser por el apoyo de Ortega, pues, dejando al margen las acciones que él controla, la oposición fue de casi el 80%.

Si se deja al margen a Ortega, la oposición fue de casi el 80%

En la sede social de Inditex en Arteixo (A Coruña) se dieron cita 242 propietarios y otros 1.680 estuvieron representados. En total, el quórum de votación alcanzó las 515.467.606 acciones, equivalentes al 82,69% del capital total de la empresa. La propuesta de conceder a Isla el millonario paquete de acciones fue apoyada por 400.613.851 títulos, el 77,72% del quórum de la junta. En el grupo del "sí" se incluyen las 369.600.000 acciones de Ortega. El sentido del voto de Rosalía Mera, segunda máxima accionista, no es público pero, si se echan cuentas, todo indica que se opuso a la retribución. La cofundadora de Inditex y exmujer de Ortega tiene 43.590.000 acciones y de haber apoyado la medida el respaldo de esta habría sido como mínimo del 80,2% del quórum.

Inditex explicó en su momento que el plan de compensación era el reconocimiento a favor del presidente y consejero delegado de la sociedad de un incentivo, con carácter singular, en atención a su reciente nombramiento, mediante la entrega de las acciones de las que la compañía es titular en autocartera. Fuentes de la empresa señalan que los inversores institucionales (fondos de inversión y fondos de pensiones) suelen oponerse casi por defecto a aquellas políticas retributivas que no están ligadas a objetivos concretos y cuya aspiración no es vincular al ejecutivo a largo plazo con la empresa. Esta filosofía explicaría en su opinión el porcentaje de rechazo a la gratificación de Isla.

Además de Ortega y Mera, los otros accionistas significativos de Inditex son las gestoras Capital World Investors (1,32% del capital), Fidelity (0,82%) y Vanguard (0,77%), según los últimos datos de Bloomberg. Las acciones de la compañía son de las pocas que suben en lo que va de año entre los miembros del Ibex 35 con un alza del 12,4%. Pablo Isla se incorporó a Inditex como consejero delegado en 2005 en sustitución de José María Castellano. Desde entonces la empresa prácticamente ha duplicado sus ventas y sus beneficios. Con los nuevos títulos que recibió al estrenarse en la presidencia -cuya tributación es del 45%- su participación en el capital de Inditex suma el 0,058%.

de las empresas del Ibex 35.

El suplemento Negocios publicará mañana las votaciones en las juntas de 2011

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de septiembre de 2011