ACS se anota un beneficio récord de 3.045 millones gracias a la venta de su división industrial

Sin el impacto extraordinario, la ganancia de la compañía presidida por Florentino Pérez sería de 720 millones, un 33% más que en 2020

Florentino Pérez, presidente de ACS, en una imagen de archivo.
Florentino Pérez, presidente de ACS, en una imagen de archivo.EFE

El grupo de construcción y servicios ACS obtuvo un beneficio neto de 3.045 millones en 2021 tras anotarse las jugosas plusvalías que generó la venta de su división industrial, Cobra, a la firma francesa Vinci. Esta operación impulsó hasta su máximo histórico, superando el de 2009, el resultado de la compañía que preside Florentino Pérez, que multiplicó por más de cinco (un 430%) las ganancias con respecto a 2020. Sin esa venta, señala la empresa en las cuentas anuales remitidas este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), su beneficio hubiera sido de 720 millones, un 32,9% más que el año anterior. Las divisiones de servicios industriales y de construcciones fueron las dos que más aportaron al resultado ordinario, con 328 y 273 millones, respectivamente.

Pero lo más destacado en el ejercicio fueron los extraordinarios y, singularmente, la venta de los servicios industriales. La plusvalía neta de esa operación, que se cerró en el último día del año, alcanzó 2.909 millones de euros. Estos, tras restarles 479 millones de provisiones por riesgos operativos, 102 millones por la pérdida de un arbitraje en Chile, y otros 3 millones de impactos no recurrentes; resultaron en unos impactos extraordinarios en el resultado de 2.325 millones de euros.

También progresó, aunque en menor proporción que las ganancias netas, el beneficio bruto operativo o ebitda: sumó 1.598 millones de euros, un 15,5% más que en 2020. Menos brillaron las ventas, prácticamente estancadas (en realidad, retrocedieron un 0,1%), por valor de 27.837 millones de euros. Más de la mitad de esa facturación, un 53%, procedió de EE UU. Australia, donde ACS busca consolidar su dominio haciéndose con la totalidad de Cimic, fue el segundo mercado con un 19% de las ventas. España quedó en tercer lugar, con un 11%.

Desde el punto de vista de la cartera de negocio, que suma ya 67.262 millones de euros, un 11,3% más que el año anterior, esos tres países se repiten en las tres primeras posiciones, aunque con porcentajes diferentes. EE UU acapara un 45% de esa cartera, el pujante mercado australiano supone un 30% y España se queda en el 8%.

Por áreas de actividad, la construcción supuso unas ventas cercanas a 26.000 millones que, sin embargo, retrocedieron un 0,7% respecto a 2020. El grupo achaca esto al efecto del cambio de divisa del dólar. En la división de concesiones, que aportó 167 millones al resultado del grupo, la filial de autopistas Abertis contribuyó con 117 millones, frente a las pérdidas de 35 millones que presentaba en 2020. Esta filial aportó 4.854 millones de ingresos, casi un 20% más que en el primer año de pandemia. La división de servicios Clece aportó por su parte unas ventas de 1.643 millones, un 92% de ellas en España, y contribuyó en 29 millones de euros al beneficio neto.

El grupo señala en la nota remitida al regulador bursátil que su caja a cierre de 2021 era de 2.009 millones de euros. Al respecto se señala que impactó muy positivamente la venta de Cobra, que se cifró en cerca de 5.000 millones. Los resultados han sido publicados al cierre de la jornada bursátil de este jueves, muy impactada por la guerra en Ucrania, en que las acciones de ACS han retrocedido un 3,95%, hasta los 21,15 euros por título. El Ibex 35 en su conjunto ha perdido un 2,86%.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS