Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ACS gana un 8% más gracias a las plusvalías de Fenosa y a las ventas internacionales

Al día siguiente de que el presidente de Iberdrola dejara claro que no tiene ningún interés en cederle un puesto en el Consejo de Administración, ACS publicó unos resultados en los que queda patente que el grupo constructor y energético resiste el temporal de la crisis. La empresa que preside Florentino Pérez informó ayer de que en 2009 ganó 1.952 millones de euros, un 8,1% más que el año anterior.

ACS, primer accionista de Iberdrola, tiene que agradecer buena parte de estos resultados a la venta a Gas Natural del 45% de Unión Fenosa, que cerró en julio de 2008. El grupo constructor materializó durante el año pasado la venta del 35,3% de la eléctrica, lo que le permitió anotarse unas plusvalías superiores a 1.000 millones.

Pero sin contar estas ventas, los directivos de ACS también pueden darse por satisfechos. Porque el beneficio neto generado por las actividades continuadas subió un 20%, hasta los 842 millones. El Ebitda o beneficio bruto de explotación -1.458 millones- se quedó por debajo del beneficio neto, lo que muestra la importancia de los extraordinarios en los resultados presentados ayer.

La construcción ha dejado de ser el área más importante en la cartera de ACS. Ha sido desbancada por los servicios industriales, que aportan 6.862 millones a unas ventas totales que llegan a los 15.606 millones. La cifra de negocio creció un 2,2% gracias a la buena marcha de los servicios industriales, medio ambiente y energía, que contrastan con la caída en la construcción. En todos los capítulos, cada vez es más importante el negocio internacional. Las ventas en el extranjero aumentaron un 22%, con lo que supone más de una cuarta parte del total.

ACS invirtió el año pasado 4.598 millones de euros y ha mantenido su endeudamiento neto prácticamente inalterado, en los 9.271 millones. Entre las inversiones del grupo que preside Florentino Pérez destacan las de energías renovables. Entre los activos termosolares y los parques eólicos, la inversión roza los 1.000 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010