El juez concluye que John McAfee se suicidó y da por cerrado el caso

La familia ha recurrido ante la Audiencia de Barcelona para que se practiquen más diligencias sobre la autopsia

El fundador del antivirus McAfee, John McAfee.
El fundador del antivirus McAfee, John McAfee.Ng Han Guan (AP)

Las dudas de la familia de John McAfee sobre las circunstancias de la muerte del magnate no han doblegado la certeza de los forenses, de la fiscalía y del juez. A los 75 años, mientras permanecía en una prisión catalana a la espera de ser extraditado a Estados Unidos por evasión de impuestos, McAfee se ahorcó en su celda el 23 de junio de 2021. Esa es la hipótesis que manejaron desde el primer día los responsables de la cárcel de Brians 2, la hipótesis que confirmó la autopsia y la que ahora ha dado por buena el titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 5 de Martorell (Barcelona), que ha dado carpetazo al asunto.

La investigación sobre la muerte de McAfee llega así a su fin. O casi, porque los abogados de la familia han recurrido el archivo provisional del caso ante la Audiencia de Barcelona. El tribunal debe decidir en las próximas semanas si confirma la decisión del juez o, por el contrario, le ordena seguir investigando. La familia solicitó, sin éxito, nuevas diligencias porque considera que la autopsia ordenada en su día por el juez fue incompleta y carece de los “elementos básicos” para arrojar un resultado definitivo, según fuentes de la defensa.

Mientras tanto, el cuerpo de John McAfee permanece, a -18 grados, en el depósito de cadáveres del Instituto de Medicina Legal (Imelec), un edificio gris con ventanas como colmenas que forma parte del complejo de la Ciudad de la Justicia de Barcelona. Allí lleva más de siete meses, desde que los funcionarios de la cárcel de Brians 2 hallaron a McAfee colgado en la celda y encontraron, en un bolsillo de su pantalón, una nota de suicidio.

Martorell es el partido judicial al que pertenece Sant Esteve Sesrovires, el municipio que alberga la cárcel donde McAfee pasó sus últimos ocho meses de vida tras ser detenido en el aeropuerto de El Prat por la policía en octubre de 2020. El edificio de los juzgados, con graves deficiencias estructurales, es uno de los que están en peores condiciones de Cataluña. De hecho, el Consejo General del Poder Judicial ordenó en 2019 el cierre de los juzgados 1 y 5 de primera instancia e instrucción por el riesgo para la seguridad de los funcionarios. En el número 5 es donde recayó el caso McAfee. Los juzgados de Martorell, además, sufren un grave colapso por la gran carga de trabajo que soportan, lo que explica en parte el retraso que ha acumulado el caso del millonario norteamericano.

Dudas no compartidas

La familia fue muy crítica desde el inicio del proceso. La esposa, Janice McAfee, se desplazó hasta Barcelona y se reunió con tres responsables de Brians 2. Pero las explicaciones no le convencieron y puso en duda la hipótesis del suicidio, muy consolidada desde el primer momento. “Lo último que me dijo fue te quiero y te llamaré esta tarde noche. Esas palabras no son de alguien que es un suicida”, dijo entonces. El objetivo de la familia es que, antes de decidir qué hacer con el cadáver, no queden dudas que “puedan lugar a bulos y fantasías”, según fuentes de la defensa.

Para los forenses, sin embargo, nunca hubo misterio alrededor del caso McAfee. El 23 de junio, por la mañana, sus abogados le dieron la noticia de que la Audiencia Nacional había confirmado su extradición a Estados Unidos. Por la tarde, después de pedir quedarse un rato a solas en la celda, los funcionarios le encontraron ahorcado con los cordones de los zapatos. McAfee, además, dejó una nota de suicidio. Pocos días después de su muerte, la autopsia preliminar confirmó que se había quitado la vida.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS