La tensión en Ucrania lleva a las Bolsas europeas a números rojos

El Ibex se deja el 1,36% en la sesión y las criptomonedas prolongan su desplome con el bitcoin en mínimos de seis meses

Imagen del patio de negociación de la Bolsa de Frankfurt.
Imagen del patio de negociación de la Bolsa de Frankfurt.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Las Bolsas llevan meses siguiendo cada pista de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo sobre las subidas de tipos de interés, pero los acontecimientos están obligando a los inversores a cambiar a modo multipantalla. Ya no solo cuenta lo que Jerome Powell y Christine Lagarde digan sobre su calendario de retirada de estímulos. El riesgo político gana enteros ante un eventual conflicto bélico en Ucrania. Y las fuertes revalorizaciones acumuladas en 2021 por Wall Street, que ha fulminado una y otra vez máximos históricos a lomos de la fuerte inyección de liquidez pública para combatir la pandemia, y por algunos índices europeos como el Dax alemán, hacen temer un sobrecalentamiento del precio de las acciones que anime las recogidas de beneficios.

El cóctel lo completó este viernes un vencimiento masivo de derivados en EE UU. Y la apertura negativa de la Bolsa de Nueva York no ayudó a frenar las ventas en Europa. El Ibex 35 perdió un 1,36% al cierre de la sesión. El EuroStoxx 50 se dejó un 1,63%. Y la tendencia fue similar en los principales parqués europeos, con París y Fráncfort rozando caídas del 2%.

Los mercados suelen tratar de anticipar la marcha de la economía con luces largas, y pese a que EE UU y Rusia han acordado profundizar en el diálogo para cortar la escalada, si el runrún crece, una guerra en Ucrania, el peor de los escenarios para la recuperación, entrará cada vez más como una hipótesis a tener en cuenta en el sistema de riesgos de los grandes fondos.

Algunas casas de análisis, como Axa Investment, ya hacen cábalas sobre cuál su impacto económico. “Los activos seguros se comportarían muy bien, la renta variable se hundiría debido a los riesgos para el crecimiento económico, y el dólar se dispararía frente al euro porque una guerra en Ucrania sería un problema práctico muy inmediato para Europa por la llegada de refugiados, precios del gas natural aún más altos y la necesidad de una respuesta unida por parte de las naciones de la UE”, señalan.

El componente energético de la disputa es uno de los más inquietantes. Europa ha lidiado en 2021 con unos precios eléctricos inusitadamente elevados debido a su dependencia del gas. Según los analistas de Axa IM, eso otorga a Moscú un papel clave. “Rusia tiene una fuerte carta que jugar en términos de suministro de gas natural a Europa y un mayor aumento de los precios podría hacer un daño real a las economías europeas”, alerta.

Las criptomonedas, antaño considerados activos independientes de la evolución de las Bolsas, pero cada vez más correlacionados con las acciones —como apuntó el Fondo Monetario Internacional en un informe reciente—, también vivieron una jornada negra. El bitcoin se derrumbó más de un 5% y tocó mínimos de seis meses por debajo de los 38.000 dólares. Ya ha perdido casi la mitad de su valor desde los máximos históricos de noviembre. Ethereum, la segunda mayor divisa digital, perdía este viernes más de un 13%.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

De prolongarse, la incertidumbre geopolítica no solo afectaría a las Bolsas. Tras unos datos de crecimiento del PIB que se espera cierren por debajo de lo esperado en 2021, este ejercicio aparece, según los pronósticos de los expertos y los grandes organismos internacionales, como el de mayor recuperación de la economía española desde el estallido de la pandemia. Por eso, los efectos que pueda tener para el turismo o la inflación el choque de trenes en Ucrania, unido a cuestiones como los efectos de la retirada de estímulos del BCE sobre el pago de intereses de la deuda, y la evolución de la variante ómicron, amenazan con restar empuje a la actividad.

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS