Traspié de Iberdrola en Nuevo México en la fusión de Avangrid con la local PNM

Tres de los cinco miembros de la Comisión de Regulación se oponen a la operación, sobre la que decidirá el fiscal general

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Tres de los cinco miembros de la Comisión de Regulación del estado de Nuevo México se han mostrado contrarios a aprobar la fusión de Avangrid, filial de Iberdrola en Estados Unidos, con PNM Resources. Los tres (Stephen Fischmann, Cynthia Hall y Theresa Becenti-Aguilar) apoyaron el informe preliminar, publicado hace un mes, que aconsejaba a la citada comisión denegar el visto bueno a la compra, valorada en 8.000 millones de dólares (7.100 millones de euros), por parte de Avangrid con el argumento de la reputación de la compañía española. Se referían a la implicación de su presidente, Ignacio Sánchez Galán, en el caso Vllarejo por supuestos pagos de comisiones al comisario retirado.

Fuentes de Iberdrola aseguran que Avangrid respeta el proceso que se está llevando a cabo mientras evalúa los beneficios de la fusión y añaden que este cuenta con un fuerte apoyo en Nuevo México, incluidos el gobernador y el fiscal general. Asimismo, sostienen que 23 de los 24 grupos de interés intervinientes en el caso apoyan o no se oponen al acuerdo. “Entienden los importantes beneficios que esta fusión aporta al estado de Nuevo México y a los clientes de PNM en forma de puestos de trabajo, desarrollo económico, reducción de tarifas y soluciones energéticas más limpias”, añaden.

Los ejecutivos de PNM Resources y Avangrid, por su parte, han defendido la fusión. Según fuentes de las empresas, “PNM necesita la solidez financiera de Avangrid, propiedad de Iberdrola, para ayudar a la empresa de servicios públicos a seguir proporcionando energía asequible, fiable y sostenible”. La directora ejecutiva de Avangrid, Patricia Vincent-Collawn, manifestó que “la fusión es la vía necesaria para que Nuevo México sea líder en energía renovable”. Las fuentes de PNM añadieron que era “demasiado pronto” para decidir si las empresas reabrirían el expediente del caso de fusión para reestructurar la transacción.

El fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas, se mostró preocupado por el hecho de que los reguladores dieran a entender de qué manera se inclinaban a votar sobre la transacción.

El presidente de Avangrid, Robert Kump, defendió por su parte el servicio público de la compañía en el noreste de Estados Unidos. “La empresa está trabajando para mejorar las operaciones”, aclaró. “No tenemos nada que ocultar”, completó Pedro Azagra Blázquez, ejecutivo de Iberdrola, cuyo presidente está siendo investigado por las autoridades españolas. “No somos una empresa corrupta. Somos una empresa muy orgullosa”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS