El multimillonario chino Jack Ma reaparece en Ibiza tras un año alejado de la vida pública

El cofundador del imperio Alibaba realiza el primer viaje al extranjero tras el acoso de Pekín a sus empresas

El yate 'Zen', saliendo del astillero en el que fue construido.
El yate 'Zen', saliendo del astillero en el que fue construido.

El multimillonario cofundador del grupo Alibaba, Jack Ma, se encuentra en las islas Baleares, junto a un grupo de empresarios asiáticos y personal de seguridad que han viajado con él, según ha podido confirmar EL PAÍS este miércoles. El magnate voló a España procedente de Hong Kong la madrugada del sábado y, a su llegada a Ibiza, embarcó en el yate Zen, valorado en más de 170 millones de euros, según informó el periódico hongkonés The Standard. Se trata del primer viaje del empresario al extranjero desde que comenzaran sus problemas con las autoridades reguladoras chinas hace casi un año. Desde entonces, salvo algunas excepciones, Ma se ha mantenido alejado de la vida pública.

El martes el Zen estuvo navegando en aguas de Andratx, al sur de la isla de Mallorca. Según la información del diario asiático, el empresario estuvo varios días en Hong Kong antes de volar a España para pasar tiempo con amigos, organizar algunas reuniones de trabajo y probar vinos. Los planes de Ma son flexibles, según The Wall Street Journal, y tiene planeado visitar otros países europeos y volver a China el mes que viene.

El viaje de Ma al extranjero disipa las dudas que había sobre su seguridad y si las autoridades chinas le habían prohibido salir del país tras la investigación abierta contra su grupo por abuso de posición dominante. Es habitual en el país asiático que se retire el pasaporte a las personas relacionadas con investigaciones, una práctica que ha afectado a funcionarios y ejecutivos de compañías. Los problemas de Ma con Pekín comenzaron tras un polémico discurso del empresario en un foro financiero en octubre de 2020 en el que criticó a los reguladores chinos por reprimir la innovación financiera. Días después, el Gobierno intervino para que se bloqueara la salida a Bolsa de Ant, la compañía de servicios financieros digitales del grupo. Desde entonces, Ma se ha visto forzado a reestructurar el negocio para cumplir con las reglas de la competencia exigidas por Pekín.

El cofundador de Alibaba, Jack Ma, durante un discurso en París en 2019.
El cofundador de Alibaba, Jack Ma, durante un discurso en París en 2019.CHARLES PLATIAU (Reuters)

Las relaciones entre el multimillonario y el Gobierno chino no mejoraron y la campaña contra Alibaba se saldó en abril pasado con una sanción antimonopolio de 2.500 millones de euros. Tras los acontecimientos, el multimillonario prácticamente desapareció de la vida pública del país y solo regresó para grabar un mensaje a finales de enero de 2021 para saludar a los ganadores de un premio concedido por su fundación.

Hace unas semanas, el grupo Alibaba anunció que destinaría dinero al plan del Gobierno para reducir la desigualdad y alcanzar una “prosperidad común”. El movimiento alentó la idea de que las relaciones entre Ma y Pekín habían comenzado a mejorar, pero el magnate continuó realizando contadas apariciones. La reaparición del empresario junto a otros colegas en Mallorca hace pensar en un cambio de rumbo en las relaciones entre el empresario y las autoridades del país, lo que ha hecho que las acciones de Alibaba repuntasen un 9% en Bolsa. Este miércoles, el yate continuaba fondeado en aguas mallorquinas.

Nacido en Hangzhou en 1964 en el seno de una familia humilde, Ma comenzó su andadura profesional como profesor de inglés hasta su iniciación en el mundo de internet tras un viaje a Estados Unidos. El magnate fundó la compañía Alibaba a principios de la década de 2000 como una plataforma de comercio entre proveedores chinos y del resto del mundo cuando era complicado acceder a los negocios en el país asiático. La compañía comenzó a crecer hasta convertirse en un verdadero imperio del comercio por internet y situarse en las primeras posiciones a nivel mundial.

De forma paralela, el empresario fundó Ant Group, la empresa de servicios financieros digitales del conglomerado que amenazaba con superar la posición de los principales bancos estatales con su volumen de negocio.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS