Grifols invierte 1.100 millones en la compra de Biotest

La farmacéutica se asegura más del 45% del capital y lanzará una OPA por el resto

Raimon Grifols y Víctor Grifols Deu, coconsejeros delegados de Grifols en una junta de accionistas de la compañía
Raimon Grifols y Víctor Grifols Deu, coconsejeros delegados de Grifols en una junta de accionistas de la compañía

El grupo de hemoderivados Grifols adquirirá la compañía alemana Biotest, especializada en hematología e inmunología clínica y propietaria de una cartera de productos derivados del plasma. Es una de las mayores operaciones cerradas por el laboratorio catalán, que invertirá 1.100 millones de euros en la adquisición de Tiancheng Pharmaceutical Holdings, la sociedad alemana del grupo chino Creat que controla el 44,94% del capital total de Biotest en acciones ordinarias y un 0,54% en acciones preferentes. La compra le dotará más del 90% de las acciones y los derechos de voto. Grifols lanzará una opa valorada en 1.600 millones para adquirir el 10% resto de la sociedad. La intención es aunar esfuerzos para desarrollar terapias plasmáticas y convertirse en líder en capacidad industrial con más de 20 millones de litros de plasma este año (1,5 millones más).

Pese a las dudas iniciales, la Bolsa acabó aplaudiendo la operación. Pese a comenzar con pérdidas, las acciones de Grifols cerraron la sesión con una subida del 5,77% en la Bolsa de Madrid y los títulos que cotizan en el Ibez se valoraban a 21,85 euros. El coconsejero delegado del laboratorio español, Raimon Grífols, ha señalado en una conferencia con analistas que la operación es “una oportunidad única” que permitirá lograr más ingresos por cada litro de plasma procesado, al conseguir dos nuevas proteínas. Esos ingresos crecerán un 11%, lo que supondrá obtener márgenes brutos del 50%, frente al actual 45%.

La operación llega después de que Grifols anunciara el inicio de una reorganización de la empresa, que implica la entrada del fondo de Singapur GIC en su filial estadounidense, para reducir su deuda. En un comunicado remitido a la CNMV, la compañía anuncia que ha logrado un crédito puente para financiar la operación, y que buscará emisiones de deuda por un importe de 2.000 millones de euros para acabar de financiar la transacción. Su compromiso es no realizar ninguna otra operación corporativa ni pagar dividendos en efectivo hasta que su ratio de deuda sobre el ebitda no se reduzca por debajo del múltiplo 4.

Creat ya había anunciado su intención de desprenderse de Biotest, una sociedad con una facturación de 484 millones de euros y un ebitda de 108 millones en 2020, en junio pasado. La operación en la que se embarca Grifols es compleja: acuerda con Tiancheng, con sede en Hong Kong, la compra de su filial germana. Pagará 773 millones de euros más un préstamo de 313 millones de euros. Según la compañía catalana el valor de mercado de Biotest se sitúa en los 2.000 millones de euros, aunque la valoración de compra se situaría en torno a los 1.600 millones. Pagará 43 euros por cada acción ordinaria y 37 por las preferentes, lo que implica una prima media por acción del 23%.

Más información

Una vez consumada la operación, prevista para finales del primer semestre de 2022, Grifols considera que podría obtener ingresos combinados de 7.000 millones en 2024, un ebitda de más de 2.200 millones en 2024 (que crecerá hasta los 2.800 millones en 2026) y un ratio de apalancamiento inferior a 3,5 veces sobre el ebitda.

Grifols ha subrayado el interés en adquirir Biotest por su espíritu familiar y una forma de hacer similar, pero también por la complementariedad de los negocios. El 67% de la actual facturación de Grifols procede del mercado de Estados Unidos, mientras que la de Biotest depende en un 60% de Europa. La compra supondrá que el laboratorio catalán ponga fin a sus investigaciones sobre fibrinógeno (para pacientes con alta pérdida de sangre en cirugías de columna vertebral y de abdomen) e IgM (tratamiento de pacientes con neumonía adquirida grave), a causa de que Biotest tiene investigaciones más avanzadas. Ambas moléculas, que no tienen competidor en el mercado, tienen unas previsiones de mercado de entre 400 y 800 millones de dólares y entre 1.000 y 2.000 millones de dólares, respectivamente. En ambos casos se prevén lanzar al mercado entre 2023 y 2024,

Para Grifols es una oportunidad para reforzar su negocio de medicamentos plasmáticos, ampliar sus enfoques de I+D y potenciar su presencia comercial. Asume que la operación mejorará su rentabilidad y los ingresos por litro de plasma al incorporar nuevas proteínas plasmáticas. Además, la transacción permitirá integrar 26 nuevos centros de plasma en Alemania, República Checa y Hungría y otorgará mayor presencia en Europa, Oriente Medio y África.

Biotest, con presencia en 90 países y 1.928 empleados, cuenta con una cartera de 12 productos diferentes en las áreas terapéuticas de hematología, inmunología clínica y medicina intensiva. Además está desarrollando un ensayo clínico sobre el Fibrinógeno para el tratamiento de enfermedades congénitas y adquiridas, ambos actualmente en fase III.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción