Edificios que no tienen quien los rehabilite

La falta de mano de obra especializada preocupa al sector, que pide establecer mecanismos de control sobre las actuaciones para evitar malas prácticas

En la rehabilitación prima ahora el cambio de sistemas de climatización para mejorar la eficiencia energética.
En la rehabilitación prima ahora el cambio de sistemas de climatización para mejorar la eficiencia energética.bizoo_n (Getty Images)

El plan de rehabilitación residencial, que mejorará la eficiencia energética de al menos 500.000 viviendas durante los próximos tres años, está llamado a convertirse en el principal motor generador de empleo en España, con cerca de 200.000 nuevos puestos de trabajo. Por cada millón de euros invertidos se crearán 20 puestos fijos de empleo local, calcula la Confederación Nacional de la Construcción (CNC).

El problema está en encontrar trabajadores cualificados que puedan cubrir esas plazas. Y urge: los primeros 1.631 millones de los fondos europeos que se destinarán a la rehabilitación energética ya están aquí. La falta de mano de obra especializada preocupa al sector. “La construcción es el todo y la rehabilitación es una parte, lo que explica que, normalmente, los trabajadores que realizan actuaciones de construcción saben o presentan fácilmente actitudes para poder conocer el sector de la rehabilitación. Pero es cierto que esta materia es cada vez más especializada y requiere de trabajadores más formados”, avisan desde la CNC.

Más información

En España todavía sobrevuela el mantra de que, durante la época de la burbuja inmobiliaria, se construyó rápido y mal; un temor, infundado dicen los expertos, que despierta ahora con fuerza con la rehabilitación.

Según Luis Mateo, director general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (Andimat), “el sector ha aprendido de la crisis de 2008 y de la reciente pandemia, y estamos convencidos de que actuará con mayor prudencia. Sin embargo, sin establecer mecanismos de control unificados sobre las actuaciones pueden darse situaciones de malas prácticas”. Para ello, sugiere, el Gobierno debe obligar a la emisión de un informe de control y verificación realizado por una tercera parte independiente que acredite el cumplimiento de las actuaciones objeto de las ayudas a la rehabilitación.

De la misma opinión es Sebastián Molinero, secretario de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac): “Hay que dejar claro que estamos ante un modelo de actividad cuya calidad es medible, por lo que es importante establecer los mecanismos de control adecuados. Si no se realiza debidamente el trabajo, ese edificio no generará los resultados esperados”.

Las malas prácticas en rehabilitación por falta de formación siguen estando a la orden del día. Recientemente, Laura López apostó por rehabilitar su piso del madrileño barrio del Pilar para corregir un problema de humedades provocado por la falta de aislamiento. “Tiramos las paredes y decidimos instalar un aislamiento térmico con barrera de vapor, con placa de cartón yeso. Una vez que los obreros la colocaron, pintamos, limpiamos…, hasta que un especialista amigo se dio cuenta de que habían instalado la barrera de vapor al revés, en la cara fría del muro, agravando las humedades. Hubo que volver a quitar la placa de yeso, sacar todo el material y darle la vuelta”, explica.

Esta es solo una muestra de una pequeña intervención en una vivienda que, llevada a una ejecución de todo el edificio, puede dar lugar a un derroche de energía y de dinero para los vecinos. “El pasado bum inmobiliario nos enseñó que nunca debe primar la cantidad sobre la calidad, la construcción desaforada frente a la habitabilidad. No estamos hablando de reformas estéticas o parciales. Hablamos de rehabilitaciones energéticas integrales en las que no solo nos jugamos el aspecto de la vivienda, sino también su confort, seguridad, salud, eficiencia energética y respeto medioambiental”, piensa Alfredo Sanz, presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE).

Relevo generacional

Una pata muy importante de la rehabilitación es la que tiene que ver con las energías limpias. Cualquier rehabilitación que busque una mayor eficiencia pasa por mejorar y sustituir las instalaciones y los equipos de electricidad, calefacción y climatización por tecnologías más sostenibles. “El sector de las instalaciones y la energía debe afrontar a corto y medio plazo un relevo generacional que preocupa enormemente. A pesar de ser un sector innovador y generador de empleo, no está atrayendo a jóvenes y profesionales de otros ramos, y esto puede ser un grave problema, ya que se necesitan técnicos cualificados para ejecutar y renovar instalaciones de aerotermia, geotermia, instalaciones fotovoltaicas, calefacción individual y colectiva”, argumenta Inmaculada Peiró, directora general de la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agremia). Un 46% de las empresas instaladoras busca incorporar profesionales, aunque solo un 8% lo consigue durante el primer mes, apunta un reciente estudio presentado conjuntamente por cinco asociaciones de instaladores (Agremia, Asemiet, El Gremi d’Instal.ladors de Barcelona, Epyme e Instagi).

Con el objetivo de impulsar la formación en la aplicación de nuevos materiales y sistemas en el proceso de rehabilitación, empresas como Sika están organizando cursos y talleres. También ayudan a la creación de oportunidades laborales para las mujeres, que solo representan el 8% del empleo total en la construcción. “Por segundo año participamos en Ella construye, un ciclo que aporta formación teórica y práctica a través de cinco talleres (revestimiento y pavimento de suelo, microcemento, alicatado…), dirigido tanto a mujeres que quieran emprender una nueva profesión en el sector de la construcción y rehabilitación como a aquellas que desean ser más autónomas en las reformas de su propio espacio”, señala Julián González, director de Ventas de Sika España. También la Fundación Laboral de la Construcción lleva a cabo varias iniciativas en colaboración con los principales fabricantes de materiales. A finales de 2020, lanzó una oferta de formación presencial, 77 cursos a los que han asistido cerca de 350 personas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción