Fondo de restructuración

El fondo de rescate de bancos pierde 3.639 millones en 2020 por un ajuste contable de Bankia

Las cuentas del FROB sufren por situar a precio de mercado su participación en el banco fusionado con CaixaBank

Paula Conthe, presidenta del FROB, en una jornada formativa sobre resolución bancaria organizada con APIE.
Paula Conthe, presidenta del FROB, en una jornada formativa sobre resolución bancaria organizada con APIE.

La Autoridad de Resolución Ejecutiva (FROB), el fondo de rescate de bancos, disparó a 3.639 millones sus pérdidas en 2020, casi 13 veces más que los números rojos de 282 millones que presentó un año antes. Pese a lo abultado de estas cifras, la entidad afirma: “Es importante destacar que este resultado contable del FROB carece de impacto alguno en el déficit o la deuda pública”, a diferencia del banco malo, o la Sareb, que sí ha supuesto un agujero en las cuentas públicas por contar con deuda avalada por el Estado. No obstante, al cierre de 2020, el FROB presenta un patrimonio neto negativo de 1.390 millones, “sin existir inconvenientes legales para que opere con este patrimonio”, indica.

El deterioro registrado es consecuencia de la fusión entre CaixaBank y Bankia, que ha obligado a que el Grupo BFA, controlado en un 100% por el FROB, ponga a valor de mercado su participación en la entidad pública. Esta operación ha supuesto una minusvaloración que ha producido un impacto negativo en la cuenta de resultados del FROB de 3.556 millones de euros. El patrimonio neto consolidado del Grupo BFA atribuido a la sociedad dominante (excluida la participación de los minoritarios) se ha reducido hasta 5.974 millones.

Más información

Según ha informado el organismo, tras la aprobación de las cuentas anuales de 2020 el FROB ha estimado el valor contable de su participación en BFA, 100% propiedad del FROB y tenedora a 31 de diciembre de 2020 del 61,83% de las acciones de Bankia (actualmente del 16,12% de las de CaixaBank), tomando como referencia el porcentaje correspondiente del patrimonio neto consolidado del Grupo BFA, reflejado en las cuentas anuales consolidadas a 31 de diciembre de 2020.

Revalorización de 1.412 millones en Bolsa

El organismo, dirigido por Paula Conthe, indica en la nota que las pérdidas “no reflejan la positiva evolución”, entre el 3 de septiembre y el 29 de junio, “del valor de mercado de la participación de BFA en Bankia y, posteriormente, en CaixaBank, que se ha revalorizado en 1.421 millones, más de un 73%”. Hasta que no se produzca la venta de las acciones de CaixaBank, la manera en la que el Estado puede recuperar parte de los 24.000 millones inyectados es con el cobro de los dividendos.

En cuanto a su participación en Sareb, el FROB registró en 2019 su total saneamiento, por lo que no se ha producido impacto alguno en las cuentas de 2020 por este concepto. Las cuentas también recogen un impacto neto negativo de 12 millones de euros como consecuencia de la actualización de la estimación del coste de las garantías otorgadas por el FROB en los procesos de venta de entidades.

El activo del balance del FROB recoge principalmente la participación en BFA y la posición de tesorería del FROB, que al cierre de 2020 ascendía a 754 millones de euros, que se encuentran invertidos en activos de Deuda Pública del Estado y en cuenta corriente del Banco de España.

En cuanto al pasivo, el FROB se financia esencialmente mediante el préstamo recibido del Estado que, al cierre de diciembre, tenía un saldo de 7.456 millones de euros, indica el organismo. Ya que los activos no generan ingresos financieros para compensar dicho gasto, el margen financiero de la institución es recurrentemente negativo, ascendiendo en 2020 a -85 millones.

Los gastos del FROB los paga la banca

El FROB no financia sus gastos de explotación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, sino mediante una tasa sufragada por la industria financiera que en 2020 supuso un ingreso de 21 millones de euros.

Por otro lado, el Fondo de Resolución Nacional (FRN), administrado por el FROB, registró un resultado positivo de 970.000 euros, un 26,8% más, procedente de la recaudación de las contribuciones realizadas por las entidades sujetas.

Estas entidades son las empresas de servicios de inversión no incluidas en el ámbito de la supervisión del Banco Central Europeo así como las sucursales en España de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión establecidas fuera de la Unión Europea. El patrimonio neto del fondo ascendía a 5,8 millones de euros al cierre de diciembre, constituido por las contribuciones realizadas por estas entidades entre 2015 y 2020 (ambos incluidos).


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50