La CNMV advierte de un repunte histórico del fraude financiero relacionado con criptomonedas

El presidente, Rodrigo Buenaventura, alerta del “desgaste reputacional” que sufre el Ibex 35 por la imputación de Galán, responsable de Iberdrola

Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander
Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, ha alertado de un repunte histórico de las reclamaciones por fraude financiero en los últimos meses que ha llevado a que se admitan demandas en la Audiencia Nacional por valor de 800 millones de euros en lo que va de año. La mayor parte de los fraudes están relacionados con criptoactivos a través de entidades no autorizadas en la CNMV, pero también se cometen supuestos delitos con el robo de contraseñas a través de páginas falsas que aparentan ser de bancos, entre otros métodos.

Por otra parte, el presidente de la Comisión ha advertido que la imputación de Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, por el caso Villarejo, puede afectar a todo el Ibex. “Si hay episodios generalizados o se amplían o persisten en el tiempo, es obvio que provocarán una sensación o un desgaste reputacional sobre otras empresas que nada tienen que ver; creo que son casos aislados y afectan a compañías concretas”, dijo sin aludir a Repsol, el BBVA o CaixaBank, también relacionadas con contratos ligados al comisario jubilado José Manuel Villarejo.

Buenaventura ha avanzado que el supervisor de los mercados está trabajando con el Ministerio de Asuntos Económicos y otras instituciones para mejorar la investigación y persecución de conductas fraudulentas relativas a servicios financieros.

Más información
Calviño pone en orden los poderes de la CNMV y crea la regulación para que a España lleguen las SPAC
La UE dará poderes al BCE, a la CNMV y al Banco de España para controlar los criptoactivos

Afán de apuntarse al éxito rápido

Así lo ha indicado durante su intervención en el seminario ‘La economía de la pandemia’ organizado por APIE con el patrocinio del BBVA en la UIMP de Santander. donde ha recordado la dificultad que tiene esta labor porque son entidades no reguladas ni supervisadas. También insistió en que “no todas las ofertas de criptoactivos son irregulares, muchas son legítimas, pero lo importante es distinguirlas”.

Buenaventura relacionó este éxito con la rápida revalorización que han tenido algunos de estos activos y “el afán de siempre existe de apuntarse a las grandes inversiones de éxito”. Por eso, apuntó que la solución debe llegar por la mejor educación de los ciudadanos para que detecten de forma preventiva estos fraudes “para evitar que se inflen como los globos y sean más relevantes”.

El presidente de la CNMV también admitió que se debe mejorar la difusión de las entidades irregulares, que están bajo la vigilancia también del Banco de España, para frenar su éxito. En este sentido, esperan culminar la norma sobre la publicidad para poder actuar de forma decidida.

Iberdrola: riesgo de contagio al Ibex

Preguntado por las consecuencias que pudiera tener la imputación del presidente de Iberdrola y tres de sus directivos por un presunto delito continuado de cohecho activo, contra la intimidad y falsedad en documento mercantil, en la reputación del conjunto del Ibex, Buenaventura ha recordado que hace ya casi dos años, en noviembre de 2019, el supervisor de los mercados fue “relativamente contundente” a la hora de responder a situaciones similares, en referencia a la imputación de Francisco González, expresidente del BBVA, por presuntos pagos al excomisario José Manuel Villarejo.

Buenaventura ha señalado que entonces ya señalaron el “desgaste reputacional” que estas situaciones pueden suponer para las compañías, pero también del “riesgo diferido” sobre todo el sector, un mensaje que, ahora, ha dicho sigue vigente para esta ocasión “palabra por palabra”. En todo caso, ha señalado que las recomendaciones del código de buenas prácticas para estas situaciones contemplan el análisis de esta situación e informar el mercado de las actuaciones que pueda ser necesario acometer.

Así, ha señalado que la mayor parte de compañías tienen estándares éticos tan elevados como en otros países, pero que, cuando se hace necesario recurrir a estas medidas es importante que se cumplan y se lleven a cabo garantizando la transparencia de información. Asimismo, ha asegurado que a la CNMV no le corresponde pronunciarse sobre la adecuación de conductas, la continuidad de los directivos o la composición de los consejos. “Eso corresponde a las sociedades cotizadas y a sus dueños”, ha dicho.

En este sentido, ha señalado que la misión del supervisor es velar porque las entidades “se replanteen qué hacer”, que exista una deliberación en los órganos de gobierno y que la información se ponga en conocimiento de los accionistas si así cumplen con los compromisos de buen gobierno que dicen tener vigentes.

Inyección de 30.000 millones anuales contra el cambio climático

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura lanzó un tercer mensaje destinado a los mercados financieros. dio que hay que “ser imaginativos” y “repensar” los incentivos existentes en la inversión ante la necesidad de aumentar la captación de fondos por parte de las empresas frente a los retos de transformación que enfrenta la economía española.

Únicamente para alcanzar los objetivos de sostenibilidad contra el cambio climático, ha dicho, serán necesarios unos 30.000 millones de euros hasta 2030 de captación de fondos adicionales. Ha señalado que no bastará con el esfuerzo de la inversión pública, y que tampoco es procedente ni viable limitar la financiación al crédito bancario. “Sin más capital privado, la financiación no va a ser viable y la transformación de la economía será incompleta”, ha advertido Buenaventura.

El mercado bursátil, ha dicho, deberá aportar 10.000 millones extra en financiación de empresas cotizadas, “una aceleración muy significativa en el mercado bursátil”, ha destacado, con más empresas cotizadas, pequeñas y medianas, que puedan cotizar en España, para lo cual ha pedido potenciar la actividad en estos mercados.

El presidente del supervisor de las sociedades cotizadas ha dicho que existen causas derivadas de la propia cultura empresarial o inversora en el país, la regulación en algunos sectores, la composición del tejido empresarial, y el régimen fiscal y de incentivos que existen para la inversión o el endeudamiento de las empresas.

Por último, Buenaventura ha detallado que en los últimos seis meses la CNMV ha verificado folletos de emisión para seis compañías. De todas ellas, tres no han contado con suficiente demanda, decidiendo en consecuencia las empresas abortar su intento de salida a Bolsa, y otras tres han salido o su proceso de salida está en curso.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS