El bitcoin alcanza nuevos récords aupado por el debut de Coinbase en Wall Street

La criptomoneda supera los 63.000 dólares y acumula una revalorización de más del 800% en el último año

Marquesina de Bit2Me que anuncia el bitcóin en Madrid, al lado de la sede del Banco de España.
Marquesina de Bit2Me que anuncia el bitcóin en Madrid, al lado de la sede del Banco de España.

Cuando parece haber llegado a su límite, la fiebre del bitcoin siempre es capaz de ir unos grados más allá. O mejor dicho, unos dólares. La calentura alcanzó este martes nuevos récords por encima de los 63.000 dólares, rompiendo máximos históricos. El dinero fluye hacia la criptomoneda coincidiendo con el último hito para legitimarla: la salida a Bolsa este miércoles de Coinbase, la principal plataforma de venta de criptomonedas, que debutará con unos múltiplos dignos del fervor que despierta el sector: los analistas calculan que puede alcanzar los 100.000 millones de dólares valoración. La facturación de la compañía está muy lejos de responder a ese precio de mercado, pero se nutre de perspectivas futuras: en el primer trimestre del año ingresó 1.800 millones, frente a los 190 de hace un año, y ganó más de 700.

Más información
Una nueva fiebre del bitcoin acerca la criptodivisa a máximos históricos

Esa idea de crecimiento exponencial es también el sentimiento que anima a los partidarios del bitcoin para seguir comprando. Entre ellos hay quien habla de un superciclo por venir gracias al desembarco masivos de inversiones minoristas. La nueva comunión entre Wall Street y la primera compañía cotizada del mundo de las criptodivisas es para los defensores de este tipo de inversión un paso importante. Pero el precio del bitcoin ha tenido en los últimos meses al fundador de Tesla, Elon Musk, la segunda mayor fortuna del planeta, como el gran animador. La firma de coches eléctricos ha adquirido con sus reservas de efectivo 1.500 millones de dólares en bitcoins, y permite comprar sus vehículos utilizando el bitcoin como medio de pago.

Los expertos llevan años advirtiendo de que la extrema volatilidad de la moneda la incapacita como medio de pago, pero Musk, propenso a las emociones fuertes, ya sea poniendo en órbita alguno de sus cohetes de SpaceX o invirtiendo fuerte, no muestra preocupación alguna. Tesla no solo aceptará el bitcoin como medio de pago, sino que no convertirá la moneda al dólar, con lo que aumentará su exposición al bitcoin, una apuesta que por ahora le está saliendo tremendamente rentable, pero no exenta de riesgo si pincha la burbuja de la que muchos hablan.

Las informaciones que desde el mes pasado apuntan a que grandes bancos de inversión estadounidenses como Morgan Stanley y Goldman Sachs ofrecerán a sus clientes con mayor tolerancia al riesgo acceso la posibilidad de comprar bitcoins también han servido de combustible para la actual efervescencia de su valor. La criptomoneda rebasó los 20.000 dólares en diciembre, hizo lo propio con los 30.000 y 40.000 en enero, en febrero superó la barrera de los 50.000 dólares, y en marzo rompió la de los 60.000 que ahora consolida.

Eso quiere decir que hay inversores amasando grandes cantidades de dinero. Quien hace cinco años comprara un bitcoin y lo mantuviera, habría invertido 384 euros y hoy tendría 54.000. Quien lo hiciera hace dos años, habría desembolsado 4.500 euros y habría visto esa cantidad multiplicarse por doce. Si se observa solo el último año, la revalorización sigue siendo difícilmente igualable: más de un 800%.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El avance del bitcoin ha ido acompañado de un repunte de otras criptomonedas. Existen más de 9.200 criptomonedas registradas, con una capitalización total de más de dos billones de dólares, por encima del PIB de España, aunque el bitcoin representa el 54% del valor de todas juntas, y la segunda, Ethereum, el 11%. Fuera de las dos grandes orbita un universo donde conviven multitud de pequeñas criptodivisas, entre las cuales los inversores buscan rentabilidades rápidas y prácticamente imposibles de obtener en otros activos, asumiendo un riesgo tan elevado como la recompensa en un mercado que nunca duerme: a diferencia de las Bolsas, está activo las 24 horas del día los siete días de la semana.

Los bancos centrales y otras autoridades llevan años predicando en el desierto contra las criptomonedas. Mientras advierten de sus peligros, su precio no deja de subir. La última en hacerlo fue Isabel Schnabel, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE). En una reciente entrevista con el semanario alemán Der Spiegel, calificó al Bitcoin como “un activo especulativo sin ningún valor fundamental reconocible”. Sus palabras, sin embargo, como las de muchos que le precedieron en la crítica, están lejos de actuar como un ibuprofeno. La fiebre no deja de subir.

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS