Fiscalía Anticorrupción

Anticorrupción pide imputar a Brufau y Fainé por el espionaje de Villarejo a Luis del Rivero

La Fiscalía investiga si los empresarios usaron al comisario jubilado para torpedear la operación de Luis del Rivero en la toma el control de Repsol

Villarejo en los juzgados de Plaza de Castilla, en una imagen de archivo.
Villarejo en los juzgados de Plaza de Castilla, en una imagen de archivo.

La Fiscalía Anticorrupción, que investiga desde hace cuatro años las andanzas del comisario José Manuel Villarejo y ha impulsado la apertura de hasta 30 piezas separadas distintas en el denominado caso Tandem, ha pedido al juez instructor la imputación del presidente de Repsol, Antonio Brufau, y del ex presidente de La Caixa, Isidro Fainé, según adelantó El Mundo y confirmó este periódico de fuentes de la Audiencia Nacional.

“Es inevitable escuchar a estos directivos en condición de investigados tras las declaraciones de sus subordinados, por eso hace días se envió el escrito al juez instructor desde la Fiscalía Anticorrupción”, explicaron estas mismas fuentes. La imputación está relacionada con la pieza número 21 del caso Tandem que investiga el supuesto encargo a Villarejo por parte de Repsol y La Caixa para espiar al que entonces era presidente de Sacyr-Vallehermoso, Luis del Rivero y que pretendía tomar el control de la energética con la ayuda de la petrolera Pemex. En aquel momento, La Caixa mantenía una participación relevante en Repsol.

Más información

La investigación tiene algunos paralelismos a la que provocó la imputación de Francisco González, expresidente del BBVA, por contratar supuestamente a Villarejo para espiar en 2004 a Luis del Rivero, que había puesto en marcha una operación para tomar el control de la entidad financiera. Anticorrupción considera probado que el BBVA pagó 10,28 millones al comisario jubilado José Manuel Villarejo para labores de espionaje “a sabiendas de que era un policía en activo” cuando realizó los encargos.

En este caso, Anticorrupción ha hallado indicios de que los directivos de Repsol y La Caixa pudieron cometer un delito de cohecho activo al contratar a Villarejo, que entonces seguía en activo como funcionario de policía dependiente del Ministerio del Interior. El juez García Castellón debe resolver ahora si acepta la petición de la fiscalía y cita como investigados a Fainé y Brufau.

El primer imputado en esta causa fue el director de Seguridad Corporativa de Repsol Rafael Araujo y al ex jefe de Seguridad de CaixaBank Miguel Ángel Fernández Rancaño ―ambos comisarios, uno en excedencia y otro jubilado― y amigos de Villarejo, a quien supuestamente contrataron para el espionaje a Luis del Rivero, según informa Europa Press.

Villarejo también está imputado en esta causa por los delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos. Fernández Rancaño declaró al juez que Fainé estaba supuestamente al tanto de esta contratación de Villarejo para espiar a un empresario que podía tomar el control de la energética.

Controlar Repsol con Pemex

La investigación intenta esclarecer si el encargo hecho al comisario Villarejo pretendía evitar que mediante un acuerdo con la petrolera mexicana Pemex, otro de los grandes accionistas de Repsol, la constructora Sacyr-Vallehermoso se hiciese con el control del consejo de administración de la energética presidida por Antonio Brufau.

El juez explicaba que esa maniobra de Sacyr fue detectada por Repsol, y con la ayuda de CaixaBank, paralizaron de manera temporal el desarrollo del plan elaborado por Luis del Rivero retirándolo de la presidencia de Sacyr Vallehermoso, y haciendo lo mismo con su hijo y con uno de sus colaboradores claves, Rodrigo Álvarez Vázquez, que era el encargado de Seguridad.

Como en otras piezas separadas de la causa, las diligencias se iniciaron gracias a la documentación que atesoraban tanto el comisario como su socio Redondo en sus domicilios.

En los registros se encontró además de abundante documentación sobre el proyecto cuatro facturas derivadas de este encargo por un importe total de más de 280.000 euros, que fueron abonadas por los clientes Repsol y CaixaBank en una cuenta que era de Cenyt, la empresa de Villarejo.

La policía hizo tras tener esas cuatro facturas un estudio de trazabilidad del dinero y descubrió hasta siete abonos en dos cuentas de Cenyt con cargo a Repsol y CaixaBank cuyo montante ascendería a 413.600 euros.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50