Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair retira un avión en Girona y otro en Madrid y exige recortes para evitar despidos

Los sindicatos de tripulantes de cabina y pilotos sospechan que se están traspasando aviones a las filiales

Un avión de Ryanair, en plena maniobra de despegue.
Un avión de Ryanair, en plena maniobra de despegue. EFE

Ryanair sigue amenazando a su plantilla. El pasado 12 de febrero mandó una carta a los trabajadores de las bases que tiene en todo el mundo y, argumentando que siguen las demoras en las entregas de los Boeing 737 MAX, les advirtió de que deberá reducir su flota en nueve bases. Entre estas se encuentran las de Madrid y Girona, de donde retirará un avión en cada una de ellas, lo que conllevaría reducir algunas rutas y podría suponer despidos.

No obstante, la aerolínea da una opción a sus empleados para evitar la reducción de plantilla. En la misiva, les “invita” a aceptar una reducción de jornada durante la temporada de verano o a solicitar excedencias voluntarias. La fecha límite para que cada trabajador comunique su decisión a la compañía expira este viernes. En función de la respuesta que den los trabajadores, señala la carta, la empresa tomará las decisiones que considere oportunas.

Los planes anunciados por Ryanair, que afectan tanto a tripulantes de cabina como a pilotos, pasan por reducir diez aviones de nueve aeropuertos europeos. Además de los dos españoles, se retirarían dos aviones en Stansted (Londres) y uno en Atenas (Grecia), Dublín (Irlanda), Bucarest (Rumania) o Gdansk (Polonia). Desde el aeropuerto Girona-Costa Brava, la portavoz del sindicato USO, Lídia Arasanz, recuerda que la mayoría de la plantilla ya aceptó a finales de 2019 una reducción del 25% de la jornada y pasó de contratos fijos a fijos discontinuos para evitar el cierre de la base.

La representante sindical ve “insostenibles” nuevas reducciones. En la base de Ryanair en Vilobí d’Onyar (Girona) duerme un avión en la temporada de invierno y hasta el año pasado había cinco en verano. No obstante, una vez hechos los recortes, la aerolínea todavía no se ha pronunciado sobre cuántos habrá en verano. Aransaz afirma que la excusa del retraso de los MAX para reducir aviones de estas nueve bases “no es real”, teniendo en cuenta que recientemente ha añadido uno a la base de Santiago de Compostela y tres más a la de Viena (Austria).

Aumento en las filiales

Desde el sindicato de pilotos Sepla mandaron una carta el pasado día 17 pidiendo más concreción a la compañía de bajo coste. No han tenido respuesta. Tampoco creen que el argumento de “sobreoferta de masa laboral” que esgrime la aerolínea irlandesa sea real. El sindicato señala que Buzz y Malta Air, filiales de Ryanair, están ofreciendo puestos de trabajo tanto a pilotos como a personal de cabina y tierra.

"Es curioso que en Ryanair deben reducir aviones mientras los aumentan en las filiales, compañías que no respetan la legislación local, en las que no hay sindicatos y donde el 80% de los pilotos son falsos autónomos, exactamente como era en Ryanair hasta que con la llegada de los sindicatos hace dos años y medio se logró revertir la situación”, indican desde Sepla.

Esta nueva amenaza llega a pocos días para que empiece –el 10 de marzo- en la sala de lo contencioso de la Audiencia Nacional el juicio por el expediente de regulación de empleo (ERE) que supuso el despido colectivo de 224 trabajadores por la reducción de bases en España. En Girona entraron en el ERE 14 empleados y otros 120 firmaron el controvertido contrato de reducción de jornada. Los sindicatos piden la nulidad del ERE y la reincorporación de los empleados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >