Repsol perdió 3.816 millones por las provisiones para la descarbonización

El grupo prevé lanzar un programa de recompra de acciones vinculado con la reducción del 5% del capital social

Sede de Repsol en Madrid
Sede de Repsol en MadridULY MARTIN

Repsol obtuvo unas pérdidas de 3.816 millones de euros en 2019, como consecuencia de los ajustes realizados para sentar las bases de la nueva orientación estratégica de la compañía, que se ha marcado como objetivo de emisiones cero en el año 2050. El resultado, que compara con los 2.341 millones alcanzados en 2018, refleja fundamentalmente una corrección de 4.849 millones en el valor contable de algunos activos, realizado tras asumir nuevos escenarios de precios del crudo y el gas consistentes con los objetivos climáticos del Acuerdo de París. A esas provisiones hay que añadir los 837 correspondientes a los destinados a hacer frente al posible impacto en las cuentas de unas reclamaciones de la china Sinopec a su participada canadiense Talisman.

Repsol anunció el pasado 2 de diciembre esos objetivos, lo que la convierte en la primera de su sector en fijar esta ambiciosa meta de luchar contra el calentamiento del planeta de acuerdo a los objetivos del Acuerdo de París, aspirando a que no supere 1,5 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales. En la consecución de este objetivo, la compañía prevé una reducción progresiva de su indicador de intensidad de carbono sobre la base del año 2016: del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040, para avanzar hacia las cero emisiones netas de CO2 en el año 2050.

El resultado neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía, alcanzó los 2.042 millones, frente a los 2.352 millones del ejercicio anterior. Según la empresa, esta cifra, obtenida en un contexto en el que los precios del crudo y del gas disminuyeron de forma significativa y en el que se registraron menores márgenes internacionales en los negocios industriales, refleja la fortaleza y capacidad de generación de valor. la compañía aumentó su flujo de caja operativo un 8%, hasta los 5.837 millones.

En 2019 la cotización media del crudo Brent descendió hasta los 64,2 dólares por barril, un 10% menos de lo registrado en 2018, mientras que el WTI sufrió una caída mayor, del 12%, situándose en una media anual de 57 dólares por barril. Por su parte, el precio medio del gas Henry Hub bajó un 16%, hasta los 2,6 dólares por MBtu.

Suárez de Lezo: 19,2 millones de indemnización

Luis Suárez de Lezo percibió en 2019 una retribución total de 19,26 millones de euros, repartida en una indemnización de 11,3 millones por dejar sus funciones como secretario general; 8,7 millones como compensación diferida equivalente a tres anualidades y 2,56 millones por el pacto de no competencia postcontractual. Mientras, el consejero delegado, Josu Jon Imaz, cobró 3,878 millones, un 9,4% menos, y el presidente, Antonio Brufau, 2,919 millones, un 6% menos.

La generación de flujo permitió que el pasado mes de julio, el Consejo de Administración acordase proponer a la próxima Junta General aumentar la retribución al accionista a través de una amortización de un 5% del capital social a 31 de diciembre de 2018, lo que se añadirá a las que eventualmente puedan realizarse con motivo de los diferentes scrip dividend. Al hilo de eso, se espera que antes de la Junta General de Accionistas, que se prevé celebrar en mayo, se lance un programa de recompra de acciones vinculado con la reducción del 5% del capital social.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La decisión se suma a la mejora acordada para el dividendo que, con un incremento anualizado del 8% respecto a 2017, alcanzará 1 euro bruto por acción en 2020 bajo la fórmula del scrip dividend y la reducción de capital correspondiente para evitar cualquier dilución.

Más renovable

El área de Downstream (Refino, Química, Movilidad, Lubricantes, GLP, Trading, Mayorista de Gas, y Repsol Electricidad y Gas) tuvo un resultado de 1.456 millones, frente a los 1.583 millones del año anterior. El área mostró su solidez en un ejercicio en el que tuvo que afrontar un debilitamiento de los márgenes industriales, mientras que Trading, Perú, Movilidad y Lubricantes, mejoraron su desempeño, a lo que se unió una contribución positiva del negocio de Electricidad y Gas.

Durante el ejercicio, la compañía continuó su crecimiento en el área de electricidad y gas, superando el millón de clientes, al tiempo que incorporó nuevos activos de generación renovable. Repsol se ha consolidado como un actor relevante en la generación de electricidad baja en emisiones, con una capacidad total instalada de 2.952 MW y planes en marcha que añadirán 1.185 MW. Además, la compañía incrementó hasta los 7.500 MW su objetivo de capacidad de generación de electricidad baja en carbono para 2025, lo que supone 3.000 MW adicionales respecto a su anterior meta. A esto se suma el inicio de la expansión en otros mercados para convertirse en un actor internacional relevante en energías renovables.

Repsol continuó dando pasos como referente en movilidad y adquirió la red de recarga eléctrica y los servicios de comercialización de energía de Ibil, junto con los activos y contratos asociados a estas actividades. Esta transacción consolida la apuesta de Repsol por el desarrollo de la movilidad del futuro, en la que desempeña un papel clave como líder del suministro de energía para este ámbito en España.

El área de Upstream (Exploración y Producción) obtuvo un resultado de 1.050 millones, frente a los 1.325 millones que alcanzó en el ejercicio 2018. El negocio mostró su capacidad de adaptación y flexibilidad para hacer frente a un contexto de menores precios del crudo y del gas. La producción de Repsol alcanzó los 709.000 barriles equivalentes de petróleo diarios, en línea con los 715.000 barriles del año anterior. La incidencia de las interrupciones en Libia fue paliada por la obtención de nuevos barriles provenientes de la conexión de pozos en Marcellus (Estados Unidos), Duvernay (Canadá) y Akacias (Colombia), y por la activa gestión del portafolio, que incluyó la adquisición de Mikkel (Noruega) y la participación de Equinor en Eagle Ford (Estados Unidos).

A esto se añadió el inicio de la producción en Buckskin, proyecto localizado en el Golfo de México estadounidense y que en su fase inicial alcanzó un volumen de 30.000 barriles de petróleo al día. Su puesta en marcha se logró meses antes de lo previsto y con una reducción de costes de más del 40% respecto al proyecto original.

En la actividad exploratoria, destaca el descubrimiento realizado en el bloque Sakakemang, en Indonesia, considerado uno de los mayores del mundo en todo el año 2019. Se trata también del hallazgo de gas más grande de ese país de los últimos 18 años, con una estimación preliminar de, al menos, 2 billones de pies cúbicos de gas (TCF) de recursos recuperables, equivalentes a dos años del consumo de España.

Para alcanzar los objetivos de descarbonización establecidos por Repsol, el área de Upstream orientará su portafolio al cumplimiento del Acuerdo de París, y priorizará la generación de valor sobre el crecimiento de la producción, manteniendo como eje estratégico del negocio la flexibilidad, poniendo el foco en la rotación y mejora de la cartera de activos y en la generación de caja.

La compañía mantendrá el equilibrio entre las reservas de gas y petróleo, con una visión del gas como energía para la transición energética, y teniendo en cuenta también el papel activo que el petróleo debe jugar en un mundo más descarbonizado.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS