Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pequeño socio para grandes laboratorios

La empresa Qualitecfarma ofrece servicios a compañías farmacéuticas para que desarrollen medicamentos

Óscar Mesa cree que hay dos momentos clave para emprender. El primero, cuando uno es joven, sin responsabilidades y con poco que perder. Otro es entre los 45 y los 50 años: por norma general, se atesora cierta experiencia, las obligaciones personales se han atenuado y en ocasiones se ha acumulado algo de capital. Su caso encaja en la primera opción. Tenía 20 años largos y aún vivía con sus padres. Farmacéutico de profesión, fundó QualitecEuropa, después rebautizada como QualitecFarma, que presta servicios a compañías farmacéuticas, desde asesorar en planes de desarrollo de medicamentos hasta los trámites de registro internacional, pasando por la vigilancia de los productos.

Mesa cuenta su teoría sobre el emprendimiento con la veteranía que le otorgan sus dos décadas en el cargo. A los 48 años, ha podido ir comprobando la ilusión de los comienzos, los escollos del camino y la recompensa del trabajo. Con 25 personas en plantilla y una facturación de unos dos millones de euros en 2019 (un año antes superó el millón y obtuvo 85.000 euros de beneficios), el director y fundador de QualitecFarma apunta que él vio la oportunidad en un momento agitado y que ha sabido adecuarse a las eventuales exigencias.

“Empecé yo solo, ayudando con temas regulatorios y cosas más sencillas”, rememora ahora Mesa desde sus instalaciones de Aravaca, en Madrid. A mediados de la década de los noventa, señala, se dio una época interesante para el gremio. Empezaban a desarrollarse muchos medicamentos genéricos debido al vencimientos de muchas patentes. Surgieron entonces más compañías, puestos de trabajo y necesidades. Había multinacionales, pero también proyectos más pequeños que necesitaban supervisión. “Venía de la industria y vi una necesidad”, dice el responsable de QualitecFarma, que “agudizó el ingenio” para poder salir adelante con su propia iniciativa. “Lo más habitual era realizar la burocracia necesaria. Antes había que traducir todo y estaba en papel. Además, la legislación cambiaba de país a país”, indica. Él se dedicaba individualmente a estas cuestiones, aunque a veces contrataba a alguien de forma puntual.

Poco a poco se ampliaron las funciones. QualitecFarma pasó de ser el trampolín en estos primeros peldaños a abarcar el procedimiento entero. “La situación ha cambiado mucho. Se ha digitalizado el proceso, el nacimiento de empresas se ha estabilizado y se ha adecuado el marco regulatorio”, comenta Mesa. Esa evolución del entorno impregnó su firma, que tuvo que adaptarse a las nuevas coordenadas. De una labor más centrada en el papeleo amplió a la estrategia a la consultoría integral.

“Ahora los trámites son simultáneos, la comunicación es global y está todo más unificado. Por eso comenzamos a diversificar”, expresa. La empresa orienta en el impulso de medicamentos. “Supervisamos y coordinamos todas las fases del desarrollo”. Desde la experimentación con animales, que sirve para determinar la seguridad del medicamento, hasta el test con voluntarios sanos y con pacientes, comprobando de nuevo la seguridad y las dosis eficaces, así como los posibles efectos adversos. “A partir de ahí ya se puede completar la estadística”, explica, matizando que es un resumen muy escueto de un procedimiento muy largo. “Se suele criticar a la industria farmacéutica por los precios y las cifras que manejan, pero hay que tener en cuenta que cada medicamento tiene unos 15 años de desarrollo e inversiones que alcanzan los 1.500 millones de euros. Y hay hasta 20 años de patente, así que luego apenas hay cinco para rentabilizar la inversión”, incide, cifrando en un 70% la tasa de riesgo de este negocio. “Las compañías suelen tener varias líneas de investigación abiertas, porque 7 de cada 10 se caen”, afirma.

Bajo estos parámetros, la vigilancia y la coordinación de las operaciones clínicas han de ser exhaustivas. “Este ámbito ha crecido mucho y hay que distinguirse por la cualificación, la experiencia y por el presupuesto, claro”, argumenta Mesa, que alaba a su equipo por la profesionalidad y experiencia (“Al final, el que menos sabe soy yo”, esgrime).

Mercado internacional

El jefe de QualitecFarma asegura que un 65% de sus clientes están fuera de España —generalmente en Europa, Estados Unidos (donde está abriendo una delegación), Latinoamérica o puntos concretos de Asia como Singapur— y que no puede dar un dato concreto del número de clientes. “Quizá centenares, pero es que tenemos desde quien nos contrata para algo de dos horas hasta con quien nos comprometemos por tres años”, dice. Cree que su apuesta la hizo en un momento propicio para emprender y que debe a la constancia el haber alcanzado “la primera división”, aunque la firma esté rodeada de gigantes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >