Torres, presidente del BBVA: primer año y primera crisis abierta

El primer ejercicio del ejecutivo ha estado marcado por las imputaciones a directivos y los problemas causados por el ‘caso Villarejo’

Carlos Torres, en la presentación de resultados del BBVA del año 2018.
Carlos Torres, en la presentación de resultados del BBVA del año 2018.ULY MARTIN

El 26 de septiembre de 2018, el BBVA emitió un comunicado en el que anunciaba que, desde el 1 de enero de 2019, Carlos Torres Vila, “actual consejero delegado, reemplazará a Francisco González como presidente ejecutivo”. A continuación, González definió el relevo como “una transición ordenada y bien planificada. El consejo trabaja con dedicación para dar continuidad al gran proyecto de transformación de BBVA”.

Es difícil saber cómo se planificó el cambio, pero según los hechos ocurridos, no ha sido muy ordenado. Estos doce primeros meses de Torres —en los que apenas ha cambiado el consejo y la estructura directiva heredada— se han convertido en una montaña rusa que ha girado alrededor de los documentos publicados sobre Cenyt, la empresa del comisario jubilado, José Manuel Villarejo, y los pagos realizados por el BBVA. Supuestamente, Cenyt recibió el encargo de espiar a empresarios, políticos y periodistas para el banco.

Revalorización de las acciones

Datos en euros por acción

8

Bankinter

7,02

6,53

6

4,98

BBVA

4,63

4

Santander

3,97

3,73

CaixaBank

3,16

2,80

Bankia

2,56

2

1,90

1,04

Sabadell

1,00

0

31-12-18

31-12-19

Variación en porcentaje

-6,98

Bankinter

+7,56

BBVA

-6,05

Santander

-11,39

CaixaBank

-25,78

Bankia

Sabadell

+4,00

-30

-25

-20

-15

-10

-5

0

5

10

Fuente: Infobolsa.

EL PAÍS

Revalorización de las acciones

Datos en euros por acción

8

Bankinter

7,02

6,53

6

4,98

BBVA

4,63

4

Santander

3,97

3,73

3,16

CaixaBank

2,80

Bankia

2,56

2

1,90

1,04

Sabadell

1,00

0

31-12-18

31-12-19

Variación en porcentaje

-6,98

Bankinter

+7,56

BBVA

-6,05

Santander

-11,39

CaixaBank

-25,78

Bankia

Sabadell

+4,00

-30

-25

-20

-15

-10

-5

0

5

10

Fuente: Infobolsa.

EL PAÍS

Revalorización de las acciones

Datos en euros por acción

7

Bankinter

7,02

Variación en porcentaje

6,53

6

-6,98

Bankinter

5

4,98

+7,56

BBVA

BBVA

4,63

4

Santander

3,97

3,73

-6,05

Santander

3

CaixaBank

3,16

2,80

-11,39

CaixaBank

Bankia

2,56

2

1,90

-25,78

Bankia

1

1,04

Sabadell

1,00

Sabadell

+4,00

0

-30

-20

-15

-5

0

10

31-12-18

31-12-19

Fuente: Infobolsa.

EL PAÍS

El mandato de Torres comenzó con un gran sobresalto: el 9 de enero Moncloa.com y El Confidencial publicaron que “el BBVA pagó medio millón a Villarejo para frustrar el asalto de Sacyr y el PSOE al banco” en 2004. La noticia no era nueva para los directivos porque en mayo de 2018 ya se habían dado a conocer las primeras facturas de Villarejo pagadas por el banco en diario Público.

Un día después, el 10 de enero de 2019, Torres emitió el primero de los 14 comunicados que presenta en la página web de la entidad sobre este asunto. Dijo el presidente que “de ser ciertas” estas informaciones “revestirían una indudable gravedad” y que si “existen estas irregularidades, el banco tomará las medidas internas que procedan”. Cuatro días después, envió una carta a los empleados en que afirmó que el banco llevaba investigando este asunto desde junio de 2018, sin encontrar “ninguna documentación que refleje el seguimiento e intervención de comunicaciones privadas”. No obstante, algo debió temer Torres porque ese mismo día decidió “ampliar el alcance de la investigación” “de manera profunda y exhaustiva”. Garrigues, habitual en la defensa del banco y volcado en esta labor desde mediados de 2018, decidió contratar a la auditora PwC para que realizara un informe forensic (o forense) que rastreara correos electrónicos, documentos y mensajes por móvil con palabras sospechosas entre 2004 y 2018. También se incorporó Uría y Menéndez a la defensa del banco. Aunque la entidad sostiene que el informe está prácticamente terminado, el hecho es que la investigación no se ha cerrado en teoría por si la Audiencia Nacional realiza más peticiones de datos al banco.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El 1 de febrero Torres realizó unas arriesgadas declaraciones, al decir que defendía la inocencia de su predecesor: “Yo creo en Francisco González”, afirmó después de que el expresidente le asegurara que “tenía la conciencia tranquila” sobre este asunto.

Meses después, la lista de imputados incluye al propio González, al BBVA como persona jurídica, y a 12 directivos y exdirectivos. Al banco se le acusa de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios. No obstante, el BBVA asegura que “de los hechos investigados no se deriva responsabilidad para el BBVA”.

Sin embargo, no todo han sido disgustos para Torres: tras fuertes bajadas en ejercicios anteriores, el BBVA es el banco con mejor comportamiento en Bolsa durante este año del Ibex 35. Ha subido el 7,55% frente a las caída de CaixaBank del 11,4% y el Santander un 6%. Fuentes del banco destacan este logro como el más relevante del año, ya que demuestra que los grandes inversores no se han dejado llevar por los problemas que pueda causar el caso Villarejo.

“Los grandes ahorradores están más preocupados por los retos del sector, la estrategia y los resultados financieros. Este caso no ha trascendido mucho fuera de nuestras fronteras por ahora”, comenta Juan Prieto, director general de Corporance Asesores, una firma que aconseja a los inversores sobre empresas del Ibex.

Según Javier Molina, portavoz de la plataforma de inversión e-Toro, los analistas se han fijado más en la evolución de los resultados “que no ha sido mala y las perspectivas para 2020, que contemplan una ligera subida del beneficio, así como en los avances en la digitalización, campo donde el BBVA está por delante de sus competidores. No creo que el caso Villarejo le haya hecho perder negocio al BBVA; quizá ha habido amarillismo y exageración en la prensa en este tema. El precio de la acción ya recoge lo que se sabe sobre este asunto”. En cuanto al negocio, el banco ha ganado hasta septiembre 3.667 millones, un 1,2% más, aunque para el cierre de año tendrá que hacer frente a unas pérdidas de 1.500 millones de dólares por la depreciación de la filial de Estados Unidos, aunque este contratiempo no afectará a su dividendo. Desde 2009, el BBVA ha depreciado el valor de su filial estadounidense en 5.100 millones de dólares.

Torres sabe que el Banco Central Europeo (BCE) está preocupado y pendiente de lo que hace el juez (y el banco). Hasta ahora, la entidad solo ha prescindido de dos empleados: Eduardo Arbizu, el que fuera jefe legal y de control interno (que se ha ido cobrando la pensión y la paga variable) y Antonio Béjar, despedido sin indemnización ni pensión. Béjar fue el máximo responsable de la Operación Chamartín y jefe de Riesgos del BBVA España, cuando se contrató a Villarejo para, en teoría, recuperar morosos. La versión de este exdirectivo ante la Audiencia no concuerda con la del banco ni con los datos del informe ofrecidos por el forense. Los fiscales y el juez deben decidir si la investigación se ha hecho correctamente, un tema clave en este caso, ya que de no ser así, la responsabilidad sería de Torres.

El BCE está pendiente de este asunto y ha pedido el informe forense al juez. El supervisor quiere saber si los actuales directivos o consejeros sabían quién era Villarejo, que facturó más de 10 millones al banco, y del que ya se publicaron artículos que mostraban su oscura trama al menos desde abril de 2015, algunos de ellos en este diario. Desde hace meses, el BCE, por boca del vicepresidente Luis de Guindos, ha pedido al BBVA que ataje este tema “con rapidez y con la máxima profundidad”. No es la primera vez que el BCE se dirige a Torres. Su llegada a la presidencia ya fue polémica porque el supervisor prefería que no fuera ejecutivo. Sin embargo, Torres se mantuvo firme y ahora controla áreas clave, como Estrategia, Legal, Auditoría y Comunicación. “El nombramiento de Torres fue visto con recelo por los supervisores europeos. El asunto ha mejorado con el nombramiento de Onur Genç como consejero delegado, pero el BCE y el Mecanismo Único de Supervisión todavía lo ven con recelo; los cambios del consejo previstos para marzo pueden ser un buen termómetro para valorar en qué momento se encuentra su relación”, indica Gonzalo Lardiés, gestor de renta variable de A&G Banca Privada.

En su opinión, el caso Villarejo “no ha ayudado a generar la confianza suficiente en los reguladores a la hora de depurar las posibles responsabilidades y generar una estructura corporativa que evite que esta mala praxis institucional se pueda reproducir”.

Entre los banqueros y expertos se está valorando cómo se ha gestionado esta crisis; es decir, si Torres se ha dejado llevar por los acontecimientos o ha ido por delante de ellos. “Debería haber actuado con mayor rapidez, diligencia y transparencia. Hemos echado de menos una actuación y respuesta más eficaz a un asunto tan relevante que afecta al gobierno y la reputación de la entidad. Se han producido cambios por factores externos, como la presión de los medios y de los reguladores”, indica Prieto desde Corporance Asesores.

Javier Molina, de e-Toro, coincide en que Torres “ha ido por detrás de los acontecimientos. Ha reaccionado en algunas ocasiones, sobre todo por los empleados, que han vivido este tema de manera intensa, pero es un asunto muy complejo y hay que esperar a ver en qué queda”.

Impacto en la reputación

Nadie duda de que el tema ha impactado en la reputación del BBVA, algo admitido por el propio banco, aunque después intentó quitarle hierro. Los datos lo avalan. “El BBVA está teniendo un problema reputacional. En 2018 ocupaba el 4º puesto del ranking de reputación empresarial y en 2019 pasó al décimo puesto”, afirma Manuel Sevillano, director general de la empresa de análisis de reputación Merco. Esta firma se nutre de opiniones de directivos de empresas, empleados, expertos, periodistas y consumidores.

Sevillano cree que Torres “se ha volcado en gestionar el corto, al consumidor y la conversación en redes que es relativamente sencillo de manejar; pero que el problema va a acabar imponiendo, porque los colectivos más informados sí les están penalizando. Eso no se maneja con inversiones en comunicación, ni con declaraciones del consejero delegado sino con un cambio creíble de comportamientos, algo que en mi opinión no están haciendo”. En la clasificación de líderes más reputados, Carlos Torres ocupa el puesto 30 y hace un año estaba en el 35. Por el contrario, Francisco González, expresidente, ha presentado una de las mayores bajadas, al pasar del puesto quinto al 56 en 2019.

El BBVA ha acabado el año declarando durante 14 horas ante la Fiscalía Anticorrupción y el juez José Manuel García-Castellón por las dudas que existen sobre su actuación en este caso. El primer año de Torres ha acabado como empezó, con el caso Villarejo, un asunto espinoso que amenaza con prolongarse y desgastar al presidente durante mucho tiempo.

Historia de tres Agentes: Torres, Pizarro y González

Carlos Torres Diz, el padre de Carlos Torres Vila, presidente del BBVA, juró como Agente de Cambio y Bolsa en octubre de 1976. En la siguiente década, Manuel Pizarro y Francisco González aprobaron la oposición de Agentes. Directivos de la Bolsa de Madrid de aquellos años, que piden el anonimato, recuerdan que los tres mantuvieron amistad pese a la diferencia de edad que existía entre ellos, tal y como señaló Cinco Días en un reportaje publicado en 2015. Estas fuentes también han aclarado que no eran íntimos amigos, pero sí que se les veía juntos a los tres en el parqué madrileño. Pizarro y González sí admiten su estrecha relación que se fraguó aquellos días y que mantiene hasta ahora, aunque minimizan la relación con Torres Diz.

Algunas fuentes financieras recordaron esta relación entre los tres agentes cuando Carlos Torres hijo fichó por Endesa en 2002, el mismo año que Pizarro alcanzó la presidencia ejecutiva de la eléctrica. Torres, que había sido socio de McKinsey, fue nombrado director de estrategia y miembro del comité de dirección; en 2007 asumió la Dirección Corporativa Financiera y de Control de Endesa, desde donde jugó un importante papel de apoyo a Pizarro en la OPA de Gas Natural, E.On y Enel sobre la eléctrica.

Tras su salida de Endesa, fuentes financieras apuntan que Pizarro habló con González para recomendar la incorporación de Torres al BBVA. Sin embargo, este apostó por la presidencia de Isofotón, una pequeña compañía especializada en la fabricación de células y paneles fotovoltaicos. Siete meses después, en septiembre de 2008, Torres cambió de idea y fue fichado por el BBVA como responsable de estrategia, un cargo que dependía directamente del presidente. En diciembre de 2008, Torres entró en el comité de dirección y asumió la responsabilidad de Expansión Corporativa del BBVA, desde donde dirigió la compra del turco Garanti, entidad en la que trabajaba Onur Genç, actual consejero delegado del grupo. Diez años después, Torres fue propuesto como presidente.

Fuentes de la entidad comentan que Carlos Torres no conoció a González hasta que le entrevistó para ir al BBVA. No obstante, estas fuentes sí admiten que es probable que González conociera al padre de Carlos Torres así como que pidiera referencias a Pizarro antes de ficharle.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS