LVMH adquiere Tiffany por 13.500 millones, un 2,6% por debajo del precio inicial

El grupo francés de productos de lujo y la joyería estadounidense acuerdan la adquisición tras un año desencuentros

Tienda de Tiffany en Manhattan (Nueva York, EE UU).
Tienda de Tiffany en Manhattan (Nueva York, EE UU).Carlo Allegri / REUTERS

Finalmente, la boda entre el mayor grupo de productos de lujo y la casa de joyería más célebre del planeta se consumará a un precio ligeramente inferior al acordado por las partes hace un año. Tras meses de tira y afloja que incluso llegaron a los tribunales, el grupo francés LVMH, propietario de marcas como Louis Vuitton, Bulgari o Moët & Chandon, adquirirá la joyería estadounidense Tiffany pagando al contado 131,5 dólares por acción, lo que supone una rebaja del 2,6% sobre los 135 dólares que ofreció en noviembre del año pasado, cuando se anunció la operación.

La oferta supone valorar la empresa de joyería en algo menos de 15.780 millones de dólares (algo menos de 13.500 millones de euros), frente a los 16.200 millones ofertados hace un año. El nuevo precio fue aceptado por el consejo de administración de Tiffany, lo que dio luz verde a una operación que ya cuenta con la aprobación de las autoridades de competencia concernidas, incluida la de la UE, y que se completará a principios de 2021 si los accionistas de la joyera dan su visto bueno y no surgen nuevos problemas. Durante los meses transcurridos desde noviembre hasta este jueves los ha habido, hasta el punto de que la fusión estuvo a punto de irse al traste, con las dos partes acusándose mutuamente y litigando en un tribunal estadounidense. El nuevo acuerdo supone también retirar los cargos en los tribunales.

La batalla judicial se desencadenó en septiembre, cuando el grupo francés, dirigido por el multimillonario francés Bernard Arnault, tras una serie de retrasos sobre las fechas previstas para culminar la operación, anunció que cancelaba la compra debido a una “sucesión de eventos” que han “debilitado la transacción”. Según la versión de LVMH, el Gobierno francés solicitó a la empresa que cancelase la adquisición como respuesta a una amenaza de subida de aranceles a productos franceses por parte del Gobierno de EE UU.

La respuesta de la mítica joyería, cuyo icono es la tienda de Manhattan inmortalizada en Desayuno con diamantes, fue demandar al grupo francés ante un juzgado de Delaware (EE UU) para forzarlo a completar la operación. LVMH respondió a su vez con otra, en la que esgrimía la pandemia de coronavirus como argumento para romper el acuerdo y acusaba a la cúpula de la joyería de mala gestión por pagar un dividendo demasiado elevado mientras, debido a la pandemia, sus cuentas se deterioraban.

La guerra entre ambas, sin embargo, no duró demasiado. Esta misma semana, los dos bandos anunciaron que retomaban las conversaciones, que cristalizaron este jueves con un acuerdo que, en síntesis, incluye una tímida rebaja de precio.

“Este pacto equilibrado alcanzado con el consejo de administración de Tiffany permite a LVMH trabajar en la adquisición con toda serenidad y retomar el diálogo con Tiffany sobre las modalidades de la integración”, señaló en la nota Arnault, afirmando estar “más convencido que nunca del formidable potencial de la marca” estadounidense. “Seguimos creyendo en la potencia y el valor de la marca Tiffany y en los incontestables beneficios estratégicos y financieros de esta unión a largo plazo”, señaló Alessandro Bogliolo, director general de Tiffany.

Lo más visto en...

Top 50