Crisis del coronavirus

Italia anuncia ayudas de 5.400 millones para aplacar las protestas de las empresas afectadas por los cierres

El Gobierno responde a las críticas de lentitud con unos subsidios que pretenden aplicarse con “rapidez, sencillez y eficacia”

Protestas en Milán celebradas el miércoles para reclamar más ayudas para los sectores afectados por el cierre decretado por el Gobierno italiano.
Protestas en Milán celebradas el miércoles para reclamar más ayudas para los sectores afectados por el cierre decretado por el Gobierno italiano.ANDREA FASANI / EFE

El Gobierno italiano repite una y otra vez que su objetivo en esta emergencia sanitaria, además de proteger la salud de los ciudadanos, es salvaguardar el tejido económico del país, duramente castigado en los últimos años. Por eso, su intención es evitar un segundo confinamiento a toda costa. Para contener el aumento exponencial de casos, el Ejecutivo de Giuseppe Conte ha decretado restricciones parciales, como la clausura de cines, teatros y gimnasios y el cierre de bares y restaurantes a las seis de la tarde, entre las protestas de los sectores perjudicados. Ahora ha aprobado un paquete de ayudas por valor de 5.400 millones de euros para las empresas afectadas.

El Gobierno anunció el domingo las restricciones, que afectan sobre todo a la restauración y la cultura. Y el martes por la noche desbloqueó el paquete de ayudas. En ese intervalo de tiempo, en varias ciudades de todo el país se desataron protestas por parte de dueños de restaurantes, taxistas, trabajadores de gimnasios y de cines y teatros. El ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, ha agradecido a quien “ha salido a las calles para oponerse al decreto del Gobierno, señalando las ganas de los italianos de continuar produciendo, crear trabajo y hacer negocios”.

El primer ministro, Giuseppe Conte, insistió en que “los cierres no han sido indiscriminados” y explicó que “para evitar que la curva se nos vaya de las manos es necesario reducir las principales ocasiones de socialización”. También anunció que las ayudas llegarán de forma automática a las empresas que ya solicitaron financiación en los meses pasados y dijo que para “mediados de noviembre” ya habrán recibido el dinero.

En el pasado, el Gobierno ha recibido numerosas quejas sobre la extensa burocracia y los tiempos dilatados para recibir los subsidios. El ministro de Economía, Roberto Gualtieri señaló que este decreto está marcado por la “rapidez, sencillez y eficacia”. Y explicó: “Somos conscientes de que las restricciones han obligado a muchos empresarios a cambiar de planes y perspectivas, por eso hemos optado por medidas de apoyo más sencillas y más rápidas y hemos decidido reforzarlas”.

El plato fuerte del nuevo decreto es la partida de 2.400 millones de euros destinados a ayudas a fondo perdido para las actividades cerradas durante al menos un mes por las nuevas restricciones aprobadas por el Gobierno o que deberán reducir su horario. En esta ocasión, a diferencia de las anteriores, se incluirá también a aquellas empresas con una facturación superior a los cinco millones de euros. Según Gualtieri, se beneficiarán de estas contribuciones más de 300.000 empresas y obtendrán “importes mayores” de los percibidos en ayudas los meses pasados, hasta un máximo de 150.000 euros. Las actividades que no hayan solicitado estas subvenciones en las fases anteriores de la emergencia y las necesiten ahora podrán empezar a cobrarlas a mediados de diciembre, según aseguró el ministro.

Como ejemplo, habló de un restaurante con una facturación de hasta 400.000 euros, y que podrá recibir 5.173 euros del Estado, mientras que los que facturen más de cinco millones dispondrán de hasta 25.000 euros. Los gimnasios, piscinas, cines y teatros completamente cerrados podrán recibir hasta un 200% más que en los meses pasados con los anteriores paquetes de estímulos; y los bares y restaurantes que deben reducir su horario percibirán hasta un 150% más.

Además, el nuevo decreto permitirá también suspender temporalmente el pago de las obligaciones fiscales de las empresas y se amplía hasta el 31 de enero el sistema de paros temporales que se utiliza en Italia, similar a los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTE).

El plan del Gobierno permitirá además comprar para los meses de noviembre y diciembre dos millones de pruebas de detección del coronavirus y reforzar los sistemas de rastreo. También habrá ayudas para los trabajadores del deporte, que recibirán hasta 800 euros, y para la cultura. En este sentido, el ministro de Cultura y Turismo, Dario Franceschini, anunció en un comunicado que más de 1.000 millones irán a la cultura y al turismo.

También se ha creado un fondo de 100 millones de euros para sostener a las empresas del sector agrícola. Y se ampliará dos meses más el fondo de emergencia destinado a las familias que no están cubiertas por ningún tipo de subsidio.

Lo más visto en...

Top 50