Casi la mitad de los españoles prefiere flexibilidad laboral a salario

Cerca de cinco de cada diez empleados han tenido que sufragar los gastos de las herramientas para el teletrabajo, según un estudio de HP

Los trabajadores españoles piden a las empresas que replanteen sus políticas de trabajo en remoto.
Los trabajadores españoles piden a las empresas que replanteen sus políticas de trabajo en remoto.Emilio Naranjo / EFE

El teletrabajo se ha impuesto. Y ha cambiado las prioridades de los empleados a la hora de elegir la compañía en que trabajar. El criterio salarial, el más habitual hasta ahora para decantarse por una empresa u otra, ha dado paso a la flexibilidad. Según se desprende de un estudio presentado hoy por HP, para el 42% de los estadounidenses y el 44% de los europeos, las facilidades de la organización para trabajar en remoto son más importantes que el propio sueldo (que es lo más destacado para el 36% y el 34% de los 6.000 profesionales consultados por la compañía).

En España el porcentaje sube hasta el 47% de los entrevistados y pone de manifiesto la positiva valoración que hacen del teletrabajo, que condiciona la productividad de los empleados. Según Inés Bermejo, responsable del negocio de impresión de la región sur de Europa de HP, “es la conclusión más relevante del estudio”. A su juicio, “hasta ahora en nuestro país teníamos una forma de trabajo muy tradicional, pero durante la pandemia los profesionales han tenido que buscarse la vida y han descubierto la formación continua y la flexibilidad. Es un mensaje claro para las empresas, que tienen que diseñar sus entornos laborales para satisfacer estas demandas”. Bermejo considera que nos enfrentamos a un entorno híbrido en el que será vital gestionar la cooperación y la comunicación internas.

Por ahora, los trabajadores se han sentido desatendidos por las empresas donde trabajan durante estos meses de pandemia y trabajo en remoto. Algo que, por un lado, les ha hecho volverse más conscientes de que deben tomar las riendas de su carrera profesional e incorporarse al aprendizaje continuo (también en esta creencia España lidera Europa, con casi siete de cada 10 encuestados), pero que, por otro, les ha llevado a quejarse del poco apoyo aportado por sus organizaciones (el 58%), incluso a la hora de contar con las herramientas y tecnología necesarias para desarrollar sus obligaciones.

Uno de cada dos europeos ha tenido que comprarse herramientas o materiales, como silla o auriculares, por ejemplo, y también ordenadores e impresoras, cuya demanda sigue disparada, según HP. En España han sido el 47% de los empleados y en Estados Unidos dos de cada tres. Los profesionales afirman que las empresas todavía no están preparadas para el cambio, para el nuevo modelo laboral que se está fraguando. Y carecen de la tecnología suficiente para ponerlo en marcha. Precisamente la tenencia de esta tecnología se ha convertido igualmente en un argumento para moverse de empresa, como así manifiestan uno de cada tres consultados.

Vuelta a la oficina

No obstante, más de la mitad de los empleados se decantan por la vuelta a la oficina. Aunque en otras condiciones. El teletrabajo, estiman, puede afectar a su compromiso, su productividad y creatividad. De hecho, uno de cada tres encuestados se dice menos productivo y se reconoce desconectado de la cultura empresarial. Otro toque de atención a las corporaciones, que deben fomentar la comunicación y la colaboración, según Bermejo. Ambas impactan en el compromiso de las plantillas y en su lealtad, dice.

Las compañías actualmente están analizando cómo prepararse para que los puestos de trabajo se adapten a las personas, indica la responsable de HP, que considera que la recién aprobada ley del teletrabajo no recoge las discusiones que están protagonizando. “El año que viene estaremos preparadas ante el nuevo modelo”, avanza, contraria a que la legislación llegue antes de las decisiones empresariales.

Más información

Lo más visto en...

Top 50