La CNMC concluye que Amazon realiza labores de operador postal y que debe cumplir con la normativa del sector

La resolución obliga a la plataforma a cumplir con una serie de obligaciones y a dar cuenta de su política tarifaria y laboral

Centro logístico de Amazon en Dos Hermanas, Sevilla.
Centro logístico de Amazon en Dos Hermanas, Sevilla.Negredo Martin, Jaime / Europa Press

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha determinado que Amazon realiza labores de operador postal y que, por lo tanto, debe cumplir con la normativa de este sector. Así lo ha señalado en una resolución publicada este martes, tras iniciar en febrero un procedimiento para determinar si la plataforma podía considerarse como tal. Ahora, la tecnológica estadounidense tiene un mes para presentar la oportuna declaración responsable ante el Ministerio de Transportes.

La consideración de Amazon como operador postal no solo obliga a la plataforma de comercio electrónico a darse de alta en el Registro del Sector Postal del Ministerio, sino que conlleva toda una serie de obligaciones vinculadas a la protección de los datos y la privacidad de los usuarios o dar cuentas de la política tarifaria y laboral. En la medida que Amazon emplea colaboradores para la realización de sus actividades de mensajería y paquetería, también deberá velar por que estos cumplan con estas mismas exigencias.

Competencia ha llegado a esta conclusión tras abrir un procedimiento a dos sociedades del grupo estadounidense (Amazon Spain Fulfillment, S.L. y Amazon Road Transport Spain, S.L.) y analizar de manera pormenorizada el modelo de negocio y las actividades realizadas por la plataforma —como las características de los envíos que gestiona o la relación jurídica que existe con los autónomos que realizan la distribución de sus paquetes—. El objetivo del regulador era valorar para valorar si tienen amparo y son coincidentes con las labores efectuadas por otros operadores postales que intervienen en el mercado de la mensajería y paquetería.

El organismo concluye, a la luz de la normativa postal, tanto nacional como comunitaria, que el hecho de que Amazon tenga como actividad principal el comercio electrónico y que su modelo de negocio tenga como soporte principal una plataforma electrónica no excluye ni impide que pueda realizar funciones que tengan la consideración de carácter postal.

Es más: según la CNMC, las labores objeto de estudio en este expediente “tienen perfecto encaje” en la normativa postal frente a otras opciones consideradas como las del sector transporte o logístico. La singularidad de que Amazon ponga a disposición de terceros comerciantes minoristas sus servicios de mensajería y paquetería y no los utilice en exclusiva para la entrega y distribución de los productos excluye que puedan quedar exentos de la normativa por la vía de la autoprestación.

A juicio de la CNMC, que Amazon recurra a distintos operadores del sector postal para complementar sus servicios de mensajería y paquetería, ejerciendo una influencia y control intenso sobre estos colaboradores, les distingue de otros comerciantes o distribuidores minoristas que se limitan a subcontratar un servicio de paquetería y le dota de una capacidad de dirección sobre la prestación del servicio similar a la de cualquier otro operador del sector.

Además, el organismo estima que contar con la autorización de transportista no excluye del cumplimiento de la normativa postal si además del transporte se realizan otros cometidos que tienen el carácter de postal, tal y como reconoce la Ley del Sector Postal al establecer la necesaria coordinación entre el Registro de Transportes y el de Empresas Prestadoras de Servicios Postales.

Lo más visto en...

Top 50