Fusión Bankia-Caixabank: la recuperación del dinero público se antoja complicada

Las acciones de la entidad resultante tendrían que multiplicar por 10 su valor en Bolsa para que el Estado recobrase todos los fondos inyectados

Sede de Bankia en las torres KIO en Madrid.
Sede de Bankia en las torres KIO en Madrid.GABRIEL BOUYS / AFP

Cuando en 2010 Caja Madrid se fusionó con otras seis entidades para acabar formando Bankia recibieron 4.465 millones en ayudas públicas. En 2012, con Bankia en el centro de las turbulencias que se cernían sobre España, se inyectaron otros 17.959 millones para salvar los depósitos y alejar el riesgo de quiebra del Tesoro español. De ahí la cifra de 22.424 millones puestos en Bankia. Además, hay que sumar los 1.645 millones entregados a BMN, que luego fue absorbida por Bankia. En total, la cantidad de dinero público en juego asciende a 24.069 millones. También podrían contabilizarse los 6.103 millones que se metieron en Banco de Valencia antes de que se la quedara CaixaBank por un euro.

Pese a que el Gobierno de Rajoy dijese que no costaría un euro, de los 24.000 millones solo se han recuperado unos 3.000 millones que se mantienen guardados en BFA, la matriz que controla Bankia y que es 100% propiedad del Estado. 961 millones proceden del cobro de dividendos. Y otros 2.122 millones de que se vendiesen dos paquetes de acciones: uno en 2014 del 7,5% del capital por 1.403 millones a un precio de 6,04 euros la acción actualizado con la agrupación de acciones que hizo Bankia en 2016. Y otra venta en 2017 del 7%, por 818 millones a 4,06 euros. Las dos operaciones se ejecutaron con Luis de Guindos como ministro de Economía y dejaron al Estado con un 62% de Bankia.

La fecha de salida

El rescate europeo exigía que el Gobierno español saliera más adelante del capital. Sin embargo, las condiciones del rescate han expirado. Ya solo queda la regulación española, que sí establece una fecha tope para privatizar la participación, aunque se puede modificar con un acuerdo del Consejo de Ministros y ya fue retrasada dos veces, con Guindos y con Nadia Calviño, la actual ministra. Ahora el plazo está fijado para diciembre de 2021, pero podría modificarse de nuevo.

¿Qué pasará con los 24.000 millones que puso el Estado en Bankia una vez confirmada la fusión con Caixabank? Gran parte del dinero se da por perdido de todas formas. Habría que multiplicar por 10 el valor de los títulos de Bankia, que se sitúa en unos 2.000 millones antes de la subida del 30% de este viernes en Bolsa. La pérdida se concretará el día que se venda. Así que el Gobierno puede mantener las acciones, esperar a que se revaloricen algo e ingresar dividendos. Es más fácil recobrar un poco más con un gran jugador que aprovechará las economías de escala y la reducción de costes para ganar rentabilidad. Y que tendrá mayor músculo para internacionalizarse y hacer las inversiones tecnológicas que necesitan.

Lo más visto en...

Top 50