Opinión
i

Lazos rotos

Es necesario que el eje franco-alemán en la UE se plantee cerrar un compromiso fiscal de sostenibilidad para unos y de reglas competitivas fiscales para otros

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, este lunes en Bruselas.
El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, este lunes en Bruselas.JOHN THYS / AFP

Nunca una cumbre europea había generado tanta expectación en lo cuantitativo y, sin embargo, deja un amargo gusto en lo cualitativo. Una UE que menosprecia a sus clásicos parece no tener en cuenta la máxima de Horacio: la palabra dicha no vuelve atrás. En Bruselas se ha dicho mucho y muy feo. Con un nivel de descalificación entre países que deja dos cuestiones claras. La primera, no hay una idea común sobre el proyecto comunitario, ni siquiera parece que existan percepc...

Más información