González Laya se descarta para dirigir la Organización Mundial del Comercio

La ministra de Exteriores expone su compromiso con el Gobierno para no presentar su candidatura a la dirección del organismo que fija las reglas del comercio internacional

En foto, la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, este miércoles. En vídeo, González Laya descarta ser candidata a dirigir la OCM.FOTO: EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS) / VÍDEO: EUROPA PRESS

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, no optará a dirigir la Organización Mundial del Comercio (OMC). La jefa de la diplomacia española se ha descartado este miércoles, el día que finaliza el plazo para presentar candidaturas a la cúpula de este organismo, argumentando que su trabajo está ahora en España después de más de 20 años de carrera en el extranjero. “Estoy comprometida con mi país”, ha señalado durante un encuentro informativo organizado por la agencia Europa Press.

El nombre de González Laya circuló como una de las favoritas a dirigir la OMC, en la que ha desarrollado buena parte de su vida profesional, tras la renuncia del actual director, el brasileño Roberto Azevêdo, antes de culminar su mandato. La candidatura, en realidad, nunca tuvo bases sólidas porque las perspectivas de un europeo de hacerse con este puesto son en este momento limitadas. Por eso La Moncloa prefirió volcarse en otro puesto exterior con muchas más opciones de prosperar: el de la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, al frente del Eurogrupo, la reunión de ministros de Finanzas de la eurozona. González Laya ha defendido vivamente esa aspiración de Calviño —”es la mejor candidata para Europa”— y, pese a invocar la prudencia, le ha augurado buenas opciones de lograr el puesto.

El único candidato europeo que mostró abiertamente su disposición a liderar la OMC fue el irlandés Phil Hogan, actual comisario de Comercio. Pero las escasas posibilidades de lograrlo le impulsaron a renunciar a esa pretensión hace unos días. Al contrario que Hogan, la candidatura de González Laya nunca se defendió abiertamente en Bruselas, aunque sí hubo gestiones para resaltar sus aptitudes para el cargo. Y España fue uno de los países que mantuvo hasta el final la conveniencia de que hubiera un candidato europeo a ese puesto, según explican fuentes comunitarias. González Laya fue jefa de gabinete del director de la OMC durante el mandato de Pascal Lamy y, antes de ser ministra en España, dirigía una organización dependiente de este organismo multilateral y de Naciones Unidas, el Centro de Comercio Internacional, para promover el comercio entre las pequeñas empresas de los países en desarrollo.

La OMC está inmersa en una parálisis derivada en buena medida de la hostilidad que muestra Estados Unidos al buen funcionamiento de este organismo que fija las reglas del comercio internacional y dirime disputas entre países. El rechazo del presidente estadounidense, Donald Trump, a renovar el tribunal de apelaciones de la organización multilateral impide buena parte de su actividad. En esa tesitura, el salto de González Laya a una candidatura incierta resultaba arriesgado. La ministra de Exteriores apenas lleva seis meses en el cargo y ocupa uno de los llamados ministerios de Estado en el Gobierno de Pedro Sánchez.

En su exposición inicial, antes de ser preguntada expresamente por su candidatura, la ministra había aludido a los problemas que atraviesa la OMC. “Más multilateralismo y menos soberanía nacional son garantía de más protección para nuestros ciudadanos”, había defendido. Sin querer atribuir responsabilidades a nadie, González Laya ha descrito con pesimismo el actual vínculo entre Europa y Estados Unidos. “Nuestra relación trasatlántica adolece hoy de un proyecto común a largo plazo. Urge redefinirlo”, ha subrayado.

Lo más visto en...

Top 50