El Banco de Inglaterra inyecta otros 110.000 millones en la economía para ayudar a la recuperación

Mantiene los tipos de interés al mínimo histórico del 0.1%

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey.
El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey.REUTERS

El Banco de Inglaterra ha decidido este jueves volver a inyectar otra dosis de fortaleza a la economía británica, para contribuir a una recuperación que la propia institución monetaria ve ya con algo más de optimismo que hace un mes. El Comité de Política Monetaria (CPM) ha anunciado que destinará 110.000 millones de euros hasta final de año a la compra de bonos del Tesoro Público. Se trata de la política conocida como Quantitative Easing, y supondrá en la práctica que la entidad haya volcado al mercado del Reino Unido más de 800.000 millones de euros cuando acaba 2020. “Los datos más recientes sugieren que la caída global del PIB en 2020 será menos severa de lo que se previó en la reunión de mayo del CPM. Hay señales de que el gasto de los consumidores y la producción de servicios están remontando, una vez que han comenzado a relajarse las restricciones a la actividad económica impuestas por la covid-19″, ha asegurado la entidad en su comunicado público.

Ese relativo optimismo, sin embargo, no modifica la percepción de incertidumbre que sigue dominando el futuro del país. Su PIB registró en abril un descenso histórico récord del 20%, con una congelación casi absoluta y pérdidas subsiguientes en prácticamente todos los sectores económicos excepto en la industria farmacéutica.

Los ocho miembros del CPM han respaldado unánimemente que se mantenga el tipo de interés oficial en el 0.1%, sin la menor preocupación de que, en las circunstancias actuales, corre peligro el objetivo de inflación del 2% interanual establecido por la autoridad monetaria. El IPC descendió del 1.5% en marzo al 0.8% en abril hasta alcanzar el 0.5% en mayo. El ministro de Economía, Rishi Sunak, en coordinación con el Banco de Inglaterra, busca en estos momentos acelerar lo posible la desescalada de un confinamiento que se impuso con un evidente retraso respecto a otros países europeos. “Existe un riesgo de que el desempleo en el Reino Unido aumente y se haga más persistente. A pesar del levantamiento de algunas restricciones en la actividad económica a causa de la covid-19, es muy probable que se mantenga en el tiempo un comportamiento precavido en hogares y empresas. Por ello, tanto la economía como el mercado laboral tardarán un tiempo extra en recuperar su senda anterior”, ha anunciado el CPM.

A diferencia de los primeros momentos de la pandemia, en los que la entidad inyectó a la economía cerca de 70.000 millones mensuales, el cálculo actual estima que las aportaciones hasta final de año serán de 22.000 millones al mes aproximadamente.






Lo más visto en...

Top 50