Los fondos KKR, Cinven y Providence lanzan una OPA por MásMóvil a 22,5 euros por título

La operación cuenta ya con el respaldo del 30% del capital y del equipo directivo, que recibirá una lluvia de millones en bonus

Un globo con el logo de Masmovil en el estreno de la compañía en Bolsa en 2017
Un globo con el logo de Masmovil en el estreno de la compañía en Bolsa en 2017Juan Medina / REUTERS

Los fondos de inversión KKR, Cinven y Providence lanzarán una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) por la totalidad del capital de MásMóvil a un precio de 22,5 euros por acción lo que supone valorar la operadora en 2.963 millones de euros, según han comunicado los inversores y la sociedad este lunes a la CNMV. Los títulos de compañía han subido en la sesión de este lunes un 23,8% hasta los 23,18 euros, superando así el precio de la opa.

El precio de la oferta representa una prima de aproximadamente un 20,2% sobre el precio de cierre de las acciones de la compañía del pasado viernes (18,72 euros) y del 30,3% sobre el precio medio ponderado del último mes. La efectividad de la opa está sujeta a la aceptación por un número de acciones de MásMóvil que represente, al menos, el 50% del capital, con la intención de excluirlo de Bolsa, donde cotiza en el Ibex desde junio de 2019.

Los inversores ya se han asegurado el apoyo del 29,56% del capital merced a los acuerdos a los que han llegado con los accionistas Onchena (de la familia Ybarra Careaga), que cuenta con el 13,3% del capital; Inveready (del vicepresidente José María Echarri), que tiene un 2,09%; Key Wolf, que posee el 5,03% del capital (propiedad del vicepresidente y fundador de la antigua Ibercom, José Eulalio Poza), y Estiriac XXI, que detenta el 0,08%. A esos acuerdos hay que sumarle el 9,2% que posee actualmente Providence, que forma parte de los inversores. Para desistir de este acuerdo, los accionistas que han suscrito el pacto deberían recibir otra oferta por valor de al menos 26 euros por título.

Además, la opa cuenta con el beneplácito expreso del equipo directivo encabezado por el consejero delegado, Meinrad Spenger, y del consejo de administración que “considera que es una oportunidad de creación de valor para los accionistas”. En contrapartida, si triunfa la opa, los nuevos inversores se comprometen a regar con una lluvia de millones a los directivos. Por un lado, podrán ejecutar anticipadamente el Plan de Derechos sobre Revalorización de Acciones de la Sociedad (DRA), que vence el 1 de septiembre, y que al precio de la opa les supondrá unos beneficios de en torno a 150 millones de euros, de los que la mitad serán para Spenger.

Pero además, los nuevos dueños de MásMóvil tienen la intención de negociar un plan de incentivos con directivos y empleados alternativo (denominado el Plan Alternativo) que sustituya al que iba aprobar la junta de accionistas que debía celebrarse el próximo mes de julio y que, según fuentes internas, supondrá unas plusvalías de más de 100 millones de euros para los beneficiados. En ambos planes también se incluye al resto de la plantilla aunque en un porcentaje ínfimo en comparación con el que reciben los consejeros y directivos.

La opa se presenta a través de la sociedad Lorca Telecom BidCo, con domicilio en Madrid, participada en una tercera parte por cada uno de tres fondos extranjeros. Esta sociedad ha conseguido avales otorgados por Barclays Bank, BNP Paribas y Morgan Stanley, por un importe de 987,85 millones cada uno de ellos, para garantizar el pago de la operación.

Como ya sucediera en Ono o en Jazztel, los fondos tratarán de maximizar su inversión buscando un comprador con tradición en el sector a quien venderle MásMóvil con fuertes plusvalías cuando la excluyan de Bolsa. Los problemas por los que atraviesa Vodafone y Orange en España, y la imposibilidad por problemas de competencia de que opte Telefónica, hacen difícil que ese postor sea nacional, por lo que deberán buscar una oportunidad en el extranjero, según apuntan algunos expertos. El documento remitido a la CNMV no hace referencia a los planes de los nuevos dueños sobre la deuda de 1.845 millones de euros, que deben asumir al tomar el control de la operadora los nuevos inversores.

Blindaje contra inversores extranjeros

En principio, la operación deberá superar el blindaje que levantó el Gobierno durante el estado de alarma para evitar que la caída bursátil de empresas estratégicas españolas fuera aprovechada por inversores extranjeros para hacerse con su control. La norma prevé que tendrán que solicitar una autorización administrativa cuando un inversor que no sea de la Unión Europea (UE) supere una participación del 10% del capital o cuando, aun siendo de la UE, esté controlado en más de un 25% por inversores de terceros países, como es el caso de los fondos opantes, que provienen de Reino Unido y Estados Unidos.

“La suspensión del régimen de liberalización de determinadas inversiones extranjeras directas en España” afecta al sector de telecomunicaciones y, por tanto, la opa precisaría de una autorización previa del Consejo de Ministros aunque los promotores de la operación consideran que MásMóvil no es una empresa estratégica como lo sería Telefónica, dada su cuota de mercado. Aun así preguntarán al Ministerio de Industria si es precisa esa autorización.

También deberán pasar el filtro de la Comisión Europea, que se antoja un trámite sin más, dado que la presencia internacional de MásMóvil se restringe a Portugal, y que la reciente doctrina del Tribunal de Justicia de la UE anulando el veto de la compra de O2 por Hutchison en Reino Unido impide paralizar la operación.

También se precisa la luz verde del Banco de España, puesto que los inversores se harán con el 49% del capital, ahora en manos de MásMóvil, de un establecimiento financiero de crédito, Xfera Consumer Finance, con el fin de financiar la compra de teléfonos móviles. El restante 51% del accionariado es de Cetelem, filial de BNP Paribas.

Crisis del coronavirus

La OPA se gestó a comienzos del mes de marzo pero la crisis desatada por el coronavirus hizo que se aplazara. Y es que la operadora sufrió especialmente el castigo bursátil y llegó a cotizar a 12,2 euros por acción el pasado 20 de marzo. Las acciones de la compañía volvieron la semana pasada a los niveles que registraban antes del brote de la covid-19.

El objetivo de esta OPA sería excluir a la compañía del Ibex 35, mercado al que se incorporó a finales de junio de 2019 tras una meteórica evolución bursátil en los últimos años. MásMóvil ha sido desde el principio un valor especulativo y aunque Spenger siempre ha negado que el objetivo fuera hacer crecer la empresa para una venta a un gran operador, como la compra de Jazztel por Orange, su historia ha estado marcada por la evolución bursátil a la espera de que surgiera ese comprador.

MásMóvil se convirtió en julio de 2017 en la primera compañía que dio el salto en España del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) al Mercado Continuo, cerrando así una etapa de más de cinco años en el MAB, ya que entró en el mismo en marzo de 2012. La compañía obtuvo en el primer trimestre de 2020 un beneficio neto de 22 millones de euros, el mismo importe que logró un año antes, al tiempo que igualó su récord histórico en términos de captación de clientes con 373.000 altas en los tres primeros meses del año.

Más información

Lo más visto en...

Top 50