Agricultura retirará cinco millones de hectolitros de vino

La medida trata de cerrar el desfase entre oferta y demanda provocado por el confinamiento

Jornaleros rumanos cargan cestos repletos de uvas en una plantación de Llanos del Caudillo.
Jornaleros rumanos cargan cestos repletos de uvas en una plantación de Llanos del Caudillo.ULY MARTÍN

El Ministerio de Agricultura, de acuerdo con las organizaciones agrarias y las cooperativas agroalimentarias, retirará del mercado unos cinco millones de hectolitros de vino con el fin de corregir el desajuste entre oferta y demanda provocado por el cierre de la restauración, la posibilidad de una mayor caída por el descenso del turismo y ante la perspectiva de una próxima cosecha elevada. Las medidas se concreta en destilación, almacenamiento y vendimia en verde con un presupuesto de 84 millones de euros con cargo al Programa Estratégico para el Sector vigente hasta el 2023 con un presupuesto anual de unos 200 millones.

Según los datos manejados por el sector, sobre una demanda en el mercado interior de unos 10 millones de hectolitros, la restauración supone algo más del 60% y el resto corresponde al consumo en los hogares. Aunque durante los últimos dos meses se han incrementado las compras para el consumo doméstico, las mismas no han cubierto en volumen la demanda que existía en la restauración y sobre todo, para una parte las bodegas que no tenían acceso a la gran distribución. El objetivo es aligerar las existencias de vino en una buena parte de las más de 4.000 bodegas que hay en España, especialmente en las pequeñas y medianas que no tenían acceso a la gran distribución y muy especialmente por la situación de las cooperativa que suponen más del 60% de la producción y que tienen aproximadamente una tercera parte sin vender.

Una primera medida para eliminar excedentes es la destilación de 0,5 millones de hectolitros de vino con denominación de origen a un precio de 40 euros hectolitro y de 1,5 millones de otros vinos a un precio de 30 euros hectolitro. Los fondos para esta actuación se elevan a 65 millones de euros.

Una segunda medida es el almacenamiento privado de vino con diferentes ayudas comunitarias por periodos de entre seis y nueve meses por un volumen de dos millones de hectolitros. En este caso, señala la directora general de Producciones y Mercados, Esperanza Orellana, se ha optado por hacerlo solo en vinos con denominación de origen de calidad ya que, al estar un tiempo almacenados no se puede corre el riesgo de su deterioro. Los gastos se estiman en unos 10 millones de euros.

Con la tercera vía se concreta en la vendimia en verde o eliminación de una parte de los racimos de las cepas para recortar la producción de uva en la próxima cosecha que, en principio, se presenta como buena, con unas previsiones de unos 43 millones de hectolitros. Las Comunidades Autónomas tienen la posibilidad de aplicar esta medida siempre que sea para parcelas completas en una denominación de origen. El coste de esta actuación se estima en cuatro millones en este ejercicio y de otros seis a cargo del Programa del próximo año. Se trata de una medida utilizada habitualmente por las bodegas que apuestan por la mayor calidad y que limitan voluntariamente la producción de los kilos por cepa en territorios como Duero y Rioja. Por el contrario en otras zonas como Castilla La Mancha, Extremadura o Valencia, los últimos procesos de reestructuración y reconversión varietal han supuesto una apuesta muy importante por elevadas producciones hasta superar los 30.000 kilos de uva por hectárea frene a los 6.000-7000 kilos permitidos en zonas como Ribera o Rioja. Agricultura aplicará ya con carácter general la exigencia de que los rendimientos máximos por hectárea sean de 18.000 kilos para los vinos tintos y de 20.000 para los blancos, así como y la posibilidad de que los subproductos puedan pasar del 10% al 15%.

Desde Castilla la Mancha, el territorio con la mayor producción y rendimientos, el consejero de Agricultura Francisco Martínez señala además la próxima elaboración de una nueva disposición por la que no se permitirá la entrega en bodega de uvas para vinificación con menos de nueve grados en línea con apuesta por la calidad que mantiene esa administración como instrumento de rentas, limitando también las producciones por hectárea.

El ministro Luis Planas ha reclamada Bruselas más apoyos para la mejor regulación del mercado al margen de los fondos del Programa que se deben utilizar también para otros fines como reestructuración, reconversión, promoción e inversiones para modernización de las industrias.

Lo más visto en...

Top 50