La crisis del coronavirus

Las dudas sobre las ventas frenan la recuperación de la producción de automóviles

Solo tres plantas prevén reiniciar actividad antes de que acabe el mes de abril

Operarios trabajan en la planta de Seat en Martorell, en noviembre pasado.
Operarios trabajan en la planta de Seat en Martorell, en noviembre pasado.ALBERT GARCIA

Las matriculaciones de coches en la UE en marzo cayeron un 55% y los fabricantes desconfían sobre cómo reaccionará el mercado a la sacudida del coronavirus. Esas dudas, añadidas a las de las medidas de seguridad y de los proveedores, están frenando la vuelta a la producción de vehículos. Solo tres de las doce fábricas españolas de ensamblaje prevén hacerlo el 27 de abril, dos semanas después del fin de la hibernación económica: Seat, Volkswagen y Mercedes. El resto empezará el 4 de mayo, excepto las plantas de PSA y Renault, que no tienen fecha.

“La cadena logística la tenemos preparada y nos interesa producir ya, pero ahora no hay mercado donde vender los coches y no podemos estocar por estocar”, afirma un portavoz de PSA, el grupo francés que controla las marcas Peugeot, Citroën y Opel (entre otras) y que explota fábricas en Vigo, Zaragoza y Madrid. En Renault se repite una reflexión similar: “El problema no es que se abran concesionarios, sino que haya demanda”.

Nadie sabe a ciencia cierta cuál será la reacción de los potenciales compradores pero la recesión que amenaza a la economía mundial no contribuye al optimismo en un sector que ya entró en 2020 tocado. Con la Covid-19, todas las previsiones iniciales se han ido al traste. Y algunas más actuales, como las de la consultora PwC, vaticinan que el mercado europeo acabará este año encogiéndose más de un 30%. De momento, los concesionarios de media Europa siguen cerrados a cal y canto. Alemania ha dado una buena noticia: permitirá abrir a los vendedores como una de las medidas para flexibilizar un confinamiento prolongado hasta el 3 de mayo.

Curiosamente Volkswagen y Daimler (propietario de Mercedes) son dos de los grupos que empezarán a ensamblar vehículos antes. Fuentes sindicales de Mercedes, sin embargo, indican que en la planta de Vitoria la empresa ya les ha anunciado que la previsión de producción para este año ha caído en 30.000 vehículos. Y tanto en las plantas de Volkswagen en Pamplona como de Seat en Martorell retomarán el pulso al ralentí. Nissan, como ha hecho Renault, pondrá a trabajar antes a sus centros de componentes y motores, pero la fabricación en Barcelona empezará el 4 de mayo y limitada. Solo hará las rancheras que fabrica para Mercedes. Y será así porque este mes de mayo tenía que hacer las últimas entregas de ese vehículo al grupo alemán y ahora debe recuperar el tiempo perdido. De momento, no fabricará nada más.

“El retorno a la actividad no va a ser fácil y no creo que la gente salga corriendo hacia un concesionario cuando se acabe esto”, afirma Carlos Faubel, presidente del comité de empresa de Ford en Almussafes (Valencia). La multinacional estadounidense ha retrasado en dos ocasiones la fecha de retorno al trabajo. Ahora trabajan con la fecha del 4 de mayo, como Nissan e Iveco. Fuentes de la empresa subrayan además que el 80% de su producción —como sucede en el resto de la industria— va destinado a exportación, pero los principales mercados de destino de los coches made in Spain están afectados por la crisis.

La industria auxiliar, preparada

La industria auxiliar del automóvil dice estar a punto para servir a las marcas, pero avisa de que será gradual. “La curva de arranque de cada empresa de proveedores de automoción no será homogénea y dependerá del nivel de pedidos existentes y de la apertura gradual de los fabricantes de vehículos en España y en Europa”, afirma José Portilla, director general de la patronal Sernauto. Gestamp, el principal grupo español del sector, afirma que irá abriendo fábricas cuando se lo demanden los fabricantes.

“Dependemos del mercado y de los proveedores”, apunta el portavoz de la planta de Volkswagen en Navarra. Su puesta en marcha es un ejemplo de cómo se están planteando las empresas el regreso garantizando las condiciones de seguridad pactadas hace una semana por las patronales y los sindicatos. Se empezará el 27 de abril con un solo turno de actividad y al tercer día se volverá a parar para analizar cómo ha funcionado el plan y reajustar el programa. No será hasta el 5 de mayo que se ponga en marcha otro turno y, entonces, entre ambas franjas de trabajo se pondrá una hora de inactividad. El objetivo: evitar aglomeraciones.

Seat comunicó ayer al comité de empresa empezar también el mismo día, pero lo hará con una séptima parte de la actividad y se da entre seis y ocho semanas para alcanzar la normalidad de la producción. Por ello ha planteado un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para ese periodo. Todas las marcas seguirán el mismo ejemplo.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Lo más visto en...

Top 50