CRISIS DEL CORONAVIRUS

Iberia rebaja a la mitad el sueldo del presidente y complementará los de los afectados por el ERTE

El Gobierno británico niega que vaya a nacionalizar British Airways

El presidente de Iberia, Luis Gallego.
El presidente de Iberia, Luis Gallego.

Iberia anunció este miércoles una serie de medidas como reducir el sueldo de los directivos, entre ellos su presidente, que percibirá la mitad de su salario, y abonar un complemento a todos los empleados que se vean afectados por el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que presentó la pasada semana sobre el 82% de su plantilla, y que está pendiente de su aprobación por parte de la autoridad laboral.

El complemento para los trabajadores será inversamente proporcional al salario que perciba, de tal forma que quienes tienen las retribuciones más altas harán un sacrificio mayor, y viceversa. Iberia presentó el pasado día 19 un ERTE de fuerza mayor durante los próximos tres meses debido a las restricciones de vuelos por el Covid-19 que afectará al 82% de su plantilla, 13.900 de los 17.000 empleados con que cuenta la aerolínea, según anunció la compañía.

De esta forma, los empleados afectados por el ERTE, sumando la prestación por el desempleo y el complemento de la compañía, percibirán entre el 55% y el 100% de su retribución mensual equivalente, incluyendo conceptos fijos y variables.

El personal de fuera de convenio, no afectado por el ERTE, sufrirá una reducción salarial proporcional a su retribución, que oscila entre un 10% para los niveles más bajos, un 40% para los directores, 45% para comité de dirección y un 50% para el presidente, Luis Gallego.

La compañía está adaptando su programa de vuelos a una operación reducida, de acuerdo con las restricciones aprobadas por distintos países. La finalidad de los vuelos que sigue operando es la de garantizar una mínima conectividad de España, en el corto, medio y largo radio; permitir que los españoles que no estén en casa puedan volver junto a sus familias y allegados lo antes y de la mejor manera posible, y facilitar asimismo a los ciudadanos extranjeros que se encuentran en nuestro país que puedan volver a sus lugares de origen.

Se aleja la nacionalización de British

Por otra parte, el Gobierno británico ha salido al paso de las especulaciones publicadas por diarios como The Sunday Times o Financial Times de que preparaba la nacionalización de British Airways, desmembrando así el holding IAG, al que pertenece también Iberia.

El ministro de Hacienda de Reino Unido, Rishi Sunak, aseguró que el Ejecutivo no va a llevar a cabo ninguna nacionalización ni un “rescate generalizado" de la industria aérea. En una carta remitida a las aerolíneas, y los operadores aeroportuarios, les advirtió de que solo estaría disponible un “apoyo a medida”, y únicamente después de que se hayan explorado a fondo todas las demás vías.“El apoyo de los contribuyentes solo sería posible si todas las vías comerciales se han explorado por completo, incluida la obtención de capital adicional de los inversores existentes”, indicó Suniak.

Las aerolíneas son uno de los sectores más golpeados, sino el que más, por el impacto de la crisis del Covid-19. Las restricciones en el espacio aéreo de la mayor parte de los países europeos ha disminuido su actividad prácticamente a cero en el Viejo Continente. Y la mala noticia es que esas limitaciones se están extendiendo al resto del mundo, dejando la capacidad de generar ingresos de las compañías al borde de la nada. En esa tesitura las distintas asociaciones de aerolíneas -desde la internacional IATA hasta la española ALA- piden ayudas estatales urgentes. Pero pueden no bastar. Y cuando se reanude la actividad solo unas pocas estarán disponibles para volver a volar porque el resto no va a poder evitar la quiebra, destacan las asociaciones.

Ryanair ya ha estimado que no podrá volver a volar antes del próximo mes de junio. En una carta remitida a sus clientes, el consejero delegado de la compañía aérea, Michael O’Leary ha argumentado que nadie sabe cuánto tiempo durará esta crisis, pero que la experiencia en China sugiere un período de tres meses para contener y reducir la propagación del virus.

La Comisión Europea ha relajado las normas sobre derechos de vuelo (slots) para que las compañías puedan mantenerlos aunque no tengan actividad. Y se habla de levantar la mano para que los Estados puedan inyectar fondos en las aerolíneas sin ser considerados ayudas ilegales.

La IATA asegura que incluso con las medidas drásticas que están aplicando como los despidos temporales masivos o la anulación de pedidos de aparatos, las reservas de efectivo de las aerolíneas europeas no superarán los dos o tres meses. La asociación estima que será necesaria como mínimo una inyección de 185.000 millones de euros para salvar al sector en todo el mundo, no solo con ayudas directas y avales sino también con reducción de impuestos y tasas.

Su último análisis prevé que bajo este escenario, las restricciones se levanten en un plazo de tres meses, aunque la recuperación de la demanda se verá afectada por la crisis económica mundial. En concreto, la demanda de pasajeros caería un 38% en comparación con el pasado año, mientras que la capacidad se ha reducido un 65% durante el segundo trimestre. Para el cuarto trimestre, se espera que la reducción de la capacidad sea del 10%.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50