La caída de la Bolsa brasileña lidera otra jornada inestable en Latinoamérica

El índice brasileño cae un 7% tras suspender operaciones, mientras otras economías de la región continúan la tendencia bajista

El interior de la Bolsa de Sao Paulo este lunes. EFE
El interior de la Bolsa de Sao Paulo este lunes. EFESebastiao Moreira / EFE

La declaración del coronavirus como pandemia por parte de la Organización Mundial de Salud (OMS) se ha hecho sentir en otra jornada inestable para las Bolsas latinoamericanas. La de Brasil ha cerrado con una caída del 7% aunque ha llegado a desplomarse más de un 11% en la tarde de este miércoles. Por segunda vez en la semana, se ha accionado el circuit breaker y se han interrumpido las operaciones por 30 minutos. Aunque Brasil ha presentado la caída más pronunciada, los índices bursátiles de las principales economías de la región, incluido México, también han participado de la tendencia bajista.

La ansiedad de los inversores crece a medida que el virus se expande. El número de brasileños infectados ha pasado de 34 a 52 este miércoles y ya hay 907 casos sospechosos. El circuit breaker ya fue accionado el lunes, cuando la Bolsa de Brasil tuvo una pérdida brusca de un 10% con las noticias de la disputa en la producción de petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, que provocó el desplome en los precios del barril. En ese día, la bolsa brasileña cerró en baja de un 12%.

El martes, la Bolsa brasileña presentó recuperación siguiendo la tendencia global, y cerró positivo en un 7,14%. Pero el respiro duró poco y los mercados globales volvieron a tener pérdidas este miércoles. Según OMS, el número de casos de coronavirus, muertes y países afectados va a tener una escalada en los próximos días y semanas. El temor al impacto del virus ha arrastrado el valor del real, que se ha depreciado algo más de un 2%.

En los últimos días, las acciones (ordinarias) de Petrobras, la petrolera estatal, también han llegado a caer un 11%, tras el anuncio de Arabia Saudí de su plan de expandir la producción de petróleo, impactando el precio internacional de la materia prima. Las noticias pesimistas hicieron que el equipo económico del ministro Paulo Guedes rebajara su proyección de crecimiento del PIB de este año de un 2,4% a un 2,1%.

México, cuyos casos confirmados de contagio se mantienen en siete, también sale escaldado de la jornada. Si bien el golpe no ha sido tan grande, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores ha caído este miércoles más de un 2% y 31 de las 35 empresas que cotizan en el índice han presentado pérdidas. Entre las más golpeadas está la aerolínea de bajo coste Volaris, con una caída del 8%, y el gigante de la distribución de refrescos Femsa, con una variación del 7%. Además, el peso mexicano se ha depreciado casi un 3% respecto al dólar y acumula una caída del 6% en la semana. Este miércoles ha superado las 21 unidades el dólar, la peor cifra en tres años, poco antes de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Con este nuevo golpe, aumenta el nerviosismo en torno a la segunda economía latinoamericana. En otra señal de la incertidumbre que sacude a la región, el bono mexicano a 10 años ha aumentado en 43 puntos, la mayor subida en un día desde la victoria de Donald Trump. El riesgo país, que mide la posibilidad de que un Estado no pueda cumplir sus obligaciones financieras, se disparó de 171 a mediados de febrero a 276 el martes. Standard & Poor’s ha advertido de que la calificación de la deuda soberana se puede ver afectada y el Banco de América ha recortado la predicción de crecimiento para el país latinoamericano en 2020 de 0,5% al -0,1%, por la crisis combinada del coronavirus y la caída del precio del crudo. Las Bolsas de Argentina y Colombia se han dejado más de un 4% y la de Chile, en torno a un 2%.

Lo más visto en...

Top 50