Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La conciencia climática se instala en las entidades financieras

El BCE está decidido a aplicar ‘ratings’ medioambientales en la supervisión de los bancos para luchar a favor de la descarbonización

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño; el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en la cumbre del clima el martes pasado.
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño; el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en la cumbre del clima el martes pasado.Eduardo Parra (Europa Press)

Si el cambio climático afecta al crecimiento económico y la inflación, tenemos que estar vigilantes”, explicó Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) el viernes para expresar la decisión del organismo de incluir los riesgos climáticos en los análisis (test de estrés) de las entidades que supervisa. “Se está produciendo una transición a una economía verde y eso implica una modificación de los activos de los bancos, lo que hace el BCE es ponderar la exposición de los bancos a los sectores contaminantes y si la transición a la economía verde se produce de manera desordenada. Por tanto habrá que aplicar un rating medioambiental, además de hacer política monetaria”, completó el exministro de Economía español en un desayuno de Nueva Economía Forum en Madrid.

Inditex está a cuatro países de los 100. Pese a que ha logrado cerrar el tercer trimestre con 44 tiendas más que hace un año y 66 más que al cierre del trimestre anterior (la mayor cifra de aperturas en un trimestre desde el tercero de 2017), Inditex no ha logrado llegar a los 100 mercados (está presente en 96 países). Las tiendas en total son 7.486, de las que la mayor parte (2.118 corresponden a Zara, Bershka y Stradivarius, la siguen con 1.100 y 1.008) y la firma mantiene el objetivo de vender por Internet todas las marcas el año que viene. La empresa que preside Pablo Isla no ceja, sin embargo, en alcanzar esa cifra simbólica sin que pase mucho tiempo y se despejen algunos nubarrones.

Acertada campaña de Correos. Uno de los desafíos que se impuso a sí mismo Juan Manuel Serrano cuando accedió a la presidencia de Correos (fue nombrado por Pedro Sánchez tras llegar a La Moncloa) fue pelear por la presencia en los pueblos. A ello responde la campaña #Yomequedo, que ha lanzado a través de la plataforma de comercio electrónico Correos Market, en la que promociona los productos de la denominada España vaciada elaborados por pequeños productores de pueblos. Muchos de ellos, que viven en en estas áreas porque quieren, aparecen en los atractivos ‘spots’ publicitarios.

Sabor agridulce en el estreno de Aramco. El objetivo del ministro de Energía de Arabia Saudí, Abdulaziz Bin Salman al Saud, se ha quedado a medias. Tenía intención de colocar el 5% del gigante petrolero Aramco en Bolsa para obtener fondos y financiar sus planes de expansión, pero se ha quedado en el 1,5%. Sin embargo, puede estar satisfecho con el comportamiento que ha tenido en sus primeros días de cotización, con subidas del 10%, al límite de lo autorizado. El valor alcanza los dos billones de dólares (12,8 billones de euros), colocándose como líder mundial.

Guindos no hacía, ni más ni menos, que ratificar la concienciación que ha cundido en la sociedad en general del problema del cambio climático reflejada estos días en Madrid. Durante los días que ha durado la cumbre era raro no ver en las solapas de los trajes de señoras y señores que merodeaban por los restaurantes u otro tipo de cenáculos de la capital el redondel de los 17 colores que representan los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Algunos no habían pisado ni pensaban pisar el recinto de Ifema donde se celebraba la COP-25; pero la colorida insignia se ha impuesto como una obligación y todos, uniformados o no, se la han arrogado.

El problema ahora radica en que solo haya servido para lavar la cara y pasados unos días se hayan olvidado todos los compromisos y no vuelvan a surgir hasta la COP-26 del año que viene. En contra juegan el distanciamiento de Estados Unidos, aunque a España se hayan trasladado representantes demócratas y viejos luchadores (como Al Gore); la ambigüedad de China; la parsimonia de La India y la actitud rusa. Es decir, cuatro potencias nada desdeñables que minimizan los sinceros intereses de la Unión Europea y frenan las seguramente buenas intenciones de los otros Gobiernos que participaron y que en un número de 84 se comprometieron a revisar (a mejor) los objetivos de reducción del dióxido de CO2.

Como apuntó la ministra de Industria, Reyes Maroto, la cumbre “ha renovado el compromiso de todos los sectores empresariales y del conjunto de la sociedad española” con los objetivos de reducción de emisiones y “una transición sostenible y justa”.

Los bancos lo han señalado en sus agendas con lápiz rojo. Porque esta cumbre, más allá del ruido mediático originado por la adolescente sueca Greta Thunberg y los activistas reivindicativos, deja cosas esperanzadoras como que los bancos se han mostrado dispuestos a luchar, es decir, a no financiar a empresas que utilizan combustibles fósiles y a luchar por la sostenibilidad como eje esencial de sus políticas. Véanse, si no, los discursos recientes de la mayor parte de los banqueros y su presencia en la cumbre (por ejemplo, Ana Botín, presidenta del Santander, y su consejero delegado, José Antonio Álvarez, o Carlos Torres Vila, presidente del BBVA, o José Ignacio Goirigolzarri, de Bankia) o también la actitud de las grandes empresas, principalmente las energéticas, que no han dejado de enviar mensajes relacionados con la movilidad sostenible. Las petroleras, enfrascadas en la estrategia de evolución hacia los ecocombustibles para conseguir la neutralidad de emisiones del sector, ven la descarbonización como “una gran oportunidad de desarrollo industrial y tecnológico”.

Guindos: “Si el cambio climático afecta al crecimiento, tendremos que estar vigilantes”
Las entidades se comprometen a hacer de la sostenibilidad eje de sus políticas

Neutralidad es lo que pide el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, que no podía faltar a la cita. Eso sí, reclamando la colaboración público-privada y recordando que es necesario elevar la partida presupuestaria que se dedica a la innovación desde el actual 1,4% del PIB al 3% que recomiendan los acuerdos de Lisboa y la importancia de la formación como elemento fundamental para llevar a cabo las transformaciones.

En ese punto hay que situar a Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea, que acaba de presentar el macroplán del Pacto Verde que, a su juicio, “supone la mayor transición en generaciones” dentro de la Europa unida. El veterano político holandés ha advertido (y así se recoge en una entrevista a varios medios, entre ellos El PAÍS) de que “el coste de no hacer nada es mucho mayor que el de actuar”. Se prevé movilizar cantidades ingentes (el European Green Deal, en concreto, 100.000 millones de euros) para respaldar la transición a una economía limpia.

Confidencias de exministro

El exministro Luis de Guindos tuvo entre el auditorio que le fue a escuchar el viernes al presidente del PP, Pablo Casado, con el que compartió alguna confidencia al final de la sesión, en la que el actual vicepresidente del BCE parece advertir al líder conservador de algo importante. También le fueron a escuchar representantes de la familia bancaria, entre los que destacó el consjeero delegado de Bankia, José Sevilla, que escuchó cómo Guindos se mostraba favorable a la privatización de la entidad, ahora con mayoría estatal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS