Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BMW

Lotería de Navidad: este año Hacienda ‘perdona’ los premios de hasta 20.000 euros

El sorteo que se celebra el próximo 22 de diciembre repartirá 2.380 millones

loteria navidad
Administración Manises, en Valencia. EFE

Hay quien nunca pierde. Apueste o no, la Agencia Tributaria se queda todos los años con un buen pellizco de cualquiera de los grandes premios que se repartan y sean organizados por la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE), Cruz Roja o la ONCE. Entre ellos están el sorteo del Niño, la Primitiva y la Lotería de Navidad. Esta última, que se celebra el próximo 22 de diciembre, repartirá hasta 2.380 millones de euros.

Lo que le corresponde a Hacienda no son migajas. El erario público se queda con el 20% de los premios, pero con una salvedad: hay un mínimo exento que se escapa de las garras de la Agencia Tributaria. Este importe fue modificado justo el año pasado por la alegría de los agraciados: la cantidad que se queda libre de impuestos ha aumentado de los 10.000 a los 20.000 euros para los juegos que se celebren este año.

Cuando el gravamen especial a los premios de la Lotería entró en vigor, en 2013, el suelo fijado libre de impuestos estaba en 2.500 euros. Es decir que los premios inferiores a ese importe no estaban afectados por la tasa y los superiores tributaban al 20% sobre la base que resultaba de restar al premio esos 2.500 euros. En mayo de 2018, una enmienda parcial a los Presupuestos aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy y pactada entre PP y Ciudadanos estableció que esa cuantía exenta fuera incrementándose año tras año.

La hoja de ruta marcada entonces estableció que el importe sobre el cual no se aplicararían retenciones subiría hasta los 10.000 euros en lo que quedaba de 2018, si situaría en los 20.000 euros para los premios vinculados a juegos celebrados en 2019 y llegaría hasta los 40.000 en 2020.

¿Cuánto se paga en impuestos este año?

Este año, todos los premios inferiores a los 20.000 euros no pagan impuestos. Para los superiores, el porcentaje que se queda Hacienda sigue siendo del 20%, restados los 20.000 euros exentos. Por ejemplo, si el premio a repartir son 100.000 euros, el gravamen se calcula sobre 80.000, ya que hay que restar al total los 20.000 euros libres de impuestos. El 20% de esta cifra se corresponde a 16.000 euros, que acabarán alimentando las arcas del Estado, mientras que el botín final del ganador se quedará en 84.000.

En el caso del Gordo de Navidad, que reparte 400.000 euros el décimo, la Agencia Tributaria se quedará con 76.000 euros y al bolsillo del afortunado o afortunada irán los restantes 324.000. Por la misma regla, los agraciados con el segundo premio (125.000 euros cada décimo) recibirán 104.000 euros, y el fisco 21.000. A quien le caiga el cuarto premio, de 200.000 euros (es decir, 20.000 cada boleto), no tendrá este año que pagar impuestos.

El abono de estas tasas se realiza en el momento del cobro, y los ganadores soportarán una retención o ingreso a cuenta por parte de la SELAE, de cada décimo, fracción, o cupón de lotería o apuesta. Hay que tener en cuenta que los impuestos no son acumulables. Esto significa que, si alguien gana tres premios superiores a los 10.000 euros no estará obligado a pagar el gravamen aunque la suma de todos supere la cuantía exenta de 20.000 euros. 

Un gravamen provisional

Este botín empezó a parar en las arcas públicas hace seis años por decisión del Gobierno de Rajoy, con el objetivo de agasajar los ingresos tributarios en uno de los momentos más duros de la crisis. El gravamen sobre premios de Loterías se puso entonces en marcha de manera provisional, pero a día de hoy sigue en pie. 

Las previsiones sobre su recaudación tampoco fueron las esperadas. El Ejecutivo pronosticaba ingresos superiores a los 800 millones anuales, pero esta cifra nunca llegó a alcanzarse.

El año pasado, el Estado ingresó 416,7 millones de euros por este impuesto, según las estadísticas de la Agencia Tributaria, un descenso del 13% frente al año anterior, cuando arañó 482,3 millones. Para 2019 también se pronostica un descenso de magnitudes parecidas. Solo 333 millones de euros acabaron engordando las arcas públicas hasta octubre de 2019, últimos datos disponibles, frente a los 384,4 millones del mismo periodo del año anterior.

Tampoco se suelen repartir todos los premios, puede ser porque no se venden todos los décimos o porque no se reclamen. Sea como sea, también en este caso gana Hacienda. En 2018, 78 millones de euros se quedaron en las arcas públicas por los décimos del Gordo que no se vendieron en el sorteo de 2017; otros 64,5 y 12,5 millones llegaron por los boletos no asignados correspondientes al segundo premio y tercer premio, respectivamente. En total, la friolera ascendió a 155 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >