Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Garamendi cumple un año en CEOE pidiendo reformas a Sánchez

El presidente de la patronal se muestra reivindicativo en su primer aniversario y reprueba el pacto de Gobierno entre PSOE y Podemos

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, junto al  presidente entrante de las Empresas Familiares Europeas (EFB), Udo J.Vetter (izqda), Jesús casado, director general, y el saliente, Alfonso Líbano.rn rn
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, junto al presidente entrante de las Empresas Familiares Europeas (EFB), Udo J.Vetter (izqda), Jesús casado, director general, y el saliente, Alfonso Líbano.

El pasado jueves hizo un año que Antonio Garamendi era elegido presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) por aclamación (no se presentó nadie más a las elecciones). Desde el primer momento, el dirigente vizcaíno no dudo en lanzar mensajes al Gobierno de Pedro Sánchez, que llevaba al mando solo unos meses desde la moción de censura que acabó con Mariano Rajoy, para que abordara reformas y diera estabilidad al país. Ha sido una constante. Pero lo que difícilmente pasaba entonces por su cabeza es que un año después iba a estar repitiendo casi las mismas soflamas y, sobre todo, que se iba a encontrar en una situación de ingobernabilidad como la que vive España con un pacto de Gobierno que a los empresarios no gusta nada como el que han alcanzado PSOE y Unidas Podemos.

Cierto es que Garamendi es de los que no rehuyen los focos y siempre está dispuesto a servir titulares allá por donde va. Y esta semana de aniversario, en la que además se celebraba junta directiva de la patronal, no iba a ser menos. El citado pacto para formar Gobierno le pilló por sorpresa acompañando al Rey en La Habana. Entonces ya se emplazó para la junta; pero dejó caer algún adelanto sobre lo poco que le gustaba que el grupo que lidera Pablo Iglesias alcance el poder.

La industria del perfume, a la cabeza en innovación. El sector de la perfumería y la cosmética suele estar agazapado; pero es una de las industrias que más invierten en innovación dentro del sector de gran consumo. Las compañías del sector invierten entre el 3,4% y el 5% de la facturación en innovación y exportan más de 4.300 millones de euros, cifra superior al sector del vino, el aceite o el calzado. Es un dato que coloca a España entre los 10 primeros países exportadores del mundo en belleza y el segundo en perfumes. Son datos que la asociación Stanpa, que dirige Val Díez, trata de poner en valor cada año la importancia que tiene esta industria en el tejido español.

El petróleo y gas ante los retos del futuro. El sector del petróleo y gas natural es la prinicpal fuente de energía primaria y motor de desarrollo y se mantendrá todavía bastantes años. La búsqueda de reservas y los elevados riesgos que supone ha llevado a fusiones y adquisiciones en el sector. Así lo sostienen Fernando Maravall, Pablo Maravall y Miguel Peleteiro en el libro que acaba de publicar Funcas, Thomson Reuters y Civitas y en el que repasan las operaciones desde 1990 a 2018 y analiza los retos a que se enfrenta, como la descarbonización y la digitalización.

300 millones extras para Red Eléctrica. En medio de los recortes en la retribución que supone la nueva regulación decidad por la CNMC, Red Eléctrica de España ha recibido con alivio la resolución del Ministerio para la Transición Ecológica de ampliar un año las amortizaciones de varias instalaciones de antes de 1998. Esto supone casi 300 millones extras que recibirá en 2023, año en que estaba previsto que se acabará el periodo y que la empresa que preside Jordi Sevilla no contaba con ello. La decisión se debe a que realizó fuertes inversiones entre 2015 y 2018.

Así que ha sido este miércoles, en el que por cierto nadie ha mencionado el primer aniversario de su elección, el momento de saltar a la palestra y hablar del acontecimiento que ahora desvela al universo empresarial. Con el estilo que siempre las ha caracterizado, CEOE y Cepyme emitieron un comunicado en el que reclaman un Gobierno que garantice “la estabilidad política y la moderación, tan necesarias para la confianza-país, que permitan consolidar la recuperación económica y la creación de oportunidades”. Sin mencionar la alianza con Podemos ni invitar pactar al PP, las organizaciones empresariales “trasladan a los partidos políticos y a la sociedad en general la necesidad de que las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno se aborden con sentido de Estado y anteponiendo el respeto y el cumplimiento del marco constitucional a los intereses particulares”.

Para ello, piden “afrontar las principales preocupaciones de los españoles para abordar los retos y desafíos que tenemos por delante en un escenario de desaceleración económica”. “En ese empeño, se hace imprescindible, dentro de la diversidad de fuerzas, contar con un Gobierno estable y moderado, que propicie pactos de Estado sobre reformas inaplazables para garantizar a futuro un crecimiento sostenible generador de más y mejores empleos”, añaden.

Es decir, blanco y en botella. Muestran a las claras su rechazo a Podemos y abogan por un apoyo del PP con acuerdos programáticos. Según las patronales, “España suma ya más de 40 años de progreso ininterrumpido, de crecimiento y avance en el respeto de los derechos y libertades fundamentales de sus ciudadanos, así como de paz social. Es un capital logrado con el esfuerzo y la unión de las empresas, los trabajadores y las instituciones españolas, sin distinción, que debemos preservar entre todos”.

La patronal exige un Ejecutivo “moderado” sin citar el acuerdo ni invitar al PP a pactar

También Sánchez Llibre plantea un Gobierno “capaz de afrontar las reformas necesarias”

El comunicado es el reflejo de lo que se coció en la junta directiva, en la que hubo un rosario de intervenciones (unas más duras que otras) en la misma dirección pero con honda preocupación por la insistencia en subir la presión fiscal. “La política fiscal debe ayudar a la competitividad de las empresas, su internacionalización e innovación y favorecer la creación de empleo que es la gran prioridad de España y la condición necesaria para el sostenimiento de nuestro Estado del Bienestar”.

En parecidos términos se pronunciaba en Barcelona dos días antes Josep Sánchez Llibre, presidente de la patronal catalana Foment y vicepresidente de CEOE en el acto anual de su entrega de premios en el que el president Torra le dio plantón y no pudo escucharle decir que condene los actos violentos vividos en Cataluña. “Si los empresarios pedimos urgencia para configurar nuevo Gobierno y al cabo de 24 horas hay un preacuerdo ¿cómo no vamos a estar de acuerdo? Otra cuestión es la segunda parte de nuestras reivindicaciones en el sentido de plantear un Gobierno estable, moderado y riguroso capaz de afrontar las reformas necesarias”, deslizó el dirigente, que se centró en tres puntos: cuidar al empresario, no dar marcha atrás en las reformas y entender la política fiscal como un instrumento al servicio de la generación de actividad económica.

Al mismo tiempo que los empresarios se encendían contra Sánchez, este se dirigía a la clausura del Congreso de la Empresa Familiar Europea, que se celebraba en un hotel madrileño. Sánchez, que saldaba la deuda por no haber acudido al congreso de la empresa familiar española en Murcia, sabía lo que los empresarios querían escuchar y aprovechó la oportunidad para prometer estabilidad presupuestaria y seguridad jurídica, más o menos lo que le pedían a unos pocos kilómetros los directivos de la patronal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >