Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía de Japón apenas crece

Los resultados del tercer trimestre publicados hoy reflejan un 0,2%, muy por debajo de lo esperado

japon
Vista del barrio financiero de Shinjuku, en Tokyo. EFE

La economía japonesa creció a una tasa anualizada del 0,2% en el tercer trimestre del año. Los datos provisionales publicados esta mañana por el gobierno reflejan el ritmo más débil en un año, consecuencia del impacto de la guerra comercial y la endeble demanda global, que han afectado a las exportaciones de la tercera economía del mundo.

Esta cifra es inferior al 0,8% pronosticado y supone, además, una bajada significativa con respecto a los dos trimestres anteriores, en los que la economía avanzó un 1,8% y un 2,1% respectivamente. Japón reafirma así la falta de vitalidad que caracteriza a su mercado: en los últimos 20 años su PIB solo ha superado el 2% de crecimiento anual en tres ocasiones, lastrado por una anémica demanda interna.

Uno de los puntos positivos de los datos publicados hoy pasa precisamente por este campo, el cual se vio apoyado por un crecimiento del 0,9% en el gasto de capital que añadió dos décimas porcentuales al PIB: las mismas dos décimas que se perdieron a causa de la contracción de las exportaciones

“Las exportaciones siguen débiles a causa de la limitada demanda de automóviles y componentes electrónicos”, apuntó el ministro de Economía, Yasutoshi Nishimura, en declaraciones posteriores al evento recogidas por el diario Japan Times. La guerra comercial entre China y Estados Unidos no ayuda, tampoco el conflicto diplomático con Corea del Sur que ha restringido los vínculos entre ambos países. “El bajón en turistas provenientes de Corea del Sur tiene fuertes efectos negativos”, añadió el ministro Nishimura.

Los datos de hoy reavivan las llamadas a aumentar el gasto fiscal para devolver la economía a la senda del crecimiento. Muchos expertos temen que el PIB se va aún más afectado en el último trimestre del año, cuando haga efecto la subida de impuestos que en octubre elevó el IVA del 8 al 10%, una medida impopular que el gobierno de Shinzo Abe había postergado hasta en dos ocasiones. La administración, por su parte, asegura haber tomado medidas para evitar que el poder adquisitivo de las familias se vea afectado.

Hasta ahora, las autoridades han mantenido fijo el rumbo de la política monetaria. El mes pasado, el Nippon Ginko, banco central de Japón, no anunció cambios pero comunicó su disposición a actuar, recortando los tipos de interés, si fuera necesario para sostener el crecimiento económico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información