Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las familias ahogadas con el pago de la vivienda caen al mínimo desde la crisis

Un 8,9% de los residentes en España tienen que dedicar más del 40% de sus ingresos netos a la casa

gasto en vivienda
Imagen de un bloque de viviendas con riesgo de desahucio en Getafe (Madrid), el pasado 17 de octubre.

Pese al incremento de los precios de los pisos en los últimos años, parece que la mejora por el lado de los ingresos está dando algo de alivio a los hogares en España. De acuerdo con el estudio de Indicadores de Calidad de Vida, publicado por el INE este martes, un 8,9% de la población vivía en 2018 en hogares con un gasto elevado en vivienda. Supone el cuarto año consecutivo de mejora desde que en 2014 se alcanzó el pico máximo (10,9%) y es también el porcentaje más bajo de la actual serie estadística que arrancó en 2008, año del estallido de la burbuja inmobiliaria. 

El instituto estadístico considera que hay un gasto elevado en vivienda cuando más del 40% de los ingresos netos de un hogar se destinan a pagos de la casa. Estos incluyen la letra de la hipoteca o la renta de alquiler y otros desembolsos (impuestos, gastos de comunidad, etc.) que propietarios o inquilinos deben satisfacer. Los indicadores presentados este martes por el INE beben de la Encuesta de Condiciones de Vida y calculan las ganancias de los hogares con datos tributarios. El pasado junio, ese estudio ya mostró que los ingresos habían mejorado, lo que obviamente hace que haya que destinar menos porcentaje del dinero del que se dispone a pagar la casa.

Pero los datos muestran también grandes diferencias entre colectivos. Las mujeres menores de 65 años que viven solas son las que están en situación más vulnerable: un 29% dedican más del 40% de su ingreso a la casa. Les siguen muy de cerca los hogares monoparentales con hijos (sea el adulto con menores a su cargo hombre o mujer), ya que un 28,8% de las personas en esta situación tienen un gasto elevado en vivienda.

En el extremo opuesto, el problema solo afecta a un 2,7% de las personas que viven en parejas en las que al menos un miembro de la pareja supera los 65 años. En comparación, cuando los dos miembros de esa pareja sin hijos al cargo son menores de 65 años (generalmente parejas jóvenes), ese porcentaje sube ya hasta el 12,2%. 

Los jóvenes, más vulnnerables

En los datos desagregados por grupos de edad, también se observa que la gente joven, que generalmente vive de alquiler o en casas compradas que todavía no han terminado de pagar, es la que tiene más dificultades. Entre el colectivo de edad de 25 a 34 años, un 13,3% tiene un gasto excesivo en vivienda. Entre los mayores de 65 años ese porcentaje se reduce hasta el 3,7%.

Mayor es todavía la diferencia si se analiza por grupos de renta. Entre el primer decil, es decir, el 10% de la población con rentas más bajas, más de la mitad (53,4%) se ven obligados a dedicar cuatro de cada diez euros que ingresan a la vivienda. Es una mejora respecto al 58,2% de 2017, pero sigue siendo una cifra muy alta en comparación con el resto. Para la población del segundo decil, por ejemplo, ese porcentaje se reduce al 16,2% y así va bajando hasta llegar al 10% más rico, entre los que solo un 0,1%  dedican un gasto elevado a la vivienda. 

Madrid, la comunidad con más dificultades

Aunque la mejora general puede atribuirse más a una mejora de la renta disponible de los hogares más que a los precios de la vivienda (que han seguido subiendo), al observar los datos por comunidades autónomas sí se aprecia que las dificultades son mayores en aquellas donde el mercado inmobiliario ha experimentado mayores subidas. Así, Madrid es la comunidad donde más gente (un 13,3%) debe dedicar más del 40% de los ingresos del hogar a pagar la vivienda. Le sigue con un 12,5% Canarias, que es además una de las seis comunidades (junto con Aragón, Cantabria, Castilla-La Mancha, Murcia y La Rioja) donde la situación ha empeorado respecto a 2017.

Navarra (4,3%) y Castilla y León (4,4%) son los territorios donde menos ciudadanos debe dedicar un exceso de sus ingresos a la casa. Y Baleares es la que ha experimentado la mayor mejoría respecto a 2017, ya que entonces su población con gasto elevado en vivienda era del 16,8% (ocupaba la primera posición) y este año ha bajado al 9,7%.

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >