Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acciona debe rascarse el bolsillo en Alemania

La empresa presidida por José Manuel Entrecanales se ve forzada a aumentar la inversión en su participada Nordex

Nordex, la participada por Acciona en Alemania, está especializada en la fabricación de turbinas eólicas
Nordex, la participada por Acciona en Alemania, está especializada en la fabricación de turbinas eólicas

A Acciona se le está atragantando su inversión en el fabricante de molinos de viento alemán Nordex. A principios de octubre inyectaba 99 millones de euros mediante una ampliación de capital que suscribió íntegramente a un precio de 10,21 euros por acción. Como consecuencia de ello, la participación de Acciona en Nordex pasó del 29,9% hasta el 36,27%, lo que, de acuerdo con la legislación alemana, le obliga a lanzar una opa por la totalidad del capital a un precio que en principio será a 10,32 euros por cada título. Esta operación y la opa pendiente que se resolverá ya a principios de 2020 fueron mal recibidas por el mercado. La cotización de Acciona cayó un 5% el día del anuncio de la ampliación de su filial Nordex. Los títulos aún están un 5,5% por debajo del día en el que se comunicó la operación, aunque en lo que va de año suben un 24%.

"La ampliación de capital de Nordex ha tenido que realizarse por la necesidad de reforzar el capital de la compañía. En el caso de que los restantes accionistas acudan a la opa, Acciona deberá desembolsar más de 630 millones de euros", según explica en una nota a clientes el analista de GVC Gaesco, Rafael Fernández de Heredia.

Por su parte, Mikel Zabala, analista de Bank of America Merrill Lynch (BofAML), explica este apoyo de Acciona a su filial por el deterioro de la posición de liquidez de Nordex, con dificultades para acceder a la financiación en los mercados públicos en condiciones competitivas. Una dificultad por la que han pasado otras firmas de tamaño pequeño o mediano, como el fabricante de turbinas ubicado en Hamburgo Senvion, que a principios del pasado mes de abril se declaró en suspensión de pagos.

Diversificación

Este periódico se ha puesto en contacto con Acciona y sus portavoces se remiten al comunicado emitido el pasado 8 de octubre en el que justifican la ampliación y posterior opa porque "han decidido aceptar la propuesta ante las sólidas perspectivas de crecimiento de la entidad y para fortalecer su balance en un entorno de mercado exigente".

El desembarco de la entonces empresa constructora y de servicios Acciona en el mundo de la energía se remonta a 2007 con la opa sobre Endesa, en la que acompañó a Enel. Esta transición (o diversificación) desde el ladrillo a la energía también la emprendieron buena parte de las compañías del sector con parada final en el ámbito de las renovables. Doce años después de la primera incursión en el campo energético, en 2018, este negocio ya fue el de mayor peso en la cuenta de resultados de Acciona. La empresa que preside José Manuel Entrecanales logró un resultado bruto de explotación (ebitda) de 743 millones con esta actividad, que triplica generosamente los 205 millones de ebitda de su negocio constructor. La energía es, junto a las concesiones, su división más rentable, y el pasado año facturó 2.206 millones.

En el caso de Nordex, Acciona confía mucho en su potencial. Sin embargo, los analistas ven más en el incremento de participación un movimiento defensivo que otra cosa. Y es que la multinacional española ya había invertido muchos millones y ahora, según los expertos, no puede permitirse echar por tierra ese fuerte desembolso. Desde GVC Gaesco apuntan, a falta de un plan de rentabilidad, que no les parece "un movimiento positivo ya que supone una fuerte inversión en un sector que vemos muy competitivo y deflacionista en precios".

Acciona contaba con la filial WindPower para la fabricación de turbinas eólicas, cuya mayor novedad eran las torres de hormigón, que permitían alcanzar mayores alturas. Hace ahora cuatro años decidió fusionarse con la alemana Nordex, que en esos momentos valía en Bolsa 2.000 millones de euros. Con este acuerdo por un importe total de 785 millones de euros, Acciona se hacía con el 16,6% del capital de Nordex y aportaba más de 366 millones en efectivo.

Posteriormente, Acciona compró el 13,3% del capital de Nordex que estaba en manos de la familia Quandt, pagando 26 euros por título, muy lejos de los 11 euros con los que actualmente cotiza Nordex y los 10,32 que tiene previsto pagar por su opa. Cifras que hablan de un negocio que se ha depreciado de forma notable en los últimos años y que en 2018 llevaba a la firma de los Entrecanales a provisionar 197 millones de euros en las cuentas de la matriz.

El analista de un banco español que prefiere mantenerse en el anonimato refuerza esa idea de operación defensiva: "Valoramos negativamente la operación ya que entendemos que responde a un movimiento por parte de Acciona tratando de salvaguardar su inversión en Nordex". En Renta 4, el analista Ángel Pérez, cree que estratégicamente no ven una notable mejora respecto a la posición anterior (esperando a conocer el resultado final de la opa). "Creemos que es más un movimiento defensivo para proteger su inversión en Nordex", dice Pérez.

En el mercado se insiste en la idea de la baja rentabilidad de los fabricantes de turbinas de menor tamaño frente a los grandes como Siemens-Gamesa o Vestas, que gozan de una mayor capacidad tanto de financiación como de poder amoldarse a las guerras de precios. En el primer semestre del año, la filial alemana de Acciona perdió más de 50 millones de euros, con una facturación de 990 millones y una deuda en torno a los 500. Unos datos que están en línea con el mal cierre del pasado año, cuando Nordex perdió 83,8 millones de euros con unos ingresos cercanos a los 2.500 millones de euros.

Desventaja

Zabala, de BofAML, explica que el movimiento de Acciona para respaldar la liquidez de Nordex es comprensible dada su actual participación del 30% y su relación con el fabricante, que incluye el suministro de turbinas en condiciones favorables (precios, garantías y diseño). Destaca en Nordex su desventaja de escala, lo que resulta en un perfil de margen más débil frente a sus competidores.

Los analistas apuntan también a la posibilidad de que Nordex termine dentro de una operación corporativa en el mercado de los fabricantes de turbinas eólicas. Actualmente, Siemens-Gamesa está negociando quedarse con activos de la quebrada Senvion, pero se esperan nuevos episodios de consolidación. En cualquier caso ven que Nordex estaría más en la posición de ser comprado por uno de los grandes. Un movimiento futuro que, tal vez, permita a Acciona entrar en un grande del sector y, sobre todo, no perder su importante inversión en la fabricación de turbinas.

Control de la deuda

Aún es pronto para cuantificar cuánto le costará a Acciona la opa sobre Nordex, ya que dependerá de los accionistas que acudan a su oferta. La compañía declaró a los analistas que está considerando algunas medidas que podría implementar en 2020 para evitar que el ratio deuda neta sobre ebitda supere las cuatro veces. Eso hace pensar al mercado que puede producirse alguna desinversión a medio plazo. Aránzazu Bueno, analista de Bankinter, reflejó en una nota que el mercado teme que Acciona incremente su deuda para financiar un negocio que no ofrece claridad sobre el giro hacia la rentabilidad. “Hubiese sido más coherente con su estrategia si Acciona hubiese destinado esta inversión al desarrollo y promoción de instalaciones de renovables, que es donde aporta más valor”, argumenta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >