Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lecciones para emprendedores que deja el South Summit

La aplicación de la inteligencia artificial para el desarrollo de modelos de negocio en las ‘start-ups’ españolas marca la sexta edición del foro para jóvenes empresarios

De izquierda a derecha, Liz Fleming (South Summit), Lupina Iturriaga (Fintonic), Rika Christanto (Ontruck) y Eduard Castañeda (Wallbox).
De izquierda a derecha, Liz Fleming (South Summit), Lupina Iturriaga (Fintonic), Rika Christanto (Ontruck) y Eduard Castañeda (Wallbox).

La inteligencia artificial ha marcado la sexta edición del South Summit, el evento para la promoción de proyectos emprendedores que se celebró esta semana en Madrid. Los ejemplos que se han dado a conocer en este foro sobre el potencial del aprendizaje de las máquinas iban desde una aplicación con la que gestionar las plantillas corporativas a un algoritmo que predice el comportamiento de los clientes gracias al uso de big data (análisis de datos mediante aplicaciones informáticas). Las nuevas herramientas digitales se ofrecen como alternativas a los viejos modelos empresariales, ya sea sustituyendo puestos de trabajo por aplicaciones más económicas o automatizando el filtrado de información con algoritmos inteligentes.

Javier Ulecia, primer ejecutivo del fondo de venture capital Bullnet, explica el fenómeno de la inteligencia artificial: "Todos los años vemos modas en los tipos de negocio, cómo lo ha sido recientemente el blockchain y dentro de poco lo será el quantum computing. Más allá de las tendencias, el crecimiento de las empresas de software es una realidad. Las inteligencias artificiales con capacidad de aprender solas son una herramienta muy útil que puede aplicarse a una gran cantidad de empresas".

Como Ulecia, más de 600 inversores recorrieron los pasillos del South Summit para buscar, entre gafas de realidad virtual y brazos robóticos, la siguiente start-up que pueda convertirse en unicornio (aquellos proyectos incipientes que en una ronda de financiación alcanzan una valoración superior a los 1.000 millones de dólares). De hecho, este evento ha sido cantera para algunos proyectos que con el paso del tiempo han entrado en esta categoría. Cabify, que en 2014 debutó como finalista en la competición del South Summit, es uno de ellos. Otras, como la plataforma de reparto Glovo, finalista en 2016, va por el mismo camino trayectoria con una valoración de casi 700 millones.

María Benjumea, que fundó este foro hace ya seis años como respuesta a la crisis económica que asolaba el tejido empresarial de España, define así el South Summit: "Es más que un evento. Es una plataforma donde se encuentran los tres pilares fundamentales para generar negocio. Las empresas tradicionales, los inversores y las start-ups".

La compañía de alquiler de habitaciones Badi agrupa muchas de las características de esta nueva generación de empresas: un algoritmo que ayuda a seleccionar el perfil del inquilino que más se ajusta a las preferencias del propietario; un sistema de mensajería que acelera el acuerdo entre clientes; y un formato de pago digital que cierra el negocio. Carlos Pierre, su fundador y consejero delegado pasó en 2016 por el South Summit y desde entonces ha logrado recaudar entre inversores 45 millones de dólares en distintas rondas de financiación. Durante este tiempo ha vivido en primera persona la evolución del ecosistema emprendedor: "Hay más competencia que hace unos años, cuando éramos pocos en el mundo de las start-ups, pero también hay más confianza en los inversores".

Pierre, de 28 años y al que Forbes ha incluido en la lista de los jóvenes más influyentes de Europa, destaca la idoneidad de Madrid y Barcelona para fundar compañías. "Montar una empresa aquí es más barato que cualquier otro lugar con más tradición en start-ups como puede ser Silicon Valley o Londres. La calidad de vida y el bajo coste que se tiene en España da muchas ventajas a la hora de fichar grandes profesionales", explicaba minutos antes de participar como ponente en una de las conferencias del foro.

A pesar de estas mejoras, el camino para que los jóvenes proyectos empresariales se desarrollen en España no está exento de obstáculos. Un año después de que la anterior alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pidiera potenciar la presencia de la mujer en el campo del emprendimiento y que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometiera una ley para impulsar las start-ups españolas, el South Summit ha regresado sin progresos en ninguno de los dos frentes. El porcentaje de mujeres emprendedoras cae al 19%, tres puntos menos que en 2018 según un estudio del propio foro, mientras que la ley que iba a garantizar incentivos fiscales para las start-ups ha quedado relegada por el estancamiento político que mantiene al Gobierno en funciones.

Menos mujeres

Benjumea lamenta el retroceso en el emprendimiento femenino. "Es una realidad que registramos desde el nacimiento del foro. El primer año recuerdo que mandé a revisar las estadísticas, porque no me las creía". En su opinión el problema va más allá de los problemas de financiación que encuentran las mujeres: "Muchas veces es una traba psicológica porque no nos vemos capaces de emprender. Tenemos que convencernos de que somos capaces de ello".

Otro de los retos a resolver, según los expertos, para que el sector emprendedor pueda despegar por fin en España es la tributación. "Aquí la fiscalidad es tremenda y eso nos pone en una situación difícil", explica Ulacia.

Mathieu Lefebvre, consejero de Waga, la firma de energía renovable francesa que ganó la competición de Energía y Sostenibilidad de este South Summit, cree que los emprendedores "no pueden esperar a los políticos". El directivo francés, de 38 años, cita como ejemplo a su empresa, que en cuatro años ha instalado cinco factorías que transforman el metano de los vertederos en energía ecológica. "Llevamos más de diez años trabajando en este campo. Lo más importante es tener una solución a un problema existente, a una necesidad urgente. En nuestro caso, el cambio climático es una realidad con un coste muy caro para toda la sociedad, y nuestra rentabilidad a largo plazo nos hace atractivos tanto a fondos privados como públicos", concluye Lefebvre.

Esperanza de vida

La sexta edición del South Summit acogió este año a 100 compañías de reciente creación —elegidas por la organización entre más de 3.500 aspirantes— que dispusieron de un espacio propio en el evento para conectar con potenciales impulsores de sus proyectos, ya fueran empresas, instituciones, inversores u otros emprendedores que acudieron entre los miles de visitantes del evento.

María Benjumea, impulsora del evento, recalca la trayectoria de las 'start-ups' de años anteriores como sello de garantía del festival: "De las más de 400 empresas que han sido seleccionadas en todas las ediciones, el 95% siguen activas y creciendo. En total, en estos seis años las empresas finalistas del South Summit han recaudado más de 2.800 millones de dólares de financiación", destaca.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >