Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia levanta los últimos controles de capital impuestos durante la crisis

La medida entra en vigor el 1 de septiembre y pone fin a cuatro años de limitaciones para extraer efectivo

El primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, en el parlamento el pasado julio.
El primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, en el parlamento el pasado julio. REUTERS

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunció ayer el levantamiento total de los últimos controles de capital vigentes desde junio de 2015 para proteger la viabilidad de los bancos griegos en medio de la profunda crisis que llevó al tercer rescate del país. “Hoy se pone fin a cuatro años de incertidumbre, hoy acaban por fin los controles de capital y comienza un nuevo ciclo de optimismo para la economía y la banca griega”, sostuvo Mitsotakis.

La fuga de depósitos que comenzó en otoño de 2014 y se aceleró con la victoria del partido izquierdista Syriza en las elecciones de enero de 2015 superó con creces los 30.000 millones de euros, lo que obligó al anterior primer ministro, Alexis Tsipras, a poner en marcha a finales de junio de 2015 medidas para el control de capitales en todo el país. Entre ellas un corralito bancario que duró tres semanas y durante el que los ciudadanos tan solo podían retirar 60 euros al día de los cajeros automáticos.

Desde entonces las restricciones han sido levantadas gradualmente. El límite a la retirada de dinero en metálico, por ejemplo, fue abolido en octubre de 2018, aunque aún seguían aplicándose controles a las transacciones de dinero al extranjero.

De hecho, hasta ahora las empresas griegas todavía requieren de autorización del Banco de Grecia para realizar transferencias al extranjero superiores a 100.000 euros al día, mientras que en el caso de particulares las transferencias estaban limitadas a 4.000 euros cada dos meses.

A este respecto, el ministro de Finanzas de Grecia, Jhristos Staikouras, confirmó que “la eliminación total de las restricciones entrará en vigor a partir del 1 de septiembre”, según se ha acordado con el Banco Central de Grecia los organismos europeos de supervisión bancaria. De hecho, la decisión se tomó por recomendación del gobernador del Banco de Grecia, Yannis Sturnaras, quien considera que el incremento continuado de los depósitos bancarios es señal de que ha llegado el momento de levantar las últimas restricciones. El Banco Central espera además que la supresión total de las restricciones acelerará el regreso de los depósitos bancarios a Grecia.

El ministro de Finanzas señaló que las medidas se tomaron en un contexto “caótico” como consecuencia de la “política frívola” del Gobierno de turno y la negociación “irresponsable” de la primera mitad de 2015. “Hoy se levanta un factor desestabilizador, un factor de inseguridad del sistema bancario griego”, apostilló el ministro griego, subrayando que la restauración de la libre circulación de capitales es un paso decisivo en la normalización de la economía de Grecia”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >