Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo condena a Bankia a pagar 1,6 millones a un preferentista

La sentencia señala que la entidad se sirvió de información “inexacta” para ofrecerle un canje por acciones

Oficina de Bankia.
Oficina de Bankia.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha admitido un recurso de casación por el que condena a Bankia a pagar 1.634.800 euros a la empresa Ferrer Morell que era titular de participaciones preferentes y deuda subordinada de Bancaja.

El fallo señala que en marzo de 2012, Bankia ofreció a dicha compañía el canje de dichos instrumentos financieros por acciones de la propia Bankia, basando el canje en el folleto informativo de la salida a Bolsa de julio de 2011, que contenía información económica y financiera que poco tiempo después se reveló "gravemente inexacta". La oferta de canje que BFA, matriz de Bankia, lanzó ascendió a 1.277 millones de euros, una quinta parte tan solo de los 6.000 millones que la entidad colocó en preferentes.

La Audiencia Provincial consideró en un principio que se había producido simplemente un canje de títulos por otros igualmente ruinosos, no habiendo existido perjuicio alguno. Sin embargo, el Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación considerando que la propia Bankia había determinado el precio de los títulos canjeables y el precio de la acción, debiendo partirse de dichas cantidades para valorar si existió perjuicio.

Este hecho determinó que los pequeños inversores adquirientes de las acciones ofertadas pudieran hacerse con una representación equivocada de la solvencia de la entidad y, consecuentemente, de la posible rentabilidad de su inversión.

"Se encontraron con que en realidad habían adquirido valores de una entidad al borde de la insolvencia, con pérdidas multimillonarias no confesadas y que tuvo que recurrir a la inyección de una elevadísima cantidad de dinero público", indica el Alto Tribunal.

La Sala ha reiterado en línea con sus sentencias relativas a la nulidad de adquisición de acciones en la Oferta Pública de Suscripción de acciones- que la información económica y financiera ofrecida por Bankia sobre las cuentas de 2011- las mismas que sirvieron de base a la oferta de canje- se reveló como gravemente inexacta, de forma que el contravalor de las acciones distaba mucho de la realidad. Cuando intervino el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), fijó el valor real de la acción en una suma muy inferior.

El Tribunal Supremo condena a pagar a Bankia 1.295.314 euros, más los intereses legales devengados desde la interpelación judicial. En esa cantidad ya están descontados tanto los rendimientos que durante su vida antes del canje había obtenido la empresa con las preferentes y subordinadas (224.260 euros), así como la cantidad a la que vendió en noviembre de 2013 las acciones de Bankia en el mercado secundario (115.225 euros). La inversión inicial de la empresa fue de 1,6 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >