Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los marinos de su majestad reinan en la City

La familia Cayzer, que dominó los mares en la época imperial británica, triunfa ahora con sus inversiones en Bolsa

El origen de la dinastía se remonta a Charles William Cayzer. Abajo, Will Wyatt, consejero delegado de Caledonia.  rn
El origen de la dinastía se remonta a Charles William Cayzer. Abajo, Will Wyatt, consejero delegado de Caledonia.  

La de los Cayzer es una historia de astucia, supervivencia y dinero, mucho dinero. Los “pícaros Cayzer”, como se los apoda en la City londinense, reinaron en los mares durante el esplendor del Imperio Británico, sobrevivieron no solo a dos guerras mundiales, sino a las luchas intestinas dentro del clan, y hoy su fortuna, valorada en 1.400 millones de dólares (unos 1.260 millones de euros), es mayor que nunca. Y todo gracias a un fino olfato para los negocios que se ha ido transmitiendo de generación en generación y que los llevó, con el declive de la marina mercante, a fundar una firma de inversión en 1951 para gestionar su patrimonio. Las acciones de Caledonia Investments, donde los Cayzer tienen el 48,5% del capital, suben un 113% desde 2013, más del doble de la revalorización del índice FTSE en este periodo.

El origen de esta dinastía que ahora triunfa en las procelosas aguas financieras se remonta a Charles William Cayzer, un viejo lobo de mar que fundó su naviera hace 142 años. Hoy su tataranieto, Will Wyatt, consejero delegado de Caledonia, ha logrado reverdecer los viejos laureles del escudo familiar gracias al tino en las inversiones, principalmente en los fondos de renta fija y en el capital riesgo asiático. Wyatt tomó posesión del cargo en 2010 y desde el principio buscó la ampliación geográfica y sectorial de las inversiones. Asia era un mercado por explorar y en los últimos años la firma ha invertido en cinco fondos de private equity especializados en este continente, como Asia Alternative Management, un gigante con un patrimonio valorado en 12.000 millones de dólares y que supone la décima mayor posición de la gestora de los Cayzer.

Caledonia, su vehículo de inversión, sube en Bolsa un 113% desde 2013

Con unos activos bajo gestión de 2.600 millones, Caledonia dedica más de un tercio de su dinero a compañías privadas, como los operadores de bingo británicos Buzz Bingo, el grupo de restauración Liberation o una de sus últimas inversiones: el grupo farmacéutico estadounidense Bio­Agilytix. Caledonia también destina una parte de su cartera a compañías cotizadas. En este caso, sus apuestas suelen ser en firmas consolidadas y de ingresos recurrentes, como el fabricante de refrescos AG Barr, Microsoft o el líder mundial de soluciones para sistemas de vapor, Spirax Sarco. Para Caledonia el dividendo es sacrosanto y recientemente ha celebrado 51 años consecutivos de reparto de beneficios entre sus accionistas.

Las bases de la fortuna familiar están ligadas al comercio marítimo que el cabeza de familia, Charles William Cayzer, dominó con puño de hierro durante el esplendor del Imperio Británico. Instruido en cargueros y mercancías, Cayzer convirtió su empresa Clan Line Steamers en la mayor transportista de carga, correo y pasajeros de finales del XIX.

Will Wyatt, consejero delegado de Caledonia, y tataranieto del fundador de la naviera Cayzer
Will Wyatt, consejero delegado de Caledonia, y tataranieto del fundador de la naviera Cayzer

El joven Cayzer se había criado en los muelles de Poplar, al este de Londres, y viajó a Bombay para trabajar para la Compañía de Navegación a vapor de la India británica. A su regreso, tras 12 años de formación en el sector naviero, forjaría uno de los tótems de la industria mercantil cuya labor fue recompensada por la Corona británica. En 1904 el rey Eduardo VII le concedió el título de barón de Gartmore, a lo que se le sumaba una finca de 4.000 hectáreas en las tierras septentrionales de Escocia. Por aquel entonces ya había sido nombrado caballero y alcanzó a ser elegido parlamentario por el distrito de Barrow-in-Furness.

Tras su muerte en 1916, sus hijos continuaron al frente de la empresa y transformaron su actividad debido a los cambios producidos en el sector marítimo con la llegada de la aviación y del tráfico de contenedores. Las antiguas colonias ignoraron a una empresa que había hecho fortuna durante la época colonial y los Cayzer viraron hacia otros intereses, como la pintura industrial, las actividades madereras o la aviación bajo una nueva empresa: la British & Commonwealth Shipping Co. Esta última firma fue el germen de la actual Caledonia Investments. A mediados del siglo XX los Cayzer dejaban definitivamente el sector de la marina mercante para centrarse en las inversiones, y almacenaron su riqueza a través del family office que triunfa hoy en Bolsa.

La fortuna del clan familar asciende a 1.260 millones de euros

Con la diversificación de sus actividades, el manejo de la empresa se hizo más dificultoso. Se unieron administradores externos, pero los Cayzer no están acostumbrados a que nadie les lleve los negocios. Ante la falta de entendimiento con los nuevos gerentes, el clan decidió separarse definitivamente de British & Commonwealth en octubre de 1987. Nadie esperaba que sólo cuatro días después de que los Cayzer se llevasen más de 100 millones de euros en efectivo y el compromiso de reembolsos por 400 millones adicionales, ­Wall Street se descalabrase en la jornada nefasta de aquel 19 de octubre, conocida como el lunes negro. La empresa British & Commonwealth Shipping Co. se hundió, pero la familia había saltado por la borda antes y llegó a la orilla a salvo con su dinero. Las dos guerras mundiales acabaron con más de la mitad de sus buques, pero los Cayzer navegan ahora viento en popa en la Bolsa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >